/ martes 11 de agosto de 2020

DE MI LIBRETA

La visita del presidente a Sonora fue innecesaria



La visita a Sonora para entregar la presa de Álamos, cuya ceremonia estuvo muy en paz, pero en Obregón sus asesores quizá no le informaron la inconformidad de los productores como de los yaquis y lo expusieron a que recibiera una serie de reclamos y demandas saliendo de la reunión de seguridad por la puerta trasera del cuartel militar, donde ofreció la información acostumbrada, recibiendo gritos de personas sobre quejas y reproches, según nos han informado.

Para tratar de llegar a un arreglo con los yaquis, el Dr. Alfonso Durazo y un subsecretario se reunieron con una parte de los gobernadores de la tribu, quienes llegaron a un arreglo, mientras otro grupo de yaquis cerraba la circulación nuevamente, sin respetar los acuerdos a que llegaron con los asesores.

El jefe de la Nación y su comitiva tuvieron que llegar a Vícam no por carretera bloqueada, sino por una brecha, para dialogar con los gobernadores de los yaquis, sin embargo no abrieron el tránsito, pues quieren que los acuerdos llegados por expresidentes se cumplan y se respete la dotación de tierras y aguas efectuada por el general Porfirio Díaz.

Lo anterior es imposible, como lo que piden los integrantes de la tribu Yaqui, tierras y agua, pues el valle que lleva su nombre lo siembran productores de Obregón y cuentan con infraestructura de riego y hasta quieren cancelar el acueducto que lleva agua a los habitantes de Hermosillo.

Lo anterior sin duda tendrá resonancia a nivel nacional, pues los aspirantes que creían están amarrados con este tipo de hechos recibirán un llamado fuerte del Ejecutivo Nacional, por lo que ahora se tiene la incertidumbre que el Dr. Alfonso Durazo es el bueno, pues después en el mensaje que ofreció el presidente, habló muy bien de Ana Gabriela Guevara, quien también ha sido señalada por corrupción, pero ha salido adelante.

En ningún estado el presidente de la República había recibido un enorme rechazo y reclamos de todos los colores y tal vez sus asesores se creyeron y confiaron en que todo estaba bien, aunque cuando hay una visita presidencial a un lugar, con tiempo los asesores comisionados, atienden las demandas de la población, logrando su objetivo, pero en Sonora tal vez los traicionaron y se confiaron, pues siempre habían estado los sectores de los lugares visitados confiados en la determinación del presidente ante las demandas que se presentan en este tipo de giras.

Ahora hasta en las televisoras no le dieron difusión a estos hechos, pues se considera que ya se llegó a un arreglo para la trasmisión de la educación a distancia y han puesto a trabajar su máquina de ingresos como lo buscaban con muchas críticas.

Hay inquietud por las deficiencias en la transmisión que hacen las televisoras a nivel nacional, pues si se registran fallas, la educación a distancia será un desastre o poco atractiva para una niñez que se la lleva viendo otros programas como lo hacen también algunos padres de familia.

La visita del presidente a Sonora fue innecesaria



La visita a Sonora para entregar la presa de Álamos, cuya ceremonia estuvo muy en paz, pero en Obregón sus asesores quizá no le informaron la inconformidad de los productores como de los yaquis y lo expusieron a que recibiera una serie de reclamos y demandas saliendo de la reunión de seguridad por la puerta trasera del cuartel militar, donde ofreció la información acostumbrada, recibiendo gritos de personas sobre quejas y reproches, según nos han informado.

Para tratar de llegar a un arreglo con los yaquis, el Dr. Alfonso Durazo y un subsecretario se reunieron con una parte de los gobernadores de la tribu, quienes llegaron a un arreglo, mientras otro grupo de yaquis cerraba la circulación nuevamente, sin respetar los acuerdos a que llegaron con los asesores.

El jefe de la Nación y su comitiva tuvieron que llegar a Vícam no por carretera bloqueada, sino por una brecha, para dialogar con los gobernadores de los yaquis, sin embargo no abrieron el tránsito, pues quieren que los acuerdos llegados por expresidentes se cumplan y se respete la dotación de tierras y aguas efectuada por el general Porfirio Díaz.

Lo anterior es imposible, como lo que piden los integrantes de la tribu Yaqui, tierras y agua, pues el valle que lleva su nombre lo siembran productores de Obregón y cuentan con infraestructura de riego y hasta quieren cancelar el acueducto que lleva agua a los habitantes de Hermosillo.

Lo anterior sin duda tendrá resonancia a nivel nacional, pues los aspirantes que creían están amarrados con este tipo de hechos recibirán un llamado fuerte del Ejecutivo Nacional, por lo que ahora se tiene la incertidumbre que el Dr. Alfonso Durazo es el bueno, pues después en el mensaje que ofreció el presidente, habló muy bien de Ana Gabriela Guevara, quien también ha sido señalada por corrupción, pero ha salido adelante.

En ningún estado el presidente de la República había recibido un enorme rechazo y reclamos de todos los colores y tal vez sus asesores se creyeron y confiaron en que todo estaba bien, aunque cuando hay una visita presidencial a un lugar, con tiempo los asesores comisionados, atienden las demandas de la población, logrando su objetivo, pero en Sonora tal vez los traicionaron y se confiaron, pues siempre habían estado los sectores de los lugares visitados confiados en la determinación del presidente ante las demandas que se presentan en este tipo de giras.

Ahora hasta en las televisoras no le dieron difusión a estos hechos, pues se considera que ya se llegó a un arreglo para la trasmisión de la educación a distancia y han puesto a trabajar su máquina de ingresos como lo buscaban con muchas críticas.

Hay inquietud por las deficiencias en la transmisión que hacen las televisoras a nivel nacional, pues si se registran fallas, la educación a distancia será un desastre o poco atractiva para una niñez que se la lleva viendo otros programas como lo hacen también algunos padres de familia.