/ lunes 29 de junio de 2020

CONTRASENTIDO

Las otras pandemias




La complejidad del Covid-19 nos ha llevado a enclaustrarnos en nuestras casas y en muchos casos en los pensamientos sobre los estragos del virus. No es para menos, enfrentamos la pérdida de familiares, amigos, conocidos, de nuestras libertades, de nuestros trabajos y negocios. Sin embargo, el mundo sigue evolucionando y nuestra obligación como ciudadanos responsables es afrontar las consecuencias de la pandemia y tratar de sobrellevar la desgracia.

A raíz del miedo infundido por la letalidad elevada del virus y ante la incertidumbre de no tener medicamentos eficientes ha surgido la nueva pandemia de la desinformación. A pesar que cientos de veces los científicos nos han explicado que existen personas en las cuales no aparece un síntoma y en algunos casos son muy leves, sigue proliferando en redes sociales la existencia de remedios caseros que han curado el virus de forma exitosa según sus promotores, cuando probablemente eran personas asintomáticas. Por lo anterior, el pueblo se ha encargado de divulgar información que cree es de utilidad encontrando mercado en personas necesitadas de respuestas que la parte formal no ha podido ofrecer.

El riesgo de todo esto es que con la pandemia se puede sentar un precedente para que la ciudadanía piense que los estados y gobiernos ocultaron información para someternos a un confinamiento innecesario y darle mayor peso a la información no oficial.

La desinformación no sólo proviene del vulgo. El manejo estadístico de la pandemia en México ha sido muy torpe o lo han entorpecido al no tener coordinación la federación y con autoridades locales. Para muestra, tenemos el caso de nuestro municipio que, según la Dirección General de Epidemiología, tenemos 500 casos confirmados y las autoridades estatales manejan más de 750, en este simple caso observamos una diferencia de datos de más de una tercera parte.

Tomar decisiones con una información tan distinta ocasiona inexactitud e ineficiencia. Y no sólo eso, existe en la población el sentimiento de desconfianza que ninguna de las cifras es la correcta porque todos tienen conocidos con Covid-19 a los que no se les hizo la prueba correspondiente, pero no toman en cuenta que se está trabajando con un modelo de muestreo que se enfoca en casos graves que requieren hospitalización para no saturar a nuestro sistema de salud.

Y en el caso de Sonora, la cosa se complica aún más por la reciente iniciativa del uso de pruebas rápidas que no han demostrado su efectividad en laboratorio y probablemente contaminen los datos obtenidos con la técnica centinela de muestreo de casos, causando una mezcolanza de datos que no nos dé la información correcta para programar un regreso ordenado a la vida productiva de las actividades que han permanecido en casa.

Es necesario que el gobierno en todos sus ámbitos se aplique más en materia de datos para no causar desinformación, porque con los estragos de la pandemia del Covid-19 tenemos los suficientes problemas como sociedad como para agregarle las otras pandemias de la desinformación y la del golpeteo político.

Los daños de las pandemias son incalculables por su cuantía cuando se salen de control. Necesitamos que los gobiernos asuman su responsabilidad en el manejo de la información ofreciendo certeza a la población y la sociedad debe responder al gesto con conciencia y análisis de la información que compartimos para parar todas las pandemias.


@GildardoLinarez

glinarez@hotmail.com

Las otras pandemias




La complejidad del Covid-19 nos ha llevado a enclaustrarnos en nuestras casas y en muchos casos en los pensamientos sobre los estragos del virus. No es para menos, enfrentamos la pérdida de familiares, amigos, conocidos, de nuestras libertades, de nuestros trabajos y negocios. Sin embargo, el mundo sigue evolucionando y nuestra obligación como ciudadanos responsables es afrontar las consecuencias de la pandemia y tratar de sobrellevar la desgracia.

A raíz del miedo infundido por la letalidad elevada del virus y ante la incertidumbre de no tener medicamentos eficientes ha surgido la nueva pandemia de la desinformación. A pesar que cientos de veces los científicos nos han explicado que existen personas en las cuales no aparece un síntoma y en algunos casos son muy leves, sigue proliferando en redes sociales la existencia de remedios caseros que han curado el virus de forma exitosa según sus promotores, cuando probablemente eran personas asintomáticas. Por lo anterior, el pueblo se ha encargado de divulgar información que cree es de utilidad encontrando mercado en personas necesitadas de respuestas que la parte formal no ha podido ofrecer.

El riesgo de todo esto es que con la pandemia se puede sentar un precedente para que la ciudadanía piense que los estados y gobiernos ocultaron información para someternos a un confinamiento innecesario y darle mayor peso a la información no oficial.

La desinformación no sólo proviene del vulgo. El manejo estadístico de la pandemia en México ha sido muy torpe o lo han entorpecido al no tener coordinación la federación y con autoridades locales. Para muestra, tenemos el caso de nuestro municipio que, según la Dirección General de Epidemiología, tenemos 500 casos confirmados y las autoridades estatales manejan más de 750, en este simple caso observamos una diferencia de datos de más de una tercera parte.

Tomar decisiones con una información tan distinta ocasiona inexactitud e ineficiencia. Y no sólo eso, existe en la población el sentimiento de desconfianza que ninguna de las cifras es la correcta porque todos tienen conocidos con Covid-19 a los que no se les hizo la prueba correspondiente, pero no toman en cuenta que se está trabajando con un modelo de muestreo que se enfoca en casos graves que requieren hospitalización para no saturar a nuestro sistema de salud.

Y en el caso de Sonora, la cosa se complica aún más por la reciente iniciativa del uso de pruebas rápidas que no han demostrado su efectividad en laboratorio y probablemente contaminen los datos obtenidos con la técnica centinela de muestreo de casos, causando una mezcolanza de datos que no nos dé la información correcta para programar un regreso ordenado a la vida productiva de las actividades que han permanecido en casa.

Es necesario que el gobierno en todos sus ámbitos se aplique más en materia de datos para no causar desinformación, porque con los estragos de la pandemia del Covid-19 tenemos los suficientes problemas como sociedad como para agregarle las otras pandemias de la desinformación y la del golpeteo político.

Los daños de las pandemias son incalculables por su cuantía cuando se salen de control. Necesitamos que los gobiernos asuman su responsabilidad en el manejo de la información ofreciendo certeza a la población y la sociedad debe responder al gesto con conciencia y análisis de la información que compartimos para parar todas las pandemias.


@GildardoLinarez

glinarez@hotmail.com

lunes 06 de julio de 2020

CONTRASENTIDO

lunes 29 de junio de 2020

CONTRASENTIDO

lunes 22 de junio de 2020

CONTRASENTIDO

lunes 15 de junio de 2020

CONTRASENTIDO

lunes 08 de junio de 2020

CONTRASENTIDO

lunes 01 de junio de 2020

La misteriosa China

lunes 25 de mayo de 2020

CONTRASENTIDO

lunes 11 de mayo de 2020

CONTRASENTIDO

lunes 27 de abril de 2020

CONTRASENTIDO

lunes 20 de abril de 2020

CONTRASENTIDO

Cargar Más