/ martes 15 de septiembre de 2020

DE MI LIBRETA

Los intereses partidistas y personales dieron fin a la Conago




Hace años los gobernadores de los estados de la República Mexicana se unieron para hacer un solo frente y exigir al gobierno federal en turno mayores recursos y algunos lograron manejar millones de pesos y otros privilegios, pero fue mínimo el beneficio para las familias, sobre todo las más pobres.

Con el sexenio anterior, algunos se fueron grandes con el desvío de millones del gobierno federal, de tal manera que algunos tuvieron que huir al extranjero para no ser juzgados por los abusos cometidos contra sus gobernados, pues la corrupción fue el mecanismo principal.

Ahora que el gobierno federal está de evitar que se repita la misma situación, algunos gobernadores están inconformes, ya que se cerró la llave federal, aunque todos tienen un presupuesto que les aprueba cada Congreso local, presupuesto que sin duda está elaborado para tratar de satisfacer las necesidades de sus gobernados.

Al no lograr los mismos privilegios que tuvieron con gobiernos federales anteriores, 10 de los de oposición se unieron para exigirle mayores recursos y tomando como base la pandemia, lo hicieron con una gran cantidad de adjetivos, de diversos colores, tratando que por la fuerza cambiara su postura de no otorgarles los millones de pesos que le solicitaban, por lo tanto algunos optaron por solicitar créditos para atender la situación problemática de sus entidades.

Por lo tanto, se han unidos a los grupos inconformes para atacar al presidente de la República por diversos frentes, manejando a sus gobernados y sobre todo a los pobres, quienes son presa fácil de convencer con despensas y otros apoyos económicos, para ponerlos al frente de su lucha, mientras ellos se quedan en sus refrigeradas oficinas, disfrutando el poder y el dinero que el pueblo paga vía impuestos para recibir un beneficio, pero pocos gobernadores se preocupan por regresarles algo de lo mucho que merecen.

De tantos comentarios que se han hecho recuerdo uno, que los gobernantes no se preocupan por generar mejores condiciones de vida del sector mayoritario en cada estado, los pobres, pues de motivar su desarrollo tanto educativo como económico con fuentes de empleo ya no tendrían a quién poner al frente de su lucha de intereses partidistas y personales, por lo que no les conviene ese cambio o esa atención a los que más necesitan, pues son quienes en tiempos electoreros hasta camiones les mandan para que salgan a votar y los conforman con algo de comida y su refresco o soda, como le llamamos también.

Esperemos que el presidente de la República no se deje chantajear y que de acuerdo con sus facultades de supervisión de cuentas e inversiones con recursos federales las encuentre bien aplicadas o de lo contrario se aplique la Ley, pues mientras haya corrupción, México y su pueblo seguirán pagando las deudas de los malos gobernantes.



Escucha sobre el maíz mexicano en nuestro podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Los intereses partidistas y personales dieron fin a la Conago




Hace años los gobernadores de los estados de la República Mexicana se unieron para hacer un solo frente y exigir al gobierno federal en turno mayores recursos y algunos lograron manejar millones de pesos y otros privilegios, pero fue mínimo el beneficio para las familias, sobre todo las más pobres.

Con el sexenio anterior, algunos se fueron grandes con el desvío de millones del gobierno federal, de tal manera que algunos tuvieron que huir al extranjero para no ser juzgados por los abusos cometidos contra sus gobernados, pues la corrupción fue el mecanismo principal.

Ahora que el gobierno federal está de evitar que se repita la misma situación, algunos gobernadores están inconformes, ya que se cerró la llave federal, aunque todos tienen un presupuesto que les aprueba cada Congreso local, presupuesto que sin duda está elaborado para tratar de satisfacer las necesidades de sus gobernados.

Al no lograr los mismos privilegios que tuvieron con gobiernos federales anteriores, 10 de los de oposición se unieron para exigirle mayores recursos y tomando como base la pandemia, lo hicieron con una gran cantidad de adjetivos, de diversos colores, tratando que por la fuerza cambiara su postura de no otorgarles los millones de pesos que le solicitaban, por lo tanto algunos optaron por solicitar créditos para atender la situación problemática de sus entidades.

Por lo tanto, se han unidos a los grupos inconformes para atacar al presidente de la República por diversos frentes, manejando a sus gobernados y sobre todo a los pobres, quienes son presa fácil de convencer con despensas y otros apoyos económicos, para ponerlos al frente de su lucha, mientras ellos se quedan en sus refrigeradas oficinas, disfrutando el poder y el dinero que el pueblo paga vía impuestos para recibir un beneficio, pero pocos gobernadores se preocupan por regresarles algo de lo mucho que merecen.

De tantos comentarios que se han hecho recuerdo uno, que los gobernantes no se preocupan por generar mejores condiciones de vida del sector mayoritario en cada estado, los pobres, pues de motivar su desarrollo tanto educativo como económico con fuentes de empleo ya no tendrían a quién poner al frente de su lucha de intereses partidistas y personales, por lo que no les conviene ese cambio o esa atención a los que más necesitan, pues son quienes en tiempos electoreros hasta camiones les mandan para que salgan a votar y los conforman con algo de comida y su refresco o soda, como le llamamos también.

Esperemos que el presidente de la República no se deje chantajear y que de acuerdo con sus facultades de supervisión de cuentas e inversiones con recursos federales las encuentre bien aplicadas o de lo contrario se aplique la Ley, pues mientras haya corrupción, México y su pueblo seguirán pagando las deudas de los malos gobernantes.



Escucha sobre el maíz mexicano en nuestro podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

ÚLTIMASCOLUMNAS