imagotipo

Debates presidenciales

  • Gerson Hernández Mecalco

Por primera vez en la historia tendremos tres debates que entre muchos factores determinarán quién será nuestro próximo presidente —spots, instalación de casillas, preferencias políticas, condiciones económicas, quema de material electoral, bloqueos, peleas en los partidos, asesinatos de candidatos; e incluso sismos, desastres naturales y debates—. Con todo esto ¿sirven los debates para ganar?, ¿cuál debe ser el formato ideal?, ¿qué papel deben tener los moderadores?, pero mejor vamos por partes: ¿Qué es un debate? De acuerdo al artículo 304, del Reglamento de Elecciones del INE, son los actos públicos que únicamente se pueden realizar en el período de campaña, en los que participan candidatas y candidatos a un mismo cargo de elección con el objeto de exponer y confrontar entre sí sus propuestas, planteamientos y plataformas, bajo un formato previamente establecido. La historia de los debates comenzó con la dinastía china Chou, evolucionando con Sócrates, Platón y Aristóteles. En 1863 se fundó Oxford Union, escuela donde trabajaron los discursos de Reagan, Arafat, Dalai Lama, entre otros. Actualmente existen los campeonatos mundiales de debate de universidades donde participan más de 30 países. Actualmente más del 70% de la comunicación es no verbal, por lo mismo, lo que más recordarán los electores serán las imágenes que se muestren y no el discurso. ¿Dónde? Los dos primeros serán los domingos 22 de abril y 20 de mayo a las 20:00 horas. La sede de la CdMx aún no se conoce, pero en la Universidad Autónoma de BC se llevará a cabo el segundo. El martes 12 de junio a las 21:00 horas se llevará a cabo el último debate en el Centro Internacional de Congresos de Yucatán, obra en construcción. En el primer debate se discutirá sobre democracia, seguridad, violencia y corrupción; y hasta el momento se esta negociando su transmisión por radio y tv; debido a que la industria de radio difusión no esta obligada a hacerlo (Artículo 218 de la Ley General de Instituciones y Procesos Electorales). Los Consejos Generales de los Organismos Públicos Locales también pueden organizar debates para los otros puestos de elección como gobernador, diputados locales, presidentes municipales, etcétera. ¿Cómo serán? De acuerdo al INE del árbitro Lorenzo Córdova las atribuciones del moderador —que deberá tener una trayectoria en el ejercicio periodístico o el análisis político—además de cumplir con sus funciones de administración del tiempo y ordenar las intervenciones, podrán interactuar de manera directa para requerir información adicional sobre algún tema, preguntar de manera improvisada, solicitar explicaciones de algún punto en particular. Además podrán solicitar que los candidatos precisen sus respuestas. Los candidatos conocerán previamente los temas que se abordarán. ¿Sirven los debates? El libro Blanco. Proceso Electoral Federal 2011-2012 publicado por el IFE concluyó que uno de cada 10 mexicanos observaron los debates en 2012. Si consideramos que en esa elección pudieron votar 79 millones 454 mil 802 personas y el primer debate lo observaron ocho millones 900 mil 879 electores, y 12 millones 913 mil siete ciudadanos el segundo, podemos concluir que solamente fue seguido por uno de cada 10 mexicanos con derecho a votar, por lo que se concluye que el llamado “impacto” de los debates no es tan grande como se pretende promocionar. En esta elección las redes socio digitales serán una ventana de oportunidad para aumentar el alcance. Esperemos que la nota no la gane una edecán o una fotografía mostrada al revés.

Académico de la FCPyS—UNAM, IPN, UIA y consultor político

@gersonmecalco