/ sábado 6 de julio de 2024

ElCrítico21 | Un lugar en el silencio: Calladita te ves más bonita

¿Qué pasaría si llegamos al fin del mundo cuando ya no hay nada que perder? Quizás el Apocalipsis dejaría de ser pavoroso y lo soportaríamos con mayor dignidad y estoicismo: al estar en la fila de la muerte, cualquier cataclismo suena liberador.

Evitaríamos el proceso de duelo. Aceleraríamos negación, ira, negociación y depresión. La aceptación vendría más rápido.

Esta es la premisa de Un lugar en silencio, día uno ( Michael Sarnoski, 2024 ), tercera entrega de la popular franquicia iniciada hace ya seis años y que ahora presenta una de las mejores alternativas en cartelera porque logra conectar de manera emocional con el auditorio, sin renunciar a su naturaleza aterradora.

La trama sigue a Sammy ( Lupita Nyong’o ), joven paciente con cáncer terminal que visita Nueva York – la metrópolis más ruidosa de occidente – justo cuando es invadida por los alienígenas de oídos letales. Ahora, ante el radical destino que le rodea, decide enfrentar lo inevitable de la mejor forma: solo desea volver a comer un trozo de pizza de su restaurante favorito.

En su insólito – pero jamás absurdo – periplo le acompañará un desconocido, Eric ( Joseph Quinn ) y, por supuesto, el nuevo roba escenas de la película: Frodo, el gato.

Un minino es mucho más silencioso que un can. Y la inteligencia y sensibilidad aparente de éste, une a los dos humanos en esta aventura de una pareja de solitarios perdidos que se encuentran a sí mismos en un contexto abominable y devastador.

Es así como, asistir al estreno de Un lugar en silencio, día uno, es útil para comprobar que las mejores historias son aquellas que construyen grandes personajes.

Un lugar en silencio, día uno contiene profundidad emocional y suspenso impecable. Sin proporcionar explicación acerca de los invasores, avanza entre la ciencia ficción y el drama humano. Todo con la presencia inefable de un felino que salva a los protagonistas y aún a la cinta.

El guión muestra hallazgos que el espectador sin duda apreciará. Desde lluvia y truenos que pueden ocultar los gritos, hasta un show de magia improvisado para un público imaginario. Ambas escenas anticipan la carga agridulce que reserva en su desenlace Un lugar en silencio, día uno.

Además, el filme vuelve a cuidar el sonido hasta el último detalle, lo que contribuye a incrementar el miedo en cada secuencia necesaria. Efectos visuales y fotografía cumplen con creces para provocar un ambiente atractivo y entretenido, gato aparte.

Un lugar en silencio, día uno capitaliza su propio bagaje – los humanos no pueden elevar los decibeles, no sabemos gran cosa acerca de los invasores y el mundo es ahora un sitio devastado – para elaborar una narrativa que corre en dos pistas: la terrorífica ficción y las contradicciones humanas desconocidas en galaxias lejanas.

Que leer antes o después de la función

Desayuno en Tiffany’s, de Truman Capote. Holly Golightly, una escort neoyorkina vive sola con un gato que no tiene nombre porque ella solo se encuentra de paso por la ciudad; las cosas comienzan a cambiar cuando conoce a un aspirante a escritor que entra en su vida.


¿Qué pasaría si llegamos al fin del mundo cuando ya no hay nada que perder? Quizás el Apocalipsis dejaría de ser pavoroso y lo soportaríamos con mayor dignidad y estoicismo: al estar en la fila de la muerte, cualquier cataclismo suena liberador.

Evitaríamos el proceso de duelo. Aceleraríamos negación, ira, negociación y depresión. La aceptación vendría más rápido.

Esta es la premisa de Un lugar en silencio, día uno ( Michael Sarnoski, 2024 ), tercera entrega de la popular franquicia iniciada hace ya seis años y que ahora presenta una de las mejores alternativas en cartelera porque logra conectar de manera emocional con el auditorio, sin renunciar a su naturaleza aterradora.

La trama sigue a Sammy ( Lupita Nyong’o ), joven paciente con cáncer terminal que visita Nueva York – la metrópolis más ruidosa de occidente – justo cuando es invadida por los alienígenas de oídos letales. Ahora, ante el radical destino que le rodea, decide enfrentar lo inevitable de la mejor forma: solo desea volver a comer un trozo de pizza de su restaurante favorito.

En su insólito – pero jamás absurdo – periplo le acompañará un desconocido, Eric ( Joseph Quinn ) y, por supuesto, el nuevo roba escenas de la película: Frodo, el gato.

Un minino es mucho más silencioso que un can. Y la inteligencia y sensibilidad aparente de éste, une a los dos humanos en esta aventura de una pareja de solitarios perdidos que se encuentran a sí mismos en un contexto abominable y devastador.

Es así como, asistir al estreno de Un lugar en silencio, día uno, es útil para comprobar que las mejores historias son aquellas que construyen grandes personajes.

Un lugar en silencio, día uno contiene profundidad emocional y suspenso impecable. Sin proporcionar explicación acerca de los invasores, avanza entre la ciencia ficción y el drama humano. Todo con la presencia inefable de un felino que salva a los protagonistas y aún a la cinta.

El guión muestra hallazgos que el espectador sin duda apreciará. Desde lluvia y truenos que pueden ocultar los gritos, hasta un show de magia improvisado para un público imaginario. Ambas escenas anticipan la carga agridulce que reserva en su desenlace Un lugar en silencio, día uno.

Además, el filme vuelve a cuidar el sonido hasta el último detalle, lo que contribuye a incrementar el miedo en cada secuencia necesaria. Efectos visuales y fotografía cumplen con creces para provocar un ambiente atractivo y entretenido, gato aparte.

Un lugar en silencio, día uno capitaliza su propio bagaje – los humanos no pueden elevar los decibeles, no sabemos gran cosa acerca de los invasores y el mundo es ahora un sitio devastado – para elaborar una narrativa que corre en dos pistas: la terrorífica ficción y las contradicciones humanas desconocidas en galaxias lejanas.

Que leer antes o después de la función

Desayuno en Tiffany’s, de Truman Capote. Holly Golightly, una escort neoyorkina vive sola con un gato que no tiene nombre porque ella solo se encuentra de paso por la ciudad; las cosas comienzan a cambiar cuando conoce a un aspirante a escritor que entra en su vida.