/ martes 22 de septiembre de 2020

En Chihuahua, la guerra por el agua

Mucho se ha hablado por el gobernador de Chihuahua y campesinos, movidos por los terratenientes que tienen acaparada el agua, de tal forma que quienes siembran menos se ven en problemas por la falta de preciado líquido, aunque esto tampoco debe ser problema, ya que a cada agricultor registrado en Conagua se le otorga permisos de riego, para que trabaje de 20, 50 a 100 hectáreas, pues recibe una concesión del gobierno federal y nadie se la pueda quitar, a menos que la venda.

Lo que pasa es que el gobernador y tanto exgobernadores como presidentes municipales se beneficiaron del cargo, adquiriendo más terrenos y permisos de riego, ya sea vendidos o rentados y los grandes hacendados tienen hasta presas en sus terrenos, afectando a quienes no cuentan con recursos para lograr más autorizaciones.

Esto ya se venía venir, pues el río Bravo que cruza la parte Norte de los estados de Chihuahua, Nuevo León Coahuila y Tamaulipas no nace en Chihuahua, sino en la parte Norte del vecino país, por lo que existen convenios internacionales para distribuir el agua entre las dos naciones.

En los últimos sexenios del gobierno mexicano, los presidentes no cumplieron ese convenio existente y ahora que el actual lo hace para evitar problemas de escasez de agua, lo acusan de todo y hasta lo insultan, que porque les falta el recurso. Hay dos ríos que vienen de Estados Unidos y llegan a Chihuahua y gracias a éstos, han logrado un desarrollo agrícola y ganadero un grupo de políticos voraces que no le importa las necesidades de los habitantes de su estado.

Olvidan que el agua que reciben es gracias a un convenio entre los dos países y si México no cumple la entrega del agua como lo determina, los gobernadores de los estados vecinos pueden ordenar el cierre del agua para Chihuahua, pues tienen presas, suficientes para lograrlo y entonces el daño para los ganaderos y agricultores de todas las clases sociales sería irreparable.

Lo que sucede es que el gobernador de Chihuahua ha sido siempre muy intransigente con el gobierno federal, pues tuvo enfrentamientos con Peña Nieto por la exigencia de recursos y ahora se ha convertido en acérrimo enemigo de López Obrador, por el aspecto político, apoyado tanto por la camarilla de grandes empresarios como sus compañeros exgobernadores, a quienes viene manipulando por el aspecto político, pues se ha unido al grupo que dirige un empresario que no pagaba impuestos, como se ha publicado y ahora es uno de los promotores principales de dicho movimiento, junto al mandatario estatal.

Los convenios con el vecino país para el riego de la zona agrícola y ganadera de Mexicali y San Luis R.C. es similar que se tienen en Chihuahua, aquí cada quien tiene su permiso de riego otorgado por el gobierno federal, con lo cual el distrito de riego le entrega el agua para su parcela y a nadie se le puede negar, pues un derecho como agricultor.

A pesar que el gobierno federal les indica que no vendan sus derechos de agua, algunos lo hacen, por lo que ya no pueden sembrar y comercian su parcela.


Mucho se ha hablado por el gobernador de Chihuahua y campesinos, movidos por los terratenientes que tienen acaparada el agua, de tal forma que quienes siembran menos se ven en problemas por la falta de preciado líquido, aunque esto tampoco debe ser problema, ya que a cada agricultor registrado en Conagua se le otorga permisos de riego, para que trabaje de 20, 50 a 100 hectáreas, pues recibe una concesión del gobierno federal y nadie se la pueda quitar, a menos que la venda.

Lo que pasa es que el gobernador y tanto exgobernadores como presidentes municipales se beneficiaron del cargo, adquiriendo más terrenos y permisos de riego, ya sea vendidos o rentados y los grandes hacendados tienen hasta presas en sus terrenos, afectando a quienes no cuentan con recursos para lograr más autorizaciones.

Esto ya se venía venir, pues el río Bravo que cruza la parte Norte de los estados de Chihuahua, Nuevo León Coahuila y Tamaulipas no nace en Chihuahua, sino en la parte Norte del vecino país, por lo que existen convenios internacionales para distribuir el agua entre las dos naciones.

En los últimos sexenios del gobierno mexicano, los presidentes no cumplieron ese convenio existente y ahora que el actual lo hace para evitar problemas de escasez de agua, lo acusan de todo y hasta lo insultan, que porque les falta el recurso. Hay dos ríos que vienen de Estados Unidos y llegan a Chihuahua y gracias a éstos, han logrado un desarrollo agrícola y ganadero un grupo de políticos voraces que no le importa las necesidades de los habitantes de su estado.

Olvidan que el agua que reciben es gracias a un convenio entre los dos países y si México no cumple la entrega del agua como lo determina, los gobernadores de los estados vecinos pueden ordenar el cierre del agua para Chihuahua, pues tienen presas, suficientes para lograrlo y entonces el daño para los ganaderos y agricultores de todas las clases sociales sería irreparable.

Lo que sucede es que el gobernador de Chihuahua ha sido siempre muy intransigente con el gobierno federal, pues tuvo enfrentamientos con Peña Nieto por la exigencia de recursos y ahora se ha convertido en acérrimo enemigo de López Obrador, por el aspecto político, apoyado tanto por la camarilla de grandes empresarios como sus compañeros exgobernadores, a quienes viene manipulando por el aspecto político, pues se ha unido al grupo que dirige un empresario que no pagaba impuestos, como se ha publicado y ahora es uno de los promotores principales de dicho movimiento, junto al mandatario estatal.

Los convenios con el vecino país para el riego de la zona agrícola y ganadera de Mexicali y San Luis R.C. es similar que se tienen en Chihuahua, aquí cada quien tiene su permiso de riego otorgado por el gobierno federal, con lo cual el distrito de riego le entrega el agua para su parcela y a nadie se le puede negar, pues un derecho como agricultor.

A pesar que el gobierno federal les indica que no vendan sus derechos de agua, algunos lo hacen, por lo que ya no pueden sembrar y comercian su parcela.