imagotipo

Galeón

  • Pablo Marentes

Mientras, Canadá, México, Chile, Perú, y siete países de Asia: Japón, Malasia, Brunéi, Singapur, Vietnam, Australia, y Nueva Zelanda firmaron un vasto acuerdo que algunos comentaristas calificaron como “el más amplio entendimiento comercial que se ha negociado en el mundo contemporáneo.” Quinientos millones de habitantes disfrutarán de un intercambio de todo tipo de mercancías, libres de tarifas inhibitorias. Una vez firmado por seis de los 11 países ya comprometidos, el más vasto tratado comercial del mundo comenzará a funcionar. La ruta de navegación de las Filipinas a México, la traza y la navega en 1564 el navegante y fraile Andrés de Urdaneta quien reside en 1564 en el convento Agustino de la ciudad de México, a donde recibe la orden de Felipe II de España para que proceda a organizar la expedición hacia el lejano oriente. Se inauguraría así el Periodo de los Descubrimientos Mexicanos, los cuales permiten establecer la línea de navegación mercante de más larga duración en el mundo contemporáneo, recorrido regular que se inicia en 1564 y concluye en 1815: la ruta de El Galeón de Acapulco, conocida también como La Nao de China o el Galeón de Manila. A su llegada a Acapulco, además se efectuaba la feria de comercio internacional con más ediciones en el mundo, la Feria de Acapulco, partían, entre otras variadas mercancías, sedas, marfiles, porcelanas, maderas talladas, artículos de acero, hojas de espadas de Samurái templadas en México, la grana de cochinilla oaxaqueña, destinados a los mercados Europeos, transportadas a lomo de mulas a través del camino de herradura conocida como la Ruta de China, hacia Veracruz para ser embarcadas nuevamente hacia destinos europeos. Rubén Carrillo, Doctorandus de la Universidad de Cataluña, señala la importancia del Galeón de Acapulco, conocido también como Galeón de Manila o Nao de China, al referirse al “ávido consumo de plata en China, consecuencia de los cambios en el régimen de impuestos de la dinastía Ming y la explotación de los territorios americanos de la Corona de España que transformaron la economía mundial y tuvieron repercusiones históricas que llegaron hasta mediados del siglo XIX. La vertebración de la economía global a través de una red de intercambios, de la cual el Galeón de Acapulco era uno de los hilos cruciales, ha sido descrita como “un proceso de globalización de la edad moderna o una protoglobalización”. El museo Franz Mayer de Ciudad de México ha montado dos magnas exposiciones cuyo centro ha sido el Galeón de Acapulco. Y guarda en sus archivos un gran acervo de documentos originales, copias y facsímiles además de piezas representativas del variadísimo inventario de mercancías del Galeón de Acapulco. Conviene recordar que es la Costa del Pacífico Mexicano donde se origina la primera etapa del comercio transcontinental que se inicia hace ya 553 años. La experiencia mexicana es ya histórica. Una experiencia así, revive de inmediato cuando convergen factores semejantes a los que le dieron origen. México es el país de largos litorales en los dos grandes océanos. La tradición marinera mercante y de exploración aquí está, esperando ser llevada de la potencia al acto.