/ viernes 10 de septiembre de 2021

AMAT CUCAPAH

Avispero Joanak Chapey


Visitantes en diversas épocas al delta del río Colorado describen la nación Cucapah, su: Entorno, organización y costumbres. El primero fue Hernando de Alarcón en 1540, desde entonces algunos dejaron noticia de la etnia.

Particularmente C. G. Johnson (probablemente sea George Alonzo Johnson) habla de Cucapahs refiriéndose a sus: Aldeas, trabajo, juegos, alimentos y costumbre. Nos dice: Cotidianamente las mujeres usan su tiempo cuidando sus hijos pequeños, preparan comida para ellas y sus hombres guerreros. Ellas son también aficionadas al juego de cartas y ruleta; es frecuente verlas jugando animadas entre los hombres, su parte es apostar fuertemente al lado de su favorito. Tienen muchos juegos: el Piac, Peón blanco, caja de monedas, vereda de lumbre, campo-traviesa, asalto silencioso, hacer seriedad, pie en hormiguero, centro de ataque, viento veloz, etc.

Todos: Hombres y mujeres dedicaban horas a pintarse la piel, correspondiendo según ritual de las estaciones; según edad; por duelo de muerte, variación lunar, horas para determinado día festivo. Johnson miró a los hombres como unos atletas y todos sus jóvenes llegaron al estándar de 6 pies de altura. A las mujeres les apreció tendencia a ser corpulentas; ellas siempre están con sus niños bañándose en el río o en el mar jugando y cantando alegres. Johnson habla de una observación que resulta muy interesante para comprender actitud y fondo de su valor.

Cuando se les encuentra de frente a las mujeres con hijos, cuantas veces sean repetidas las ocasiones al día, ellas asumen un recogimiento del cuerpo, presentando perfectamente una singular expresión en el rostro con imagen expresando toda su persona como de: Perenne abatimiento, manifestando gran aflicción e intenso anhelo; expresión en la cara que cambian inmediatamente en júbilo, cuando les ofreces o les dan algo de alimento; con el obsequio se alejan agradecidamente y caminando de espalda dan las gracias repetidamente, donde apresuran su paso continuando con el rumor del agradecimiento, girando su cabeza.

Pero, a los pocos minutos, regresan mirando con una actitud mucho más intensa; como si fuera mayor su aflicción e irreparable congoja. Esto tal vez se comprende en las mujeres por ser ellas, las mamás quienes, acarreaban continuamente alimento para sus hijos; en este asunto, los varones siempre estuvieron desentendidos, porque andaban cazando, pescando, acarreando material. Johnson valoró a los nativos Cucapah, como que todo lo intentan hacer en el trabajo, dice que son los únicos que ha visto estar libres de pereza.

Ref. D. Tambo, S. Ogás, F. Mendivil

federicoiglesias50@gmail.com

Avispero Joanak Chapey


Visitantes en diversas épocas al delta del río Colorado describen la nación Cucapah, su: Entorno, organización y costumbres. El primero fue Hernando de Alarcón en 1540, desde entonces algunos dejaron noticia de la etnia.

Particularmente C. G. Johnson (probablemente sea George Alonzo Johnson) habla de Cucapahs refiriéndose a sus: Aldeas, trabajo, juegos, alimentos y costumbre. Nos dice: Cotidianamente las mujeres usan su tiempo cuidando sus hijos pequeños, preparan comida para ellas y sus hombres guerreros. Ellas son también aficionadas al juego de cartas y ruleta; es frecuente verlas jugando animadas entre los hombres, su parte es apostar fuertemente al lado de su favorito. Tienen muchos juegos: el Piac, Peón blanco, caja de monedas, vereda de lumbre, campo-traviesa, asalto silencioso, hacer seriedad, pie en hormiguero, centro de ataque, viento veloz, etc.

Todos: Hombres y mujeres dedicaban horas a pintarse la piel, correspondiendo según ritual de las estaciones; según edad; por duelo de muerte, variación lunar, horas para determinado día festivo. Johnson miró a los hombres como unos atletas y todos sus jóvenes llegaron al estándar de 6 pies de altura. A las mujeres les apreció tendencia a ser corpulentas; ellas siempre están con sus niños bañándose en el río o en el mar jugando y cantando alegres. Johnson habla de una observación que resulta muy interesante para comprender actitud y fondo de su valor.

Cuando se les encuentra de frente a las mujeres con hijos, cuantas veces sean repetidas las ocasiones al día, ellas asumen un recogimiento del cuerpo, presentando perfectamente una singular expresión en el rostro con imagen expresando toda su persona como de: Perenne abatimiento, manifestando gran aflicción e intenso anhelo; expresión en la cara que cambian inmediatamente en júbilo, cuando les ofreces o les dan algo de alimento; con el obsequio se alejan agradecidamente y caminando de espalda dan las gracias repetidamente, donde apresuran su paso continuando con el rumor del agradecimiento, girando su cabeza.

Pero, a los pocos minutos, regresan mirando con una actitud mucho más intensa; como si fuera mayor su aflicción e irreparable congoja. Esto tal vez se comprende en las mujeres por ser ellas, las mamás quienes, acarreaban continuamente alimento para sus hijos; en este asunto, los varones siempre estuvieron desentendidos, porque andaban cazando, pescando, acarreando material. Johnson valoró a los nativos Cucapah, como que todo lo intentan hacer en el trabajo, dice que son los únicos que ha visto estar libres de pereza.

Ref. D. Tambo, S. Ogás, F. Mendivil

federicoiglesias50@gmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 22 de octubre de 2021

Cantú ataca San Luis

Federico Iglesias

viernes 15 de octubre de 2021

AMAT CUCAPAH

Federico Iglesias

viernes 08 de octubre de 2021

AMAT CUCAPAH

Federico Iglesias

viernes 01 de octubre de 2021

AMAT CUCAPAH

Federico Iglesias

viernes 24 de septiembre de 2021

Amat Cucapah

Federico Iglesias

viernes 17 de septiembre de 2021

AMAT CUCAPAH

Federico Iglesias

viernes 10 de septiembre de 2021

AMAT CUCAPAH

Federico Iglesias

viernes 03 de septiembre de 2021

¿Llegará el ferrocarril?

Federico Iglesias

viernes 27 de agosto de 2021

AMAT CUCAPAH

Federico Iglesias

viernes 20 de agosto de 2021

AMAT CUCAPAH

Federico Iglesias

Cargar Más