/ jueves 8 de octubre de 2020

Gancho al hígado a la impunidad. Efecto de permitir que el pueblo exija castigo contra los presidentes de la república

La resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al declarar CONSTITUCIONAL el derecho del pueblo para votar si castigan a no a los presidentes de la república, por ACTOS DE CORRUPCIÓN Y ACCIONES DE GOBIERNO ERRÓNEAS QUE HAYAN LESIONADO A LOS MEXICANOS. Sin duda que esta disposición elevada a rango constitucional, abrirá nuevas alternativas de manifestarse contra los corruptos del más alto nivel, como eran los presidentes, gobernadores, senadores y diputados federales, que han sido intocables aunque, a los presidentes se les tenía aparte de todos como vacas sagradas, donde ninguna ley contempla molestarlos, razón por la cual, salen multimillonarios y con participación de por vida en varios negocios que hacen con prestanombres.

En América, casi todos los países tienen contemplado en sus leyes penas y sanciones contra los presidentes de la república, menos en Cuba, Venezuela, Haití, y México, por eso los presidentes en esos países pretenden eternizarse hasta que mueren pero, aquí en México, se proponían por un grupo conformado hace muchos años para designar presidentes, ya que el único partido que existía en el poder y que ya rebasaba los 70 años de manejar el poder, generó muchas formas de designar candidatos según convenía al grupo en su momento, como es el llamado grupo Atlacomulco de donde salió últimamente Peña Nieto.

El poder castigar a los presidentes corruptos o por sus malas decisiones políticas y administrativas, sin duda traerá un nuevo aire a los mexicanos al saber que estos tienen el poder de votar que se les castigue. Aparte, es posible que se den cambios en el comportamiento de los demás funcionarios públicos al tener en cuenta que su jefe también se puede encarcelar, lo cual, beneficiaria a la sociedad ya que existe hoy tanto descaro en ese nivel presidencial, donde aventaban acuerdos y decretos presidenciales llenos de mentiras, falsedades, simulaciones para hacerse de negocios, para repartir fondos para apoyos que se perdían más de lo que entregaban, donde Hacían estructuras administrativas para meter más gente de su partido para Facilitar mantenerse en el poder, en fin, todavía se tiene bastante podrido el sistema administrativo de gobierno, donde a nadie le importa conocer si lo que se hace está bien o no, y acorde a la necesidad social actual, si no es posible eliminar la corrupción existente en la cosa pública, este país seguirá dando unos 500 trillonarios, unos 1,000 billonarios y unos 5 mil multimillonarios cada sexenio y, unos 20,000 nuevos pobres anuales, como resultado del tipo de gobierno que se desarrolla y, curiosamente, la deuda pública sigue creciendo, nunca podemos tener un gobierno administrativamente normal, donde no exista deuda, que los ingresos sean suficientes para cubrir el gasto fijo y, lo que se invierta en obras y servicios sean las ganancias que se supone se genera al pagar impuestos por cientos de miles de contribuyentes, contra los administradores, pero, en la práctica los administradores se llevan todo y por lo tanto, para hacer obras solamente inventando impuestos vergonzosos y generando deuda, ya que no se logra que la eficiencia llegue a encabezar la eficacia de gobernar, por tantas viejas costumbres y malos hábitos que se han creado, derivado de tanto corrupto que nos ha gobernado y la nula actuación del pueblo, harto de la impunidad e inutilidad de los impartidores de justicia, por eso es trascendente lo ocurrido al darle facultades al pueblo de que se pronuncie contra los malos gobernantes, a ver si así llegamos a sentir confianza en nuestras autoridades, por lo tanto, según lo que vemos ahora, la mayoría del pueblo común, quisiera que AMLO continuara en el poder ya que nunca se ha tenido esperanzas con el PRI ni con el PAN, debido a las actitudes de sus dirigentes más no de sus militantes.


La resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al declarar CONSTITUCIONAL el derecho del pueblo para votar si castigan a no a los presidentes de la república, por ACTOS DE CORRUPCIÓN Y ACCIONES DE GOBIERNO ERRÓNEAS QUE HAYAN LESIONADO A LOS MEXICANOS. Sin duda que esta disposición elevada a rango constitucional, abrirá nuevas alternativas de manifestarse contra los corruptos del más alto nivel, como eran los presidentes, gobernadores, senadores y diputados federales, que han sido intocables aunque, a los presidentes se les tenía aparte de todos como vacas sagradas, donde ninguna ley contempla molestarlos, razón por la cual, salen multimillonarios y con participación de por vida en varios negocios que hacen con prestanombres.

En América, casi todos los países tienen contemplado en sus leyes penas y sanciones contra los presidentes de la república, menos en Cuba, Venezuela, Haití, y México, por eso los presidentes en esos países pretenden eternizarse hasta que mueren pero, aquí en México, se proponían por un grupo conformado hace muchos años para designar presidentes, ya que el único partido que existía en el poder y que ya rebasaba los 70 años de manejar el poder, generó muchas formas de designar candidatos según convenía al grupo en su momento, como es el llamado grupo Atlacomulco de donde salió últimamente Peña Nieto.

El poder castigar a los presidentes corruptos o por sus malas decisiones políticas y administrativas, sin duda traerá un nuevo aire a los mexicanos al saber que estos tienen el poder de votar que se les castigue. Aparte, es posible que se den cambios en el comportamiento de los demás funcionarios públicos al tener en cuenta que su jefe también se puede encarcelar, lo cual, beneficiaria a la sociedad ya que existe hoy tanto descaro en ese nivel presidencial, donde aventaban acuerdos y decretos presidenciales llenos de mentiras, falsedades, simulaciones para hacerse de negocios, para repartir fondos para apoyos que se perdían más de lo que entregaban, donde Hacían estructuras administrativas para meter más gente de su partido para Facilitar mantenerse en el poder, en fin, todavía se tiene bastante podrido el sistema administrativo de gobierno, donde a nadie le importa conocer si lo que se hace está bien o no, y acorde a la necesidad social actual, si no es posible eliminar la corrupción existente en la cosa pública, este país seguirá dando unos 500 trillonarios, unos 1,000 billonarios y unos 5 mil multimillonarios cada sexenio y, unos 20,000 nuevos pobres anuales, como resultado del tipo de gobierno que se desarrolla y, curiosamente, la deuda pública sigue creciendo, nunca podemos tener un gobierno administrativamente normal, donde no exista deuda, que los ingresos sean suficientes para cubrir el gasto fijo y, lo que se invierta en obras y servicios sean las ganancias que se supone se genera al pagar impuestos por cientos de miles de contribuyentes, contra los administradores, pero, en la práctica los administradores se llevan todo y por lo tanto, para hacer obras solamente inventando impuestos vergonzosos y generando deuda, ya que no se logra que la eficiencia llegue a encabezar la eficacia de gobernar, por tantas viejas costumbres y malos hábitos que se han creado, derivado de tanto corrupto que nos ha gobernado y la nula actuación del pueblo, harto de la impunidad e inutilidad de los impartidores de justicia, por eso es trascendente lo ocurrido al darle facultades al pueblo de que se pronuncie contra los malos gobernantes, a ver si así llegamos a sentir confianza en nuestras autoridades, por lo tanto, según lo que vemos ahora, la mayoría del pueblo común, quisiera que AMLO continuara en el poder ya que nunca se ha tenido esperanzas con el PRI ni con el PAN, debido a las actitudes de sus dirigentes más no de sus militantes.