/ jueves 20 de mayo de 2021

El Faro

LA INCOMODIDAD DEL CRECIMIENTO


Tomar buenas decisiones requiere tener tiempo y espacio para pensar.

Mantenernos concentrados y enfocados, con un nivel de estrés bajo y actuar de manera empática y responsable se ha vuelto un verdadero reto, y las consecuencias de esta falta de habito y disciplina causa serios estragos en nuestra sociedad.

En la humanidad, hay dos tipos de personas; aquellas que viven, piensan, programan, sienten y se conducen de acuerdo a su situación presente y los otros, aquellos que están dispuestos a sacrificar el ahora y el hoy por algo que no existe, algo que no ven y que no tienen. Sin embargo, sus planes, acciones, pensamientos y desenvolvimiento son el resultado de un punto en el horizonte, de una visión…y es este tipo de personas quienes comparten un común denominador en su vida. Si bien es cierto, que se identifican por pensar con más claridad y hacer mejores juicios, también han honrado e invitado a la soledad a su vida.

La soledad fomenta el pensamiento independiente

Es bueno aceptar consejos y apoyarse en las opiniones de otros, pero debemos de confiar en nuestro propio pensamiento. Tomar nuestras propias decisiones y así asumir la plena responsabilidad de nuestras acciones y resultados.

El objetivo principal es protegernos de las malas influencias, de aquellas no deseadas; en particular, tratar de evitar a cualquiera persona que solo vea el ahora y no sean capaces de visualizar y construir más allá de lo que nos rodea.

Convertirse en un pensador independiente es una de las cosas más importantes que uno puede hacer en su vida. Cuando pensamos por nosotros mismos, podemos permanecer abiertos a las opiniones, conocimientos y aportes de otras personas, pero siempre formando nuestro propio juicio final.

Esto nos da un sentido de libertad y responsabilidad personal. Cuando tomemos una decisión que no sale bien, no culpar a los demás, pero tampoco juzgarnos a nosotros mismos con demasiada dureza. Simplemente tomamos una mala decisión. Al menos pensamos por nosotros mismos, y esto es aprendizaje.

La soledad te ayuda a concentrarte en las cosas que importan

A menudo, no podemos resolver nuestros problemas porque no invertimos lo suficiente en pensar en la solución. Actuamos demasiado rápido o no tenemos la energía mental para dedicar tiempo a nuestros desafíos.

Pensar requiere tiempo y energía. Requiere un ir y venir de nuestras ideas. Requiere analizar los problemas desde diferentes perspectivas. Pero casi nunca nos damos el tiempo para pensar. La mayoría de nosotros somos interrumpidos constantemente, y lo permitimos y después nos vemos obligados a tomar decisiones las cuales no son las mejores.

Necesitamos continuidad de pensamiento. Necesitamos poder tener más de 15 minutos de pensamiento ininterrumpido, y si es necesario debemos de tomar medidas rigurosas para evitar ser distraídos.

En nuestro mundo vertiginoso, tendemos a valorar la rapidez sobre la calidad. Siempre estamos rodeados de las voces de otras personas: amigos, familiares, colegas, redes sociales, influencers, podcasts, audiolibros, etc… La clave para convertirse en un mejor pensador y en la toma de decisiones es darse más tiempo.

¿Cuánto es demasiado tiempo a solas?

Aunque la soledad es importante, no debemos exagerar hasta el punto de cortar nuestros lazos y conexiones sociales. Las investigaciones muestran que la soledad puede tener impactos negativos en nuestra salud, como una mayor probabilidad de enfermedades cardiovasculares. Es por eso que primero debemos averiguar cuánto tiempo a solas es beneficioso para cada uno de nosotros.

Se necesita algo paciencia y experimentación para descubrir qué tan beneficiosa es la soledad. Después de un período de estar rodeado de gente, a menudo nos agobiamos y anhelamos algo, deseamos un break, así que mejor intenta aislarte y pasar uno o dos días completamente solo.

Otro método eficaz es desafiarnos y hacer lo contrario de lo que hacemos habitualmente. Si somos extrovertidos, pasar una tarde solos. Si somos extremadamente introvertidos, pasar menos tiempo solos y salir más con familiares, amigos o conocidos. Prestar atención a cómo nos sentimos nos ayudará a determinar la cantidad óptima de soledad.

La soledad hace que tu juicio sea auténtico

Darnos el suficiente tiempo y espacio ininterrumpidos para pensar. Tenemos que procesar mucha información externa que potencialmente influye en nosotros. Sin embargo, agregando más soledad y escuchando nuestros propios pensamientos, podemos llegar a ideas auténticas para así formar mejores juicios.


El mundo se mueve rápido. Tienes el control absoluto para frenarlo un poco.


David Martínez

RMR Consultores

david@rmr.mx

LA INCOMODIDAD DEL CRECIMIENTO


Tomar buenas decisiones requiere tener tiempo y espacio para pensar.

Mantenernos concentrados y enfocados, con un nivel de estrés bajo y actuar de manera empática y responsable se ha vuelto un verdadero reto, y las consecuencias de esta falta de habito y disciplina causa serios estragos en nuestra sociedad.

En la humanidad, hay dos tipos de personas; aquellas que viven, piensan, programan, sienten y se conducen de acuerdo a su situación presente y los otros, aquellos que están dispuestos a sacrificar el ahora y el hoy por algo que no existe, algo que no ven y que no tienen. Sin embargo, sus planes, acciones, pensamientos y desenvolvimiento son el resultado de un punto en el horizonte, de una visión…y es este tipo de personas quienes comparten un común denominador en su vida. Si bien es cierto, que se identifican por pensar con más claridad y hacer mejores juicios, también han honrado e invitado a la soledad a su vida.

La soledad fomenta el pensamiento independiente

Es bueno aceptar consejos y apoyarse en las opiniones de otros, pero debemos de confiar en nuestro propio pensamiento. Tomar nuestras propias decisiones y así asumir la plena responsabilidad de nuestras acciones y resultados.

El objetivo principal es protegernos de las malas influencias, de aquellas no deseadas; en particular, tratar de evitar a cualquiera persona que solo vea el ahora y no sean capaces de visualizar y construir más allá de lo que nos rodea.

Convertirse en un pensador independiente es una de las cosas más importantes que uno puede hacer en su vida. Cuando pensamos por nosotros mismos, podemos permanecer abiertos a las opiniones, conocimientos y aportes de otras personas, pero siempre formando nuestro propio juicio final.

Esto nos da un sentido de libertad y responsabilidad personal. Cuando tomemos una decisión que no sale bien, no culpar a los demás, pero tampoco juzgarnos a nosotros mismos con demasiada dureza. Simplemente tomamos una mala decisión. Al menos pensamos por nosotros mismos, y esto es aprendizaje.

La soledad te ayuda a concentrarte en las cosas que importan

A menudo, no podemos resolver nuestros problemas porque no invertimos lo suficiente en pensar en la solución. Actuamos demasiado rápido o no tenemos la energía mental para dedicar tiempo a nuestros desafíos.

Pensar requiere tiempo y energía. Requiere un ir y venir de nuestras ideas. Requiere analizar los problemas desde diferentes perspectivas. Pero casi nunca nos damos el tiempo para pensar. La mayoría de nosotros somos interrumpidos constantemente, y lo permitimos y después nos vemos obligados a tomar decisiones las cuales no son las mejores.

Necesitamos continuidad de pensamiento. Necesitamos poder tener más de 15 minutos de pensamiento ininterrumpido, y si es necesario debemos de tomar medidas rigurosas para evitar ser distraídos.

En nuestro mundo vertiginoso, tendemos a valorar la rapidez sobre la calidad. Siempre estamos rodeados de las voces de otras personas: amigos, familiares, colegas, redes sociales, influencers, podcasts, audiolibros, etc… La clave para convertirse en un mejor pensador y en la toma de decisiones es darse más tiempo.

¿Cuánto es demasiado tiempo a solas?

Aunque la soledad es importante, no debemos exagerar hasta el punto de cortar nuestros lazos y conexiones sociales. Las investigaciones muestran que la soledad puede tener impactos negativos en nuestra salud, como una mayor probabilidad de enfermedades cardiovasculares. Es por eso que primero debemos averiguar cuánto tiempo a solas es beneficioso para cada uno de nosotros.

Se necesita algo paciencia y experimentación para descubrir qué tan beneficiosa es la soledad. Después de un período de estar rodeado de gente, a menudo nos agobiamos y anhelamos algo, deseamos un break, así que mejor intenta aislarte y pasar uno o dos días completamente solo.

Otro método eficaz es desafiarnos y hacer lo contrario de lo que hacemos habitualmente. Si somos extrovertidos, pasar una tarde solos. Si somos extremadamente introvertidos, pasar menos tiempo solos y salir más con familiares, amigos o conocidos. Prestar atención a cómo nos sentimos nos ayudará a determinar la cantidad óptima de soledad.

La soledad hace que tu juicio sea auténtico

Darnos el suficiente tiempo y espacio ininterrumpidos para pensar. Tenemos que procesar mucha información externa que potencialmente influye en nosotros. Sin embargo, agregando más soledad y escuchando nuestros propios pensamientos, podemos llegar a ideas auténticas para así formar mejores juicios.


El mundo se mueve rápido. Tienes el control absoluto para frenarlo un poco.


David Martínez

RMR Consultores

david@rmr.mx

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 09 de junio de 2021

EL FARO

David A. Martínez

jueves 03 de junio de 2021

EL FARO

David A. Martínez

jueves 20 de mayo de 2021

El Faro

David A. Martínez

jueves 18 de marzo de 2021

El Faro

David A. Martínez

miércoles 17 de febrero de 2021

EL FARO

David A. Martínez

martes 16 de febrero de 2021

EL FARO

David A. Martínez

miércoles 03 de febrero de 2021

EL FARO

David A. Martínez

miércoles 27 de enero de 2021

EL FARO

David A. Martínez

miércoles 20 de enero de 2021

El Faro

David A. Martínez

jueves 14 de enero de 2021

El Faro

David A. Martínez

Cargar Más