imagotipo

Ciudadanos y anticorrupción

  • María De Los Ángeles Fromow

Lo relevante del nuevo sistema es el impulso y peso que le brinda a la participación habitante como integrante con voz en la vigilancia de actos de la administración pública y garante en el seguimiento y evaluación de la conducta gubernamental a través de un Comité de Participación Ciudadana (CPC). Hoy se cumple un año de la elección de los cinco integrantes que conforman este Comité de Participación Ciudadana y es notoria la falta de promoción y consolidación de mecanismos para que la sociedad participe en la prevención y denuncia de faltas administrativas y hechos de corrupción, situándonos en un escenario de desconocimiento tanto del SNA, como del funcionamiento del CPC y ni qué decir de sus resultados. Recordemos que este Comité supone como tarea fundamental ser un puente entre las instancias públicas pertenecientes al SNA y organizaciones sociales, así como académicas dedicadas al estudio y evaluación de este lamentable fenómeno: la corrupción. Ocupar uno de estos cinco espacios no es tarea sencilla, se eligieron de entre varios candidatos a quien acentuara su trayectoria por labores en el ejercicio de la transparencia, rendición de cuentas o combate a la corrupción; así como aquellos quienes se comprometieran a no ocupar en el tiempo de esta loable gestión algún otro empleo, cargo o comisión en el ámbito gubernamental federal, local y municipal. Cabe mencionar que, para el desarrollo de sus actividades, los integrantes del Comité de Participación Ciudadana suscriben contratos de prestación de servicios por honorarios, lo que significa que prescinden de prestaciones laborales con la finalidad de avalar la objetividad de las acciones que tienen como encomienda. La importancia del Comité radica en la proposición y asentamiento de las bases de coordinación interinstitucional con organizaciones civiles, académicas y grupos ciudadanos; al respecto una de sus labores primordiales es la generación de un registro voluntario de organizaciones civiles que pretendan brindarle apoyo a fin de lograr la concretización de una red de participación ciudadana. Esto cobra relevancia ante la imperante necesidad y exigencia de organizaciones y expertos de ser escuchados en temas de transparencia, fiscalización y control de recursos públicos, que abonen en articulaciones de prevención, medición, seguimiento y anulación de actos cometidos por servidores públicos que defrauden la ética, principios y valores ineludibles que deben revestir sus labores en la práctica gubernamental. Igualmente, el CPC se asume como un sujeto activo y reactivo en la proposición y construcción de instrumentos que tengan como finalidad la medición y seguimiento, a través de indicadores y metodologías sobre corrupción. Esta situación se pinta notable en la suma de esfuerzos que este Comité tiene per sé en sus funciones, así como en la explotación de ideas externas que ayuden en las tareas de atención y vigilancia en estos temas que tanto han mermado la vida institucional de los gobiernos en los tres órdenes que tenemos. Como sujeto reactivo el CPC, en la detección y combate de hechos de corrupción o faltas administrativas, está posibilitado para emitir recomendaciones no vinculantes, así como de exhortos públicos cuando algún hecho requiera aclaración pública; estos últimos con el fin de requerir a las autoridades que corresponda información sobre la atención del asunto que se trate. Confiamos en que a través de la participación ciudadana podamos generar un cambio positivo y permanente en la praxis gubernamental que se merece nuestro país y se refleje en una administración pública justa con los fines y estructura para los que fue diseñada. Este es un momento histórico en que se brinda a la sociedad civil la oportunidad de participar de manera activa y reactiva en la rendición de cuentas de los recursos públicos, en la transparencia, fiscalización y prevención de actos de corrupción que la aquejan y afectan, que no sea el desconocimiento del marco normativo y estructural un pretexto para desentendernos de este tema, hoy tenemos la posibilidad de advertir y ser tomados en cuenta en la denuncia de actos corruptos, de tal forma que es imperante el diseño de los mecanismos de participación ciudadana necesarios para lograr con éxito los fines del CPC. Hoy se cuenta con un total de 22 personas postuladas para ocupar un lugar en el CPC, esperemos que se elija a quien se comprometa a impulsar una verdadera comunicación y participación ciudadana en el SNA aun inacabado.

mafrcontacto@gmail.com