imagotipo

Las decisiones finales

  • Jaime Alcántara Silva

Toda esta semana se escuchará lo relativo a la Asamblea Nacional del PRI. A simple vista, esto parece normal. Pero, por qué tal interés si, de acuerdo con las encuestas, va en tercer lugar. Con otro agravante, tanto el PRD como el PAN, buscan un entendimiento para “ganarle al PRI”.

Amén de ello, en Morena, se oyen golpeteos en contra del Presidente de la República y de todo lo que huela a la actual Administración. Por añadidura, se insiste en vincular al exmandatario Carlos Salinas para, supuestamente, debilitarlo más.

Empero, hay datos que debemos saber, para entender de los porqués de tales actitudes preelectorales.

Para el 2000, muchos, incluyendo algunos connotados militantes, le daban cristiana sepultura al Partido que había estado al frente de los destinos de la nación, por 71 años.

Volvió a los 12.

Hoy, casi no existe un analista, un crítico (de los que tiene, y muchos) que no diga que ya dio todo lo que tenía que dar. Las causas son muchas, desde las acusaciones de corrupción, de la inseguridad nacional, de…

Todo puede ser una ayudadita para que ya camine, en dirección de la historia pasada. Por supuesto, derivado de una mala gestión y, como consecuencia, de malos resultados.

Lo que casi nadie ha analizado es que el gran problema del Ejecutivo no es la falta de logros, es la mala comunicación. Y en ello, seguramente, habrá hecho grandes esfuerzos, pero sin los alcances que se esperarían de una gestión que ha obtenido beneficios importantes.

Veamos algo que puede cambiar el destino de lo que hoy, casi todas las encuestadoras nos dicen.

“La economía mexicana crecerá este año, un 2.2%, el doble del promedio de América Latina y el Caribe, el cual (sic) llegará a 1.1%, informó hoy (…)” la CEPAL.

Indica, también este Organismo de las Naciones Unidas, que el país creció, el año pasado, el 2.3, real.

En cuanto al desempleo, del 3.9%, se espera que el ritmo (como ya lo informó el Presidente), se mantenga en más o menos los mismos niveles. Amén de esto, las tres calificadoras más importantes del mundo, le han dado su visto bueno, lo que equivale a caminar con más seguridad, no obstante las señales de tormenta siempre presentes.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver esto con el posicionamiento y, la posible decisión, para el 2018?Todo.

Se podría pensar, características similares las tuvo el PRI, en las elecciones de principios de siglo e, incluso, mejores. Sólo, que hay una gran diferencia: gobernaba Ernesto Zedillo.

Si bien se han creído ver algunas señales de posible empatía con personajes y, hasta Partidos, tendencias que no corresponden a la ortodoxia, principio y fin, del accionar el PRI, lo real es que quien está en Los Pinos no es un resentido social o alguien a quien le “lastime” el hecho de ser Presidente de la República.

Con estos elementos, se puede colegir que el PRI tiene grandes posibilidades de retener la Presidencia de la República. Todo va a depender de varios elementos.

Uno, que la economía siga mejorando, como se ha visto a la fecha (crecimiento, empleo, inflación).

Dos, que, derivado de la Asamblea, las decisiones de este cuerpo colegiado puedan presuponer que sus decisiones no echarán al desfiladero su proyecto, como tal.

Y, tres, que el (o la) candidato(a) sea quien tenga las mayores posibilidades de enfrentar con éxito, a los Partidos que, seguramente, seleccionarán bien a quienes los representen. La oposición está haciendo lo suyo.

Así que, poco falta para saber quiénes tendrán la razón.

jaimealcantara2005@hotmail.com