/ martes 20 de octubre de 2020

Siguen en las calles a pesar del riesgo

Cuando no hay conciencia de la realidad en que se vive en el aspecto de salud, jamás se entenderá o se respetará lo que se apruebe en los Comités de Salud a nivel estatal y municipal, pues a pesar de la realidad que vivimos y a diario se nos informa de la evolución del Covid-19, una gran cantidad de familias sigue realizando festejos, sin preocuparse de las normas que a diario se nos repiten como que debemos usar cubrebocas, evitar aglomeraciones, lavarnos las manos de manera constante y sobre todo que nos quedemos en casa.

El pasado fin de semana las playas del Golfo fueron insuficientes para atender a la enorme cantidad de paseantes y el llamado “Machorro” se vio cubierto de vehículos subiendo y bajando la cuesta que se localiza en el faro reconstruido en apoyo a los pescadores.

Gracias al Comité de Salud Municipal, ya se autorizó la apertura de los negocios que trabajaban al 50% y ayer hasta los casinos.

Sin embargo, estamos a pocos kilómetros de Mexicali, Baja California o de las ciudades de ese estado, en donde siguen los contagios y las autoridades continúan analizando la situación para volver a cerrar, lo que puede suceder aquí también si los comerciantes y empresarios no establecen las normas que se han fijado para dejar entrar a los consumidores.

Las empresas grandes, como los Bancos, no destinan a una persona para que reciba a los cuentahabientes, no colocan los desinfectantes para los pies y dejan que los clientes se acumulen, pues no tienen la capacidad para ofrecer un buen servicio y la aplicación de las normas sanitarias.

Sin embargo, lo más importante, es que como ciudadanos obedezcamos las normas establecidas y le demos la importancia que tiene el Covid-19, ya que ni las muertes de seres queridos nos han convencido de la realidad que estamos sufriendo y a diario, a nivel municipal y estatal, siguen dando información de cuántos muertos y cuántos contagiados.

A eso no le damos importancia y andamos como si no existiera el virus que al llegar al cuerpo se multiplica y ataca a los órganos vitales como los pulmones, los que al ser invadidos por la enfermedad, el paciente ya no puede respirar y le ocasiona la muerte a pesar del esfuerzo de los médicos, quienes se enfrentan a ese enemigo y varios de ellos han pagado con su vida también.

Somos tan incrédulos que no le damos importancia al Covid-19 y cuando fallece un familiar o un amigo, nos conformamos y posiblemente otros se arrepientan al no proteger a sus familiares y si fallece el enfermo, para colmo le echamos la culpa a los médicos.


Cuando no hay conciencia de la realidad en que se vive en el aspecto de salud, jamás se entenderá o se respetará lo que se apruebe en los Comités de Salud a nivel estatal y municipal, pues a pesar de la realidad que vivimos y a diario se nos informa de la evolución del Covid-19, una gran cantidad de familias sigue realizando festejos, sin preocuparse de las normas que a diario se nos repiten como que debemos usar cubrebocas, evitar aglomeraciones, lavarnos las manos de manera constante y sobre todo que nos quedemos en casa.

El pasado fin de semana las playas del Golfo fueron insuficientes para atender a la enorme cantidad de paseantes y el llamado “Machorro” se vio cubierto de vehículos subiendo y bajando la cuesta que se localiza en el faro reconstruido en apoyo a los pescadores.

Gracias al Comité de Salud Municipal, ya se autorizó la apertura de los negocios que trabajaban al 50% y ayer hasta los casinos.

Sin embargo, estamos a pocos kilómetros de Mexicali, Baja California o de las ciudades de ese estado, en donde siguen los contagios y las autoridades continúan analizando la situación para volver a cerrar, lo que puede suceder aquí también si los comerciantes y empresarios no establecen las normas que se han fijado para dejar entrar a los consumidores.

Las empresas grandes, como los Bancos, no destinan a una persona para que reciba a los cuentahabientes, no colocan los desinfectantes para los pies y dejan que los clientes se acumulen, pues no tienen la capacidad para ofrecer un buen servicio y la aplicación de las normas sanitarias.

Sin embargo, lo más importante, es que como ciudadanos obedezcamos las normas establecidas y le demos la importancia que tiene el Covid-19, ya que ni las muertes de seres queridos nos han convencido de la realidad que estamos sufriendo y a diario, a nivel municipal y estatal, siguen dando información de cuántos muertos y cuántos contagiados.

A eso no le damos importancia y andamos como si no existiera el virus que al llegar al cuerpo se multiplica y ataca a los órganos vitales como los pulmones, los que al ser invadidos por la enfermedad, el paciente ya no puede respirar y le ocasiona la muerte a pesar del esfuerzo de los médicos, quienes se enfrentan a ese enemigo y varios de ellos han pagado con su vida también.

Somos tan incrédulos que no le damos importancia al Covid-19 y cuando fallece un familiar o un amigo, nos conformamos y posiblemente otros se arrepientan al no proteger a sus familiares y si fallece el enfermo, para colmo le echamos la culpa a los médicos.


ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 29 de diciembre de 2020

DE MI LIBRETA

José Patiño Patiño

martes 15 de diciembre de 2020

DE MI LIBRETA

José Patiño Patiño

martes 08 de diciembre de 2020

DE MI LIBRETA

José Patiño Patiño

martes 01 de diciembre de 2020

DE MI LIBRETA

José Patiño Patiño

martes 24 de noviembre de 2020

DE MI LIBRETA

José Patiño Patiño

miércoles 18 de noviembre de 2020

DE MI LIBRETA

José Patiño Patiño

martes 03 de noviembre de 2020

DE MI LIBRETA

José Patiño Patiño

Cargar Más