/ viernes 8 de julio de 2022

Barco Hallado en Lagunitas

Bajando corrientes del río Colorado, inundo Mexicali en 1905, los indígena Cucapah hallaron un bordo metálico en meganal cenagoso del canal riito, pegado a la sonorense mesa arenosa, junto a ranchos de Lagunitas.

Ellos empezaron desentierro ante vista y ayuda de todo quien pasaba por ahí, viendo el corto bordo preguntábamos ¿Qué será?¿Qué parece? . Alzando hombros respondían ”Quien sabe”. Después -de 1919- cuando llegaron a un casco metálico boca abajo, despertó un fantástico rumor a tesoro. Aventureros, durante la noche sacaban miles de paladas de tierra y otros espiaban para “asaltar” tesoro encontrado, por eso hurgaron en helado silencio; a los diez años miramos descubierto un largo lanchón ferroso, invertido atesorando esqueletos de vacas, caballos, coyotes, jabalíes, pescados, sarcófago de todo animal, huesos metidos por las soleras.

Vista su estructura y sin tesoro su seno -en1929-, voló noticia desde matorrales de Lagunitas hasta regiones lejanas: “ ¡ Barco hundido encontrado en Sonora”. Llegan reporteros, camarógrafos y las fotos a parcela 92, ejido Lagunitas desde Yuma alcanzan San Diego, San Francisco y Pittsburg, puertos del ajetreo naviero, fabricantes de motores o residencias de capitanes de barcos en legendaria época, cuando el Colorado desbordaba agua; ante las fotos, todos planearon serios proyectos.

Recuerdan Tomás e Ismael Chávez aquello estaba, donde Margarito Cuén desmontaba a Pablo Esquer Saavedra parcela asignada a José Chávez. Durante 1944 vino en comisión M. Rosuse de Chandler Ranch levantó reporte y con Randal Henderson llevándoles Francisco Pacheco al lugar, les guía Braulio Chávez Cisneros al barco -donde Chóforo, Piti Conde, Juan Quiroz jugaban, emparejando Luis Esqueda Zavala con carapila RD6, 3 pistones . Henderson valoró aquel destruido costillal, no valían ningún esfuerzo. Comentó que los lugareños hicieron comales con la agujereada lámina; lo dijo despechado pues llegó tarde, aunque es cierto que los primeros campesinos aquí usaron pies y manos con todo y uñas –abriendo tierras al cultivo, emplearon las costillas del barco reforzando represas, moldearon rozaderas rapando cachanilla, en bien agrícola; ésas costillas tuvieron provecho.

Aquel barco fue el llamado “Explorer”: largo 54 pies, ancho 13; barquito norteamericano rearmado hasta en ocho ocasiones, trasladado desde Nueva York hasta estuario Santa Clara.

En diciembre, invierno: 1857-1858 fue lanzado al agua, comandado por Joseph C. Ives; la misión: “reconocer navegabilidad del río Colorado”; declarado navegable oficialmente hasta 600 km desde su desemboque; cumplida su encomienda, fue amarrado cerca al poblado Algodones y arrastrado por el río, desapareció.

Bajando corrientes del río Colorado, inundo Mexicali en 1905, los indígena Cucapah hallaron un bordo metálico en meganal cenagoso del canal riito, pegado a la sonorense mesa arenosa, junto a ranchos de Lagunitas.

Ellos empezaron desentierro ante vista y ayuda de todo quien pasaba por ahí, viendo el corto bordo preguntábamos ¿Qué será?¿Qué parece? . Alzando hombros respondían ”Quien sabe”. Después -de 1919- cuando llegaron a un casco metálico boca abajo, despertó un fantástico rumor a tesoro. Aventureros, durante la noche sacaban miles de paladas de tierra y otros espiaban para “asaltar” tesoro encontrado, por eso hurgaron en helado silencio; a los diez años miramos descubierto un largo lanchón ferroso, invertido atesorando esqueletos de vacas, caballos, coyotes, jabalíes, pescados, sarcófago de todo animal, huesos metidos por las soleras.

Vista su estructura y sin tesoro su seno -en1929-, voló noticia desde matorrales de Lagunitas hasta regiones lejanas: “ ¡ Barco hundido encontrado en Sonora”. Llegan reporteros, camarógrafos y las fotos a parcela 92, ejido Lagunitas desde Yuma alcanzan San Diego, San Francisco y Pittsburg, puertos del ajetreo naviero, fabricantes de motores o residencias de capitanes de barcos en legendaria época, cuando el Colorado desbordaba agua; ante las fotos, todos planearon serios proyectos.

Recuerdan Tomás e Ismael Chávez aquello estaba, donde Margarito Cuén desmontaba a Pablo Esquer Saavedra parcela asignada a José Chávez. Durante 1944 vino en comisión M. Rosuse de Chandler Ranch levantó reporte y con Randal Henderson llevándoles Francisco Pacheco al lugar, les guía Braulio Chávez Cisneros al barco -donde Chóforo, Piti Conde, Juan Quiroz jugaban, emparejando Luis Esqueda Zavala con carapila RD6, 3 pistones . Henderson valoró aquel destruido costillal, no valían ningún esfuerzo. Comentó que los lugareños hicieron comales con la agujereada lámina; lo dijo despechado pues llegó tarde, aunque es cierto que los primeros campesinos aquí usaron pies y manos con todo y uñas –abriendo tierras al cultivo, emplearon las costillas del barco reforzando represas, moldearon rozaderas rapando cachanilla, en bien agrícola; ésas costillas tuvieron provecho.

Aquel barco fue el llamado “Explorer”: largo 54 pies, ancho 13; barquito norteamericano rearmado hasta en ocho ocasiones, trasladado desde Nueva York hasta estuario Santa Clara.

En diciembre, invierno: 1857-1858 fue lanzado al agua, comandado por Joseph C. Ives; la misión: “reconocer navegabilidad del río Colorado”; declarado navegable oficialmente hasta 600 km desde su desemboque; cumplida su encomienda, fue amarrado cerca al poblado Algodones y arrastrado por el río, desapareció.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 29 de julio de 2022

Héroe en Maycoba.

Federico Iglesias

viernes 22 de abril de 2022

AMAT CUCAPAH

Federico Iglesias

viernes 01 de abril de 2022

AMAT CUCAPAH

Federico Iglesias

sábado 12 de marzo de 2022

AMAT CUCAPAH

Federico Iglesias

Cargar Más