/ martes 9 de junio de 2020

¿Qué era y quienes integraban la generación de La Ruptura?

Los artistas más jóvenes no querían obedecer a los viejos ni seguir sus cánones

En los años 50, México quería sacudirse los vestigios revolucionarios. Ya nadie quería vivir en el país del sombrero y los caudillos. El presidente Miguel Alemán —el famoso Cachorro de la Revolución— traía consigo aires modernizadores que se tradujeron en promesas de estabilidad económica y prosperidad para la naciente clase media. Era una nación renovada: las familias bebían Coca-Cola, los jóvenes bailaban rocanrol y los comerciales radiofónicos anunciaban productos que, hasta hace pocos años, sólo era posible conseguir con el vecino del norte. México comenzaba a abrir sus ventanas.

En el mundo del arte la cosa no era muy distinta. Los artistas más jóvenes no querían obedecer a los viejos ni seguir sus cánones. El Muralismo de Diego Rivera, José Clemente Orozco o David Alfaro Siqueiros —los grandes portentos que había dejado la Revolución— les parecía obsoleto, chovinista y monótono. ¿Para qué pintar la lucha revolucionaria si ésta ya había terminado hace una década? ¿Para qué pintar indígenas entre alcatraces cuando en la vida real seguían siendo segregados culturalmente? ¿Por qué hablar de política en los lienzos? ¿Por qué toda obra debe ser monumental, digna de colocarse en edificios de gobierno o plazas públicas?

Esas fueron algunas de las preguntas que se formularon los artistas de la Generación de la Ruptura, uno de cuyos máximos representantes, Manuel Felguérez, murió ayer a los 91 años. Conocer el pensamiento de su camada resulta vital para comprender su relevancia en la plástica iberoamericana. Porque Felguérez fue un transgresor desde sus primeros años como alumno de Ossip Zadkine, el gran cubista con quien descubrió, en París, que la pintura también tenía mucho de arquitectura y escultura. Por eso gran parte de la obra de Felguérez es tridimensional.

La Ruptura miró hacia afuera, allá donde el Muralismo era visto como una oda ideológica a derrocar. Y fue así como Felguérez tomó el acero, el ónix y el mármol para forjar una obra que desafió superficies y gestos; cuerpos y escrituras veladas, según Cuauhtémoc Medina, curador del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC).

Aunque la Generación de la Ruptura fue un mote nunca aceptado del todo entre los artistas que la conformaron —e impuesto por la gran crítica de arte, Raquel Tibol—, se considera miembros de esta oleada a Manuel Felguérez, Vicente Rojo, José Luis Cuevas, Pedro Coronel, Alberto Gironella, Fernando García Ponce, Beatriz Zamora, Arnaldo Coen, Juan Soriano y Roger Von Guten. De todos ellos, sólo viven Vicente Rojo y Arnaldo Coen.

En los años 50, México quería sacudirse los vestigios revolucionarios. Ya nadie quería vivir en el país del sombrero y los caudillos. El presidente Miguel Alemán —el famoso Cachorro de la Revolución— traía consigo aires modernizadores que se tradujeron en promesas de estabilidad económica y prosperidad para la naciente clase media. Era una nación renovada: las familias bebían Coca-Cola, los jóvenes bailaban rocanrol y los comerciales radiofónicos anunciaban productos que, hasta hace pocos años, sólo era posible conseguir con el vecino del norte. México comenzaba a abrir sus ventanas.

En el mundo del arte la cosa no era muy distinta. Los artistas más jóvenes no querían obedecer a los viejos ni seguir sus cánones. El Muralismo de Diego Rivera, José Clemente Orozco o David Alfaro Siqueiros —los grandes portentos que había dejado la Revolución— les parecía obsoleto, chovinista y monótono. ¿Para qué pintar la lucha revolucionaria si ésta ya había terminado hace una década? ¿Para qué pintar indígenas entre alcatraces cuando en la vida real seguían siendo segregados culturalmente? ¿Por qué hablar de política en los lienzos? ¿Por qué toda obra debe ser monumental, digna de colocarse en edificios de gobierno o plazas públicas?

Esas fueron algunas de las preguntas que se formularon los artistas de la Generación de la Ruptura, uno de cuyos máximos representantes, Manuel Felguérez, murió ayer a los 91 años. Conocer el pensamiento de su camada resulta vital para comprender su relevancia en la plástica iberoamericana. Porque Felguérez fue un transgresor desde sus primeros años como alumno de Ossip Zadkine, el gran cubista con quien descubrió, en París, que la pintura también tenía mucho de arquitectura y escultura. Por eso gran parte de la obra de Felguérez es tridimensional.

La Ruptura miró hacia afuera, allá donde el Muralismo era visto como una oda ideológica a derrocar. Y fue así como Felguérez tomó el acero, el ónix y el mármol para forjar una obra que desafió superficies y gestos; cuerpos y escrituras veladas, según Cuauhtémoc Medina, curador del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC).

Aunque la Generación de la Ruptura fue un mote nunca aceptado del todo entre los artistas que la conformaron —e impuesto por la gran crítica de arte, Raquel Tibol—, se considera miembros de esta oleada a Manuel Felguérez, Vicente Rojo, José Luis Cuevas, Pedro Coronel, Alberto Gironella, Fernando García Ponce, Beatriz Zamora, Arnaldo Coen, Juan Soriano y Roger Von Guten. De todos ellos, sólo viven Vicente Rojo y Arnaldo Coen.

Local

El Cecytes-San Luis cuenta con espacios para alumnos de nuevo ingreso

En esta escuela, los jóvenes tienen la oportunidad de estudiar el bachillerato y a la par una carrera técnica en producción industrial y logística

Local

Scouts de SLRC: Invitan a jóvenes de 7 a 22 años de edad a participar

Tendrán la oportunidad de realizar actividades al aire libre, aprender a valerse por sí mismos y a respetar la naturaleza

Local

Restituyen derechos sindicales de Baldenebro

Un tribunal dejó sin efectos la resolución de otro juzgado, donde lo destituían por supuestos malos manejos

Gossip

Napoleón, firme en su decisión de retirarse de los escenarios

José María Napoleón retoma el tour Hasta siempre y se despide en escenarios de la Ciudad de México, Monterrey, y Guadalajara

Sociedad

México vierte agua sucia en el río Bravo

La CILA manifestó preocupación por estos desagües, ya que el caudal que nace en la parte norteamericana es usado para el riego de cultivos de maíz y trigo

Finanzas

Empresas europeas apoyan la inclusión

Las compañías suizas han sido pioneras en adoptar políticas corporativas a favor de las personas LGBT+

Sociedad

Atacan a tiros fiesta de director policiaco en NL

Rafaguearon 4 hombres armados el frente del inmueble; no hay heridos

Cultura

Carlos Monsiváis y Salvador Novo: dos intelectuales en el clóset

Carlos Monsiváis y Salvador Novo, los mayores cronistas de la ciudad de México en su época, fueron, sin llegar a proponérselo, pioneros del activismo en favor de los derechos LGBT+ 

Mundo

Ecuador denuncia intento de Golpe de Estado

Lasso no descarta uso de armas letales; fuertes enfrentamientos fuera del Congreso en la capital