/ lunes 14 de diciembre de 2020

CONTRASENTIDO

El plan de vacunación



En medio de un cruento rebote de Covid-19 surge la posibilidad real y concreta de que en los próximos días inicie la primera fase de vacunación en México. Lo anterior genera ciertas interrogantes sobre cómo va a operar el ambicioso y costoso programa de vacunación, que buscará frenar la segunda oleada de contagios para poner fin a uno de los más tristes capítulos de la historia de la humanidad.

La esperanza que una vez iniciado el proceso de vacunación se pueda domar la pandemia, por la efectividad de la vacuna y sobre todo porque los primeros en vacunarse serían los médicos y demás trabajadores de la salud que están la línea de combate contra la enfermedad, para que posteriormente la vacuna esté disponible para el grueso de la población y lograr la famosa y anhelada inmunidad de rebaño. Sin embargo, hay que reconocer que existe una parte de la población que manifiesta ideas de rechazo a la vacuna, aun así es de celebrarse que inicie ya el proceso de vacunación.

La historia de nuestro sistema de salud no nos favorece. Es un secreto a voces las deficiencias que se vienen arrastrando en la entrega, logística y suministro de medicamentos por los hospitales públicos, por lo que dicho plan de vacunación tendría una dura prueba que habrá de desahogarse en los próximos meses. Evidentemente se tendrán pocas vacunas y deben administrarse adecuadamente para que sirvan como palanca que aminore un poco los efectos económicos y psicoemocionales del encierro. Además, el plan de vacunación ya es cuestionado por sectores reaccionarios, quienes no están de acuerdo con las prioridades establecidas en éste.

El otro extremo al que estaremos expuestos por la aparición y aplicación de la vacuna es caer en una falsa expectativa que con las primeras dosis el virus se terminó y debido a ello se despierte una euforia en la población que desemboque en una crisis sanitaria por la elevada positividad de Covid-19. Así que el llamado es a seguirse cuidando para evitar más daños por los contagios, aunque las noticias del éxito del plan de vacunación sean buenas debe imperar la calma en la población para salir lo más rápido posible de la pandemia.

@GildardoLinarez

glinarez@hotmail.com

El plan de vacunación



En medio de un cruento rebote de Covid-19 surge la posibilidad real y concreta de que en los próximos días inicie la primera fase de vacunación en México. Lo anterior genera ciertas interrogantes sobre cómo va a operar el ambicioso y costoso programa de vacunación, que buscará frenar la segunda oleada de contagios para poner fin a uno de los más tristes capítulos de la historia de la humanidad.

La esperanza que una vez iniciado el proceso de vacunación se pueda domar la pandemia, por la efectividad de la vacuna y sobre todo porque los primeros en vacunarse serían los médicos y demás trabajadores de la salud que están la línea de combate contra la enfermedad, para que posteriormente la vacuna esté disponible para el grueso de la población y lograr la famosa y anhelada inmunidad de rebaño. Sin embargo, hay que reconocer que existe una parte de la población que manifiesta ideas de rechazo a la vacuna, aun así es de celebrarse que inicie ya el proceso de vacunación.

La historia de nuestro sistema de salud no nos favorece. Es un secreto a voces las deficiencias que se vienen arrastrando en la entrega, logística y suministro de medicamentos por los hospitales públicos, por lo que dicho plan de vacunación tendría una dura prueba que habrá de desahogarse en los próximos meses. Evidentemente se tendrán pocas vacunas y deben administrarse adecuadamente para que sirvan como palanca que aminore un poco los efectos económicos y psicoemocionales del encierro. Además, el plan de vacunación ya es cuestionado por sectores reaccionarios, quienes no están de acuerdo con las prioridades establecidas en éste.

El otro extremo al que estaremos expuestos por la aparición y aplicación de la vacuna es caer en una falsa expectativa que con las primeras dosis el virus se terminó y debido a ello se despierte una euforia en la población que desemboque en una crisis sanitaria por la elevada positividad de Covid-19. Así que el llamado es a seguirse cuidando para evitar más daños por los contagios, aunque las noticias del éxito del plan de vacunación sean buenas debe imperar la calma en la población para salir lo más rápido posible de la pandemia.

@GildardoLinarez

glinarez@hotmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS