/ domingo 26 de julio de 2020

DE MI LIBRETA

Pretexto para tener al pueblo en la pobreza



Hemos escuchado que algunos funcionarios del gobierno federal han manifestado que el país seguirá en una situación precaria y no podrá salir adelante hasta dentro de 25 años por la pandemia del coronavirus.

Quienes así piensan sin duda son los agoreros del fracaso, de mexicanos que han vivido gran parte de la política y quieren seguir viviendo como reyes sin que el pueblo pueda recibir lo que realmente le corresponde de la riqueza del país, que en más de 80 años no han logrado acabarse los malos connacionales.

Ya basta de tanta maldad, de tanta corrupción y que la Cámara de Diputados y Senadores se abra a jóvenes preparados en las universidades del país, para que México pueda tomar nuevos rumbos y se apoye un sistema político que permite aplicar la ley a quienes se aprovechan de los cargos públicos y se llevan miles de millones, mientras las poblaciones en cada estado viven en la pobreza y algunas en la miseria y no conocen la energía eléctrica y menos la tecnología para comunicarse y falta de vías de comunicación sean carreteras y agua potable.

Los mexicanos que llegan al Poder Legislativo se preocupan más por hacer negocios que proponer reformas que los sectores productivos generen la riqueza que el país necesita.

En su agenda que tanto les preocupa nunca aparecen las iniciativas para atender al sector productivo como campo, pues tal vez ahí no encuentren las regalías tan acostumbradas.

Impulsar la producción agrícola y otros sectores productivos que se tienen se encuentra en el olvido, en lugar de buscar soluciones desde la Cámara de Diputados y Senadores y México, para que no se vea obligado a importar granos de otros país o solamente que en este renglón los políticos se lleven una buena mordida y por lo tanto les va mejor que cada año, se importen más productos que apoyar a que se desarrollen en el país.

Tampoco existe una propuesta legislativa para evitar que haya tanto partido político, pues el pueblo con sus impuestos tiene que mantener a miles de dirigentes, quienes reciben buenos salarios y los únicos que no los reciben son los dirigentes a nivel municipal, quienes tienen que sostenerse con el pago de algunos miembros del partido, quienes pagan con el señuelo de ser tomados en cuenta al repartir cargos en los gobiernos, aunque a veces ni eso reciben, pues todos los acaparan los de mayor jerarquía, por lo regalos que reciben.

México tiene enormes riquezas que explotan empresas extranjeras como la minería, en la que solamente las autoridades reciben limosnas de los millones de ganancias que les dejan y algunas hasta cometen delitos sin castigo al derramar aguas contaminadas o la construcción de represas que perjudican el medio ambiente, sin importarles perjudicar a los habitantes en su cercanía.

Por eso y más, los diputados federales y locales deben incluir en su agenda el análisis de estas lamentables situaciones, para que realmente el pueblo pueda salir de la miseria que se encuentra, más de la mitad de los habitantes del país.

Pretexto para tener al pueblo en la pobreza



Hemos escuchado que algunos funcionarios del gobierno federal han manifestado que el país seguirá en una situación precaria y no podrá salir adelante hasta dentro de 25 años por la pandemia del coronavirus.

Quienes así piensan sin duda son los agoreros del fracaso, de mexicanos que han vivido gran parte de la política y quieren seguir viviendo como reyes sin que el pueblo pueda recibir lo que realmente le corresponde de la riqueza del país, que en más de 80 años no han logrado acabarse los malos connacionales.

Ya basta de tanta maldad, de tanta corrupción y que la Cámara de Diputados y Senadores se abra a jóvenes preparados en las universidades del país, para que México pueda tomar nuevos rumbos y se apoye un sistema político que permite aplicar la ley a quienes se aprovechan de los cargos públicos y se llevan miles de millones, mientras las poblaciones en cada estado viven en la pobreza y algunas en la miseria y no conocen la energía eléctrica y menos la tecnología para comunicarse y falta de vías de comunicación sean carreteras y agua potable.

Los mexicanos que llegan al Poder Legislativo se preocupan más por hacer negocios que proponer reformas que los sectores productivos generen la riqueza que el país necesita.

En su agenda que tanto les preocupa nunca aparecen las iniciativas para atender al sector productivo como campo, pues tal vez ahí no encuentren las regalías tan acostumbradas.

Impulsar la producción agrícola y otros sectores productivos que se tienen se encuentra en el olvido, en lugar de buscar soluciones desde la Cámara de Diputados y Senadores y México, para que no se vea obligado a importar granos de otros país o solamente que en este renglón los políticos se lleven una buena mordida y por lo tanto les va mejor que cada año, se importen más productos que apoyar a que se desarrollen en el país.

Tampoco existe una propuesta legislativa para evitar que haya tanto partido político, pues el pueblo con sus impuestos tiene que mantener a miles de dirigentes, quienes reciben buenos salarios y los únicos que no los reciben son los dirigentes a nivel municipal, quienes tienen que sostenerse con el pago de algunos miembros del partido, quienes pagan con el señuelo de ser tomados en cuenta al repartir cargos en los gobiernos, aunque a veces ni eso reciben, pues todos los acaparan los de mayor jerarquía, por lo regalos que reciben.

México tiene enormes riquezas que explotan empresas extranjeras como la minería, en la que solamente las autoridades reciben limosnas de los millones de ganancias que les dejan y algunas hasta cometen delitos sin castigo al derramar aguas contaminadas o la construcción de represas que perjudican el medio ambiente, sin importarles perjudicar a los habitantes en su cercanía.

Por eso y más, los diputados federales y locales deben incluir en su agenda el análisis de estas lamentables situaciones, para que realmente el pueblo pueda salir de la miseria que se encuentra, más de la mitad de los habitantes del país.