/ miércoles 24 de noviembre de 2021

Perfiles

Volver a los valores


La necesidad de una educación en valores es evidente. Vivimos una crisis social, en la que problemáticas como la violencia, la inseguridad, la desigualdad socioeconómica, la corrupción y la discriminación se han apoderado de nuestra cotidianidad.

Se manifiestan en diferentes contextos sociales, en las calles, dentro de los mismos hogares e incluso en las instituciones educativas. La educación es por naturaleza, una cuestión de valores.

Los esfuerzos en torno a volver a los valores debe ser encabezada en casa y reforzada en las instituciones, porque recordemos que la educación comienza en casa con el simple hecho de decir buenos días, buenas tardes, con permiso, me permite pasar, etc, cosas tan triviales, que los estudiantes se les olvida realizar como parte de los buenos modales.

Estos valores se relacionan con los derechos naturales del ser humano que en teoría son inquebrantables, inalienables y universales. Hablamos de la dignidad, la libertad, la equidad, el respeto y el amor que nos son innatos, por lo que una educación en valores debe estar dirigida siempre en pro del bien común basada en la inteligencia, en la consciencia y en la voluntad.

Como seres humanos tenemos la necesidad de generar derechos para satisfacerlas, por lo que emergen deberes naturales para atender estas necesidades por medio de los valores que se traducen en derechos naturales.

De esta manera, nos aproximamos a lo que probablemente sea ese eje de trabajo que son los valores traducidos en derechos naturales que fortalecen la vida social en comunidad.

Por ello es necesario dedicar un poco más de tiempo en esta apresurada vida que llevamos a atender a los hijos para poderle brindar a la sociedad hombres y mujeres de bien, que con su ejemplo arrasen a las nuevas generaciones a través de la convivencia, porque hoy en día si algo se perdió con la pandemia es poder relacionarnos unos con otros.

Como sociedad estamos acostumbrados a rodearnos, a estar con otras personas de ahí que sea necesario enseñar a los niños, niñas y adolescentes a convivir, a compartir, a ser educado y mantener los valores fundamentales como el respeto, la generosidad, la justicia, el amor, la responsabilidad, la honestidad, la libertad, la tolerancia, la solidaridad, entre otros.

Que no se pierda el respeto, los buenos modales, la cortesía hacia las demás personas con las cuales nos rodeamos, hagamos un mundo mejor para todos, porque al final, los NNA en la mayoría de las ocasiones son un reflejo de lo que se vive o se observa en casa.

Finalmente debemos enfocarnos en que los valores son fundamentales para convivir pacíficamente en la sociedad.


Volver a los valores


La necesidad de una educación en valores es evidente. Vivimos una crisis social, en la que problemáticas como la violencia, la inseguridad, la desigualdad socioeconómica, la corrupción y la discriminación se han apoderado de nuestra cotidianidad.

Se manifiestan en diferentes contextos sociales, en las calles, dentro de los mismos hogares e incluso en las instituciones educativas. La educación es por naturaleza, una cuestión de valores.

Los esfuerzos en torno a volver a los valores debe ser encabezada en casa y reforzada en las instituciones, porque recordemos que la educación comienza en casa con el simple hecho de decir buenos días, buenas tardes, con permiso, me permite pasar, etc, cosas tan triviales, que los estudiantes se les olvida realizar como parte de los buenos modales.

Estos valores se relacionan con los derechos naturales del ser humano que en teoría son inquebrantables, inalienables y universales. Hablamos de la dignidad, la libertad, la equidad, el respeto y el amor que nos son innatos, por lo que una educación en valores debe estar dirigida siempre en pro del bien común basada en la inteligencia, en la consciencia y en la voluntad.

Como seres humanos tenemos la necesidad de generar derechos para satisfacerlas, por lo que emergen deberes naturales para atender estas necesidades por medio de los valores que se traducen en derechos naturales.

De esta manera, nos aproximamos a lo que probablemente sea ese eje de trabajo que son los valores traducidos en derechos naturales que fortalecen la vida social en comunidad.

Por ello es necesario dedicar un poco más de tiempo en esta apresurada vida que llevamos a atender a los hijos para poderle brindar a la sociedad hombres y mujeres de bien, que con su ejemplo arrasen a las nuevas generaciones a través de la convivencia, porque hoy en día si algo se perdió con la pandemia es poder relacionarnos unos con otros.

Como sociedad estamos acostumbrados a rodearnos, a estar con otras personas de ahí que sea necesario enseñar a los niños, niñas y adolescentes a convivir, a compartir, a ser educado y mantener los valores fundamentales como el respeto, la generosidad, la justicia, el amor, la responsabilidad, la honestidad, la libertad, la tolerancia, la solidaridad, entre otros.

Que no se pierda el respeto, los buenos modales, la cortesía hacia las demás personas con las cuales nos rodeamos, hagamos un mundo mejor para todos, porque al final, los NNA en la mayoría de las ocasiones son un reflejo de lo que se vive o se observa en casa.

Finalmente debemos enfocarnos en que los valores son fundamentales para convivir pacíficamente en la sociedad.


ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 07 de diciembre de 2021

PERFILES

Aidé Patiño Nevarez

miércoles 24 de noviembre de 2021

Perfiles

Aidé Patiño Nevarez

miércoles 17 de noviembre de 2021

Calificaciones escolares

Aidé Patiño Nevarez

miércoles 10 de noviembre de 2021

Las clases presenciales

Aidé Patiño Nevarez

martes 12 de octubre de 2021

PERFILES

Aidé Patiño Nevarez

miércoles 06 de octubre de 2021

PERFILES

Aidé Patiño Nevarez

Cargar Más