/ jueves 6 de agosto de 2020

PALCO DE ORO

La supuesta justicia que aplican los jueces



La Justicia según lo que casi todos entienden lo que significa, en el caso de los mexicanos, la mayoría ha tenido como premisa considerar a los Jueces como algo moralmente limpio y puro, es decir coloquialmente como la pureza en penca. A lo largo de los años, se les ha dejado actuar casi desconociendo su existencia lo cual, ha generado un sinfín de efectos negativos sin pasar por alto la corrupción judicial con precios estratosféricos según el trámite y proceso de que se trate. Los abogados en su gran mayoría y con muy raras excepciones, callan y aceptan los actos procesales delincuenciales que les hacen los jueces, dejando que el gobernado y cliente de este cargue con el problema pues, la mayoría no se atreve a levantar la voz en contra de los jueces, ya que temen les dificulten realizar su trabajo litigioso. Lo anterior y el silencio además de la población, ha creado un serio problema nacional de credibilidad en la eficiencia judicial e impartición de justicia. La exagerada delincuencia a lo largo y ancho del país, en la mayor parte del porqué, se debe a la ineficacia de los gobernantes y la corrupción generada por la facilidad de extorsionar y robar en el sector público, al cabo no pasa nada. Lo anterior viene a colación ahora porque, me llamo la atención las declaraciones del Secretario de la Defensa Nacional, al señalar y referirse a los jueces de los Estados y Federación, para que cumplan con su tarea de aplicar la ley e impartir justicia de forma responsable y según las disposiciones legales, ponderando las acciones del Ejercito y el riesgo de perder la vida de sus elementos en el combate contra la delincuencia organizada, cosa que la mayoría de los Mexicanos reconocemos y aceptamos que así ocurre con quienes realizan esas acciones, confirmando que al único que se le tiene confianza para enfrentar a la delincuencia, así como representar la ley en beneficio de la sociedad, es el Ejercito y Marina de México. Como reconocimiento de la actitud muy cuestionable de los jueces, al dejar en libertad a los delincuentes que son aprehendidos con mucho esfuerzo y riesgo de los elementos castrenses y a veces en conjunto con elementos policiacos, es lo que creo significa la recomendación que hizo el Secretario de la Defensa Nacional a los Jueces, en mi punto de vista falto agregar que los agentes del ministerio público realicen mejor sus procedimientos de investigación y consignación, pues parece que no existen según los hechos que se conocen y males que padece la sociedad. Ante tales circunstancias que prevalecen, una acción que podría corregir la conducta cuestionable de los jueces, en corto tiempo, seria efectuar un examen selectivo a los procesos judiciales desarrollados donde se ha dictado sentencias, por un grupo encargado de dirigir las actividades de revisión de expedientes, conformado por abogados del Ejercito y Marina o contratados por estos, y de la Fiscalía General, por lo tanto, al revisar y encontrar deficiencias o actos deliberados de corrupción judicial, se les aplicarían penas a los funcionarios públicos derivado de las sanciones que establece la Ley de Responsabilidades de Servidores Públicos existente, que nadie aplica. Iniciando las acciones de revisión de expedientes y con la visión de castigar a los malos funcionarios, a partir de ese momento los aplicadores de la ley y de justicia, sin duda darían un cambio de actitudes como de la noche a la mañana, además, es de considerar, que muchos pensarían continuar en el cargo, lo cual, deberá permitir modificar las reglas para otorgar cargos de jueces, no como ahora, todo ha sido producto de compadrazgos políticos y sistemas mafiosos de organización para otorgar los cargos, ya que lo correcto sería que fueran electos por el pueblo, de otra forma, esto seguirá por muchos años practicando actos de corrupción, como el siguiente chiste, donde llego un tipo a ver el cura del pueblo para que diera una misa de cuerpo presente, a un perro que se le murió y que lo quería mucho, al caso, el cura le respondió que su petición era un insulto a la casa de dios y un pecado mortal, para lo cual, el solicitante le pidió disculpas y agrego que pensaba darle unos diez mil pesos por el servicio, cosa que provoco una reacción del cura quien a su vez le dijo, perdona hijo por un momento creí que el perro no era cristiano.

La supuesta justicia que aplican los jueces



La Justicia según lo que casi todos entienden lo que significa, en el caso de los mexicanos, la mayoría ha tenido como premisa considerar a los Jueces como algo moralmente limpio y puro, es decir coloquialmente como la pureza en penca. A lo largo de los años, se les ha dejado actuar casi desconociendo su existencia lo cual, ha generado un sinfín de efectos negativos sin pasar por alto la corrupción judicial con precios estratosféricos según el trámite y proceso de que se trate. Los abogados en su gran mayoría y con muy raras excepciones, callan y aceptan los actos procesales delincuenciales que les hacen los jueces, dejando que el gobernado y cliente de este cargue con el problema pues, la mayoría no se atreve a levantar la voz en contra de los jueces, ya que temen les dificulten realizar su trabajo litigioso. Lo anterior y el silencio además de la población, ha creado un serio problema nacional de credibilidad en la eficiencia judicial e impartición de justicia. La exagerada delincuencia a lo largo y ancho del país, en la mayor parte del porqué, se debe a la ineficacia de los gobernantes y la corrupción generada por la facilidad de extorsionar y robar en el sector público, al cabo no pasa nada. Lo anterior viene a colación ahora porque, me llamo la atención las declaraciones del Secretario de la Defensa Nacional, al señalar y referirse a los jueces de los Estados y Federación, para que cumplan con su tarea de aplicar la ley e impartir justicia de forma responsable y según las disposiciones legales, ponderando las acciones del Ejercito y el riesgo de perder la vida de sus elementos en el combate contra la delincuencia organizada, cosa que la mayoría de los Mexicanos reconocemos y aceptamos que así ocurre con quienes realizan esas acciones, confirmando que al único que se le tiene confianza para enfrentar a la delincuencia, así como representar la ley en beneficio de la sociedad, es el Ejercito y Marina de México. Como reconocimiento de la actitud muy cuestionable de los jueces, al dejar en libertad a los delincuentes que son aprehendidos con mucho esfuerzo y riesgo de los elementos castrenses y a veces en conjunto con elementos policiacos, es lo que creo significa la recomendación que hizo el Secretario de la Defensa Nacional a los Jueces, en mi punto de vista falto agregar que los agentes del ministerio público realicen mejor sus procedimientos de investigación y consignación, pues parece que no existen según los hechos que se conocen y males que padece la sociedad. Ante tales circunstancias que prevalecen, una acción que podría corregir la conducta cuestionable de los jueces, en corto tiempo, seria efectuar un examen selectivo a los procesos judiciales desarrollados donde se ha dictado sentencias, por un grupo encargado de dirigir las actividades de revisión de expedientes, conformado por abogados del Ejercito y Marina o contratados por estos, y de la Fiscalía General, por lo tanto, al revisar y encontrar deficiencias o actos deliberados de corrupción judicial, se les aplicarían penas a los funcionarios públicos derivado de las sanciones que establece la Ley de Responsabilidades de Servidores Públicos existente, que nadie aplica. Iniciando las acciones de revisión de expedientes y con la visión de castigar a los malos funcionarios, a partir de ese momento los aplicadores de la ley y de justicia, sin duda darían un cambio de actitudes como de la noche a la mañana, además, es de considerar, que muchos pensarían continuar en el cargo, lo cual, deberá permitir modificar las reglas para otorgar cargos de jueces, no como ahora, todo ha sido producto de compadrazgos políticos y sistemas mafiosos de organización para otorgar los cargos, ya que lo correcto sería que fueran electos por el pueblo, de otra forma, esto seguirá por muchos años practicando actos de corrupción, como el siguiente chiste, donde llego un tipo a ver el cura del pueblo para que diera una misa de cuerpo presente, a un perro que se le murió y que lo quería mucho, al caso, el cura le respondió que su petición era un insulto a la casa de dios y un pecado mortal, para lo cual, el solicitante le pidió disculpas y agrego que pensaba darle unos diez mil pesos por el servicio, cosa que provoco una reacción del cura quien a su vez le dijo, perdona hijo por un momento creí que el perro no era cristiano.