/ martes 21 de julio de 2020

DE MI LIBRETA

Aunque sueño, quizá algún día se haga realidad




No sé el motivo o la razón del sueño que tuve, pero de pronto vi que el gobierno federal había instalado tres oficinas en el valle para atender mejor y de manera rápida los problemas que se le presentaba a cada productor.

Veía la alegría de los agricultores, quienes salían de las oficinas con una sonrisa de lado a lado y se juntaban para dialogar sus experiencias y sobre todo la atención que habían logrado sin aviso.

Los productores, mujeres y hombres, platicaban alegremente mientras esperaban su turno y más cuando salían satisfechos por la solución de sus necesidades como trabajadores del valle.

Las oficinas estaban abiertas de 8:00 a 20:00 horas y durante mucho tiempo, los hombres y mujeres que dirigen o trabajan de manera directa sus tierras reían de alegría y de satisfacción ante la respuesta del gobierno federal.

Cada productor buscaba o se unía a la plática de sus compañeros y era un buen ambiente de compañerismo, pues todos recibían no solamente sus créditos, sino los apoyos para la comercialización de sus productos.

Algunos que salían de las oficinas no creían lo que estaba sucediendo, pues jamás habían pensado en una respuesta tan completa y tan importante para todos los productores.

Aunque lo anterior haya sido solamente un sueño, tal se haga realidad, ante el cambio de diputados federales realmente comprendan la importancia de las necesidades del campo, pues los de este trienio se la han pasado en otros problemas y se han olvidado de la relevancia que el campo debe reactivar la economía de los productores y algunos ya no podrán seguir trabajando su parcela por la falta de recursos, de equipo y elevados costos de producción.

Es posible que los nuevos diputados federales tengan la visión que los actuales no han tenido, para trabajar por la reactivación del campo mexicano y unan esfuerzos para que el campo sea verdaderamente el desarrollador de granos como de productos hortícolas y se pueda cubrir la demanda nacional en lugar de seguir importando productos “chatarra” y despreciando lo que se efectúa en el campo y de manera especial en el valle, que cuenta con todo los requerimientos saludables que se exigen para la conservación del bienestar.

Por eso hay que analizar nuestro voto, para que llegue a los cargos gente preparada y responsable, pues no hay otra manera de poder salir adelante, ya que las leyes están a modo de quienes se eternizan en los cargos públicos como lo hemos visto con gente de los partidos nacionales, PRI y PAN. Aunque sueño, quizá algún día se haga realidad.

Aunque sueño, quizá algún día se haga realidad




No sé el motivo o la razón del sueño que tuve, pero de pronto vi que el gobierno federal había instalado tres oficinas en el valle para atender mejor y de manera rápida los problemas que se le presentaba a cada productor.

Veía la alegría de los agricultores, quienes salían de las oficinas con una sonrisa de lado a lado y se juntaban para dialogar sus experiencias y sobre todo la atención que habían logrado sin aviso.

Los productores, mujeres y hombres, platicaban alegremente mientras esperaban su turno y más cuando salían satisfechos por la solución de sus necesidades como trabajadores del valle.

Las oficinas estaban abiertas de 8:00 a 20:00 horas y durante mucho tiempo, los hombres y mujeres que dirigen o trabajan de manera directa sus tierras reían de alegría y de satisfacción ante la respuesta del gobierno federal.

Cada productor buscaba o se unía a la plática de sus compañeros y era un buen ambiente de compañerismo, pues todos recibían no solamente sus créditos, sino los apoyos para la comercialización de sus productos.

Algunos que salían de las oficinas no creían lo que estaba sucediendo, pues jamás habían pensado en una respuesta tan completa y tan importante para todos los productores.

Aunque lo anterior haya sido solamente un sueño, tal se haga realidad, ante el cambio de diputados federales realmente comprendan la importancia de las necesidades del campo, pues los de este trienio se la han pasado en otros problemas y se han olvidado de la relevancia que el campo debe reactivar la economía de los productores y algunos ya no podrán seguir trabajando su parcela por la falta de recursos, de equipo y elevados costos de producción.

Es posible que los nuevos diputados federales tengan la visión que los actuales no han tenido, para trabajar por la reactivación del campo mexicano y unan esfuerzos para que el campo sea verdaderamente el desarrollador de granos como de productos hortícolas y se pueda cubrir la demanda nacional en lugar de seguir importando productos “chatarra” y despreciando lo que se efectúa en el campo y de manera especial en el valle, que cuenta con todo los requerimientos saludables que se exigen para la conservación del bienestar.

Por eso hay que analizar nuestro voto, para que llegue a los cargos gente preparada y responsable, pues no hay otra manera de poder salir adelante, ya que las leyes están a modo de quienes se eternizan en los cargos públicos como lo hemos visto con gente de los partidos nacionales, PRI y PAN. Aunque sueño, quizá algún día se haga realidad.