/ jueves 7 de julio de 2022

Una jornada de oración

SALE LA IGLESIA…Hacía rato que la Iglesia Católica no mostraba el músculo. Por lo general ofrecía la otra mejilla y trataba de llevar la fiesta en paz con las autoridades. Acaso alguna declaración o comentario, pero no iban más allá. Cierto que algunos sacerdotes se involucraban en movimientos sociales como las comunidades de base algo o mucho recargadas a la izquierda. Pero con todo y eso, eran movimientos focalizados en zonas y regiones. Sin embargo, a raíz del crimen de los padres jesuitas en Chihuahua y el trato intolerante del presidente López Obrador con la Iglesia a los que ha calificado de mentirosos y de hipócritas, como que se les acabaron las mejillas. Y prueba de ello es la próxima jornada de oración que iniciará este domingo.

SE VAN A MANIFESTAR… El título del documento lo dice todo, el cual ha sido suscrito por la Conferencia Episcopal Mexicana que comprende las más altas jerarquías católicas del país, al denominarlo “Tejiendo nuevas relaciones en Cristo: De la Fragmentación a la Unidad”. Esto de primera lectura se antoja como que la iglesia de nuevo será factor de unidad entre la sociedad mexicana de por sí fragmentada por las campañas de odio promovidas desde la 4T. Este movimiento también es promovido por los Religiosos de México y la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús. Y consiste en una jornada de oración por la paz que será de manera simultánea en todo el país el próximo domingo.

TODAS LAS MISAS IGUALES…Se está convocando para que todas las misas del domingo 10 de julio lleven el mismo propósito el ofrecerlas por todos los sacerdotes, hombres y mujeres asesinados en el país. Y para mostrar el impacto de la violencia, la Iglesia permitirá que se coloquen fotografías de personas que han perdido la vida. Es obvio que las homilías deberán abordar el tema de la inseguridad en donde si bien van a convocar por la paz, está demás decir que reconocerán que las autoridades no han podido detener la ola criminal con su estrategia de abrazos, porque cada día es más territorio el que se pierde en manos de los grupos criminales y más se achican las autoridades.

NO ES VIOLENCIA… El presidente López Obrador ha querido cambiar el debate al señalar que la iglesia quiere que se aplique la violencia para parar a los violentos. Pero ya le han rebatido esta postura, al decirle que lo único que piden es que se aplique la ley. No se busca que las fuerzas del orden y las fuerzas armadas combatan la violencia con violencia, sino simplemente que se cumpla con lo que marca la ley y se detenga a los delincuentes. Algo que no está sucediendo. Por el contrario, vemos como se les humilla a diario. Incluso ahí anda un video en donde un pelafustán amenazó con una piedra a un grupo de soldados que no podían hacer nada más que evitar ser víctimas de una pedrada. El colmo.

EL PRINCIPIO DE ALGO… Por lo pronto hay que dar seguimiento a la jornada de paz y oración, porque parece que no será solo este domingo. Se habla de más eventos, marchas y movimientos para presionar a las autoridades a que se fajen los pantalones. Pero es cosa de ver que se dice en el púlpito. Como se arman los sermones y homilías para ver hasta donde la Iglesia Católica está dispuesta a llegar. O si se convertirá también en una institución claudicante y silente. No es una postura de oposición, sino de exigencia social que deben hacer todos los mexicanos. Que las autoridades cumplan con su misión. Pero esto lo sabremos una vez que pase este domingo. Si las cosas quedan así y cada quien para su casa y el señor cura a sus misas. O es el principio de un verdadero movimiento social en busca de la seguridad nacional.

En fin, con esto aquí la dejamos. Por eso recuerden lo que decía el Mocho Salazar, bien dicen que en boca cerrada es más fácil hacer dieta. Sale.

SALE LA IGLESIA…Hacía rato que la Iglesia Católica no mostraba el músculo. Por lo general ofrecía la otra mejilla y trataba de llevar la fiesta en paz con las autoridades. Acaso alguna declaración o comentario, pero no iban más allá. Cierto que algunos sacerdotes se involucraban en movimientos sociales como las comunidades de base algo o mucho recargadas a la izquierda. Pero con todo y eso, eran movimientos focalizados en zonas y regiones. Sin embargo, a raíz del crimen de los padres jesuitas en Chihuahua y el trato intolerante del presidente López Obrador con la Iglesia a los que ha calificado de mentirosos y de hipócritas, como que se les acabaron las mejillas. Y prueba de ello es la próxima jornada de oración que iniciará este domingo.

SE VAN A MANIFESTAR… El título del documento lo dice todo, el cual ha sido suscrito por la Conferencia Episcopal Mexicana que comprende las más altas jerarquías católicas del país, al denominarlo “Tejiendo nuevas relaciones en Cristo: De la Fragmentación a la Unidad”. Esto de primera lectura se antoja como que la iglesia de nuevo será factor de unidad entre la sociedad mexicana de por sí fragmentada por las campañas de odio promovidas desde la 4T. Este movimiento también es promovido por los Religiosos de México y la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús. Y consiste en una jornada de oración por la paz que será de manera simultánea en todo el país el próximo domingo.

TODAS LAS MISAS IGUALES…Se está convocando para que todas las misas del domingo 10 de julio lleven el mismo propósito el ofrecerlas por todos los sacerdotes, hombres y mujeres asesinados en el país. Y para mostrar el impacto de la violencia, la Iglesia permitirá que se coloquen fotografías de personas que han perdido la vida. Es obvio que las homilías deberán abordar el tema de la inseguridad en donde si bien van a convocar por la paz, está demás decir que reconocerán que las autoridades no han podido detener la ola criminal con su estrategia de abrazos, porque cada día es más territorio el que se pierde en manos de los grupos criminales y más se achican las autoridades.

NO ES VIOLENCIA… El presidente López Obrador ha querido cambiar el debate al señalar que la iglesia quiere que se aplique la violencia para parar a los violentos. Pero ya le han rebatido esta postura, al decirle que lo único que piden es que se aplique la ley. No se busca que las fuerzas del orden y las fuerzas armadas combatan la violencia con violencia, sino simplemente que se cumpla con lo que marca la ley y se detenga a los delincuentes. Algo que no está sucediendo. Por el contrario, vemos como se les humilla a diario. Incluso ahí anda un video en donde un pelafustán amenazó con una piedra a un grupo de soldados que no podían hacer nada más que evitar ser víctimas de una pedrada. El colmo.

EL PRINCIPIO DE ALGO… Por lo pronto hay que dar seguimiento a la jornada de paz y oración, porque parece que no será solo este domingo. Se habla de más eventos, marchas y movimientos para presionar a las autoridades a que se fajen los pantalones. Pero es cosa de ver que se dice en el púlpito. Como se arman los sermones y homilías para ver hasta donde la Iglesia Católica está dispuesta a llegar. O si se convertirá también en una institución claudicante y silente. No es una postura de oposición, sino de exigencia social que deben hacer todos los mexicanos. Que las autoridades cumplan con su misión. Pero esto lo sabremos una vez que pase este domingo. Si las cosas quedan así y cada quien para su casa y el señor cura a sus misas. O es el principio de un verdadero movimiento social en busca de la seguridad nacional.

En fin, con esto aquí la dejamos. Por eso recuerden lo que decía el Mocho Salazar, bien dicen que en boca cerrada es más fácil hacer dieta. Sale.

ÚLTIMASCOLUMNAS