/ lunes 31 de agosto de 2020

AGROTEMAS | Se aproxima cosecha

Algodón casi a punto.



Mientras se preparan los agricultores para la cosecha algodonera de este año, el cultivo se ha seguido enfrentando al inclemente clima demasiado fuerte, acompañado por alta humedad relativa y causando problemas en algunos casos.

Sobre los avances que se reportan a estas alturas de ciclo, el líder de los algodoneros, ingeniero Juan Armenta Magaña, señaló que se dan los últimos riegos prácticamente, para que después se aplique defoliante, paso que precede a las labores de cosecha, augurándose buen promedio.

Resaltó que el calor de días pasados afectó un poco combinado con las altas humedades ambientales, provocando caída de fructificación e incluso de algunas bellotas, pero nada muy alarmante y en cuanto al precio en el mercado internacional, reveló que anda en estos momentos de acuerdo con los reportes de la casa de bolsa de Nueva York en 64.28 dólares por quintal.

No hay que olvidar que se tiene que descontar de esa cantidad la intermediación de 4 dólares por unidad, por lo que quedarían 60.28 para el productor, un precio bajo todavía tomando en cuenta que es muy alto el costo de producción, aunado al nulo apoyo del gobierno federal.

Se quejó de la difícil situación para este cultivo, donde se deja ver la mala política empleada para el sector campesino que produce, para el campo que genera divisas por las cuales, "pagamos impuestos que se utilizan para los otros diferentes programas de apoyo que tiene el gobierno federal y no así en ayudarnos a nosotros".

Mientras, el grueso de los productores está pensando en el defoliante que habrán de usar en este año algodonero, esperando hacer una buena elección para que no pase lo que en el 2019, cuando el agroquímico que usó la mayoría falló estrepitosamente y los hizo gastar más de la cuenta.

Cabe señalar también que no pocos productores esperan en este ciclo piscar más temprano de lo que han estado haciéndolo en los últimos ciclos, con el fin de cambiar al menos por ahora al trigo buscando dos cosas, que son la reconversión para que se limpie la tierra con el grano y ver si les va mejor al tener con el grupo uno la ayuda gubernamental.

Se acabó el espacio estimados y finos amigos lectores de TRIBUNA DE SAN LUIS, así que por hoy nos despedimos no sin antes darles las más sinceras gracias por su atención y DIOS me los bendiga siempre.

Bye, bye.

Algodón casi a punto.



Mientras se preparan los agricultores para la cosecha algodonera de este año, el cultivo se ha seguido enfrentando al inclemente clima demasiado fuerte, acompañado por alta humedad relativa y causando problemas en algunos casos.

Sobre los avances que se reportan a estas alturas de ciclo, el líder de los algodoneros, ingeniero Juan Armenta Magaña, señaló que se dan los últimos riegos prácticamente, para que después se aplique defoliante, paso que precede a las labores de cosecha, augurándose buen promedio.

Resaltó que el calor de días pasados afectó un poco combinado con las altas humedades ambientales, provocando caída de fructificación e incluso de algunas bellotas, pero nada muy alarmante y en cuanto al precio en el mercado internacional, reveló que anda en estos momentos de acuerdo con los reportes de la casa de bolsa de Nueva York en 64.28 dólares por quintal.

No hay que olvidar que se tiene que descontar de esa cantidad la intermediación de 4 dólares por unidad, por lo que quedarían 60.28 para el productor, un precio bajo todavía tomando en cuenta que es muy alto el costo de producción, aunado al nulo apoyo del gobierno federal.

Se quejó de la difícil situación para este cultivo, donde se deja ver la mala política empleada para el sector campesino que produce, para el campo que genera divisas por las cuales, "pagamos impuestos que se utilizan para los otros diferentes programas de apoyo que tiene el gobierno federal y no así en ayudarnos a nosotros".

Mientras, el grueso de los productores está pensando en el defoliante que habrán de usar en este año algodonero, esperando hacer una buena elección para que no pase lo que en el 2019, cuando el agroquímico que usó la mayoría falló estrepitosamente y los hizo gastar más de la cuenta.

Cabe señalar también que no pocos productores esperan en este ciclo piscar más temprano de lo que han estado haciéndolo en los últimos ciclos, con el fin de cambiar al menos por ahora al trigo buscando dos cosas, que son la reconversión para que se limpie la tierra con el grano y ver si les va mejor al tener con el grupo uno la ayuda gubernamental.

Se acabó el espacio estimados y finos amigos lectores de TRIBUNA DE SAN LUIS, así que por hoy nos despedimos no sin antes darles las más sinceras gracias por su atención y DIOS me los bendiga siempre.

Bye, bye.