/ sábado 22 de abril de 2017

Río Revuelto

DOMINGO 23 DE ABRIL: El penúltimo del este bello y climáticamente variable mes de Abril. Que lo disfruten señoras y Señores. Para que reflexionemos hoy seleccione un tema con bastante contenido y que toca el tema de la ETICA;  que por cierto nosotros hemos soslayado su importancia y confundido el significado. La ETICA Se considera una rama de la filosofía relacionada con la naturaleza del juicio moral, que medita sobre lo que es correcto o incorrecto (lo bueno y lo malo) en nuestra sociedad y en nuestra conducta diaria. Aquí el tema para hoy:

Cuaresma, Semana Santa, Pascua. Momentos intensos de la liturgia católica. Sumadas a la Navidad, conforman dos periodos vacacionales centrales en la vida de la República laica. Curiosa paradoja. Al igual que el 12 de diciembre, millones de seres humanos abrazan los festejos. Pero, cómo leer la intensidad religiosa en un país que vive una profunda crisis ETICA.

Mircea Eliade, el gran sabio de las religiones de origen rumano, lo describió con maestría. Las religiones son sistemas de interpretación de la vida y de sus misterios con cimientos en la fe. Las religiones pueden ser fuente de nobleza humana, pero también de horror. Infinidad de conflictos bélicos han tenido su origen en confrontaciones religiosas.

Las religiones monoteístas llevan en su origen una semilla de intolerancia. Si mi Dios es el verdadero, por lo tanto, es único. Mitos, actos de fe, hierofanías, explican mucho del comportamiento humano. El Muro de los Lamentos, el Domo de la Roca en Jerusalén, separados tan sólo por decenas de metros, son sitios fundacionales en la vida de cientos de millones.

Pero no sólo del pasado surgen ese tipo de sitios sagrados. El ser humano ha continuado edificando templos, la propia Basílica de San Pedro, la de la Virgen de Guadalupe o las nuevas grandes mezquitas como la de Surabaya, en Indonesia, o la de Casablanca, en Marruecos, son muestra del poderío contemporáneo de las religiones.

Para Eliade, las religiones han sido y pueden ser poderosas fuerzas civilizatorias. La historia de la igualdad tiene una escala obligada en la vida de Jesucristo, lo dice alguien que no es creyente. Por eso resulta tan desconcertante la conformación cultural de los mexicanos. Un país de gran mayoría católica, no pareciera profesar las lecciones esenciales de esa religión.

Un ejemplo, el respeto interpersonal medido en la Encuesta Mundial de Valores. Los mexicanos mostramos en nuestra vida cotidiana un bajísimo respeto por el otro. Todos los días atropellamos los derechos de los otros, desde tirar la basura en la vía pública hasta pasarse los altos. La igualdad y respeto predicados por Jesucristo no encuentran demasiados seguidores en el México del siglo XXI. Comparar los valores sustentados por el cristianismo en torno a la familia, con la trágica realidad de la violencia intrafamiliar, resulta desgarrador. La violencia hacia las mujeres es una vergüenza nacional.

Qué decir de la humildad. La ostentación está en todos los estratos sociales, cada quien ostenta de acuerdo con sus posibilidades. Qué lejos estamos de esa lección esencial de Cristo. No en balde cuando el papa Francisco visitó México uno de sus mensajes centrales fue dirigido al alto clero y su frecuente confusión y coqueteos hacia la riqueza y el poder. Francisco es un caso excepcional de sensibilidad e inteligencia, por eso supo señalar esa grieta en los cimientos éticos del alto clero.

El comportamiento cotidiano de los mexicanos muestra un profundo desprecio hacia los seres vivos que en la fe cristiana son parte de la creación. Por eso destruimos nuestro entorno de manera sistemática. El 99% de los incendios forestales que nos agobian en esta temporada es resultado de acciones humanas. Nuestros ríos y mares están convertidos en basureros. El maltrato hacia los animales deja a muchos extranjeros boquiabiertos. Nos gobierna el desprecio a la vida misma.

Regresemos al ritualismo, bautizos, primeras comuniones, bodas y demás, son en nuestro país motivos de ostentación y despilfarro. Cientos, con frecuencia miles de personas, que reciben el agasajo en que se invierten auténticas fortunas que podrían tener un mejor fin. En contraste, la filantropía es muy débil. Las empresas mexicanas de banquetes asombran a los visitantes. Por cierto, en esos “eventos” la gula merodea como parte del ritual.

La degradación política de nuestro país cruza por una brutal carencia de ética que se transmite en los hogares, en el aparato educativo y a través de los medios. Si 83% de los mexicanos se declara católico, la responsabilidad también atraviesa por el debilitamiento de los principios religiosos.

En estos “días de guardar” vale la reflexión: MENOS RITUALISMO, MEJORMAS ETICA...Sugiere  Federico Reyes Heroles…Salud…Salud… 

 

DOMINGO 23 DE ABRIL: El penúltimo del este bello y climáticamente variable mes de Abril. Que lo disfruten señoras y Señores. Para que reflexionemos hoy seleccione un tema con bastante contenido y que toca el tema de la ETICA;  que por cierto nosotros hemos soslayado su importancia y confundido el significado. La ETICA Se considera una rama de la filosofía relacionada con la naturaleza del juicio moral, que medita sobre lo que es correcto o incorrecto (lo bueno y lo malo) en nuestra sociedad y en nuestra conducta diaria. Aquí el tema para hoy:

Cuaresma, Semana Santa, Pascua. Momentos intensos de la liturgia católica. Sumadas a la Navidad, conforman dos periodos vacacionales centrales en la vida de la República laica. Curiosa paradoja. Al igual que el 12 de diciembre, millones de seres humanos abrazan los festejos. Pero, cómo leer la intensidad religiosa en un país que vive una profunda crisis ETICA.

Mircea Eliade, el gran sabio de las religiones de origen rumano, lo describió con maestría. Las religiones son sistemas de interpretación de la vida y de sus misterios con cimientos en la fe. Las religiones pueden ser fuente de nobleza humana, pero también de horror. Infinidad de conflictos bélicos han tenido su origen en confrontaciones religiosas.

Las religiones monoteístas llevan en su origen una semilla de intolerancia. Si mi Dios es el verdadero, por lo tanto, es único. Mitos, actos de fe, hierofanías, explican mucho del comportamiento humano. El Muro de los Lamentos, el Domo de la Roca en Jerusalén, separados tan sólo por decenas de metros, son sitios fundacionales en la vida de cientos de millones.

Pero no sólo del pasado surgen ese tipo de sitios sagrados. El ser humano ha continuado edificando templos, la propia Basílica de San Pedro, la de la Virgen de Guadalupe o las nuevas grandes mezquitas como la de Surabaya, en Indonesia, o la de Casablanca, en Marruecos, son muestra del poderío contemporáneo de las religiones.

Para Eliade, las religiones han sido y pueden ser poderosas fuerzas civilizatorias. La historia de la igualdad tiene una escala obligada en la vida de Jesucristo, lo dice alguien que no es creyente. Por eso resulta tan desconcertante la conformación cultural de los mexicanos. Un país de gran mayoría católica, no pareciera profesar las lecciones esenciales de esa religión.

Un ejemplo, el respeto interpersonal medido en la Encuesta Mundial de Valores. Los mexicanos mostramos en nuestra vida cotidiana un bajísimo respeto por el otro. Todos los días atropellamos los derechos de los otros, desde tirar la basura en la vía pública hasta pasarse los altos. La igualdad y respeto predicados por Jesucristo no encuentran demasiados seguidores en el México del siglo XXI. Comparar los valores sustentados por el cristianismo en torno a la familia, con la trágica realidad de la violencia intrafamiliar, resulta desgarrador. La violencia hacia las mujeres es una vergüenza nacional.

Qué decir de la humildad. La ostentación está en todos los estratos sociales, cada quien ostenta de acuerdo con sus posibilidades. Qué lejos estamos de esa lección esencial de Cristo. No en balde cuando el papa Francisco visitó México uno de sus mensajes centrales fue dirigido al alto clero y su frecuente confusión y coqueteos hacia la riqueza y el poder. Francisco es un caso excepcional de sensibilidad e inteligencia, por eso supo señalar esa grieta en los cimientos éticos del alto clero.

El comportamiento cotidiano de los mexicanos muestra un profundo desprecio hacia los seres vivos que en la fe cristiana son parte de la creación. Por eso destruimos nuestro entorno de manera sistemática. El 99% de los incendios forestales que nos agobian en esta temporada es resultado de acciones humanas. Nuestros ríos y mares están convertidos en basureros. El maltrato hacia los animales deja a muchos extranjeros boquiabiertos. Nos gobierna el desprecio a la vida misma.

Regresemos al ritualismo, bautizos, primeras comuniones, bodas y demás, son en nuestro país motivos de ostentación y despilfarro. Cientos, con frecuencia miles de personas, que reciben el agasajo en que se invierten auténticas fortunas que podrían tener un mejor fin. En contraste, la filantropía es muy débil. Las empresas mexicanas de banquetes asombran a los visitantes. Por cierto, en esos “eventos” la gula merodea como parte del ritual.

La degradación política de nuestro país cruza por una brutal carencia de ética que se transmite en los hogares, en el aparato educativo y a través de los medios. Si 83% de los mexicanos se declara católico, la responsabilidad también atraviesa por el debilitamiento de los principios religiosos.

En estos “días de guardar” vale la reflexión: MENOS RITUALISMO, MEJORMAS ETICA...Sugiere  Federico Reyes Heroles…Salud…Salud… 

 

martes 30 de octubre de 2018

Otro acribillado, ¿Cuántos van?

lunes 23 de abril de 2018

RÍO REVUELTO

lunes 19 de febrero de 2018

Nadie acepta sus culpas; el muro

sábado 29 de abril de 2017

Río Revuelto

viernes 28 de abril de 2017

Río Revuelto

miércoles 26 de abril de 2017

Río Revuelto

martes 25 de abril de 2017

Río Revuelto

sábado 22 de abril de 2017

Río Revuelto

jueves 20 de abril de 2017

Río Revuelto

Cargar Más