/ jueves 15 de agosto de 2019

Las charcas salinas de Celestún, la joya del mundo maya

La sal de Celestún es uno de los más recomendables productos orgánicos para cocinar

Celestún significa, en lengua maya, “espanto de piedra”, por derivarse de los vocablos Celes, espanto y Tun piedra. Está ubicada al oeste de la Península de Yucatán, a unos 180 kilómetros de la ciudad de Mérida.


Desde hace algunas décadas, la Reserva de la Biosfera Ría Celestún ha ganado fama gracias a sus esteros que albergan una de las mayores concentraciones de flamingos rosas, a sus bellos manglares y a las enormes charcas de sal que lo han convertido en uno de los principales exportadores de este condimento a nivel nacional.

Foto: Brenda Vega


Se dice que, desde tiempos prehispánicos, los mayas recolectaban sal de las costas yucatecas para conservar y preparar sus alimentos. La obtenían evaporando el agua de las charcas con la luz de sol.


Dichas charcas obtienen su color rosado de una artemia que habita ahí, se trata de un crustáceo de color rosa intenso que, por ende, también le da color a la sal y a los flamingos que se alimentan de ella.


Hoy en día los salineros provenientes de comunidades cercanas a Celestún siguen obteniendo la sal de forma artesanal. Su jornada comienza a las seis de la mañana cuando aun no sale el sol y se puede entrar a las charcas, ya que alrededor de las 11 de la mañana el agua comienza a calentarse con el sol y el trabajo se vuelve imposible. La profundidad de cada charca es muy poca, pero aun así llegan hasta dentro a bordo de balsas o en carretas para poder depositar en ellas las sal que obtienen ayudados de palas.

Foto: Brenda Vega



Cuando tienen la sal suficiente la dejan escurrir y secar al sol de forma natural en montículos acomodados a la orilla de la charca; al principio es de color rosa, pero cuando se seca se vuelve blanca.


Celestún es el segundo exportador de sal en el estado, tan solo después de la salinera en Las Coloradas, un puerto ubicado en el litoral norte de la península de Yucatán perteneciente al municipio de Río Lagartos, donde también sus habitantes se dedican a la pesca y a la industria salinera, muy importante en la región.

aderezo@oem.com.mx

Celestún significa, en lengua maya, “espanto de piedra”, por derivarse de los vocablos Celes, espanto y Tun piedra. Está ubicada al oeste de la Península de Yucatán, a unos 180 kilómetros de la ciudad de Mérida.


Desde hace algunas décadas, la Reserva de la Biosfera Ría Celestún ha ganado fama gracias a sus esteros que albergan una de las mayores concentraciones de flamingos rosas, a sus bellos manglares y a las enormes charcas de sal que lo han convertido en uno de los principales exportadores de este condimento a nivel nacional.

Foto: Brenda Vega


Se dice que, desde tiempos prehispánicos, los mayas recolectaban sal de las costas yucatecas para conservar y preparar sus alimentos. La obtenían evaporando el agua de las charcas con la luz de sol.


Dichas charcas obtienen su color rosado de una artemia que habita ahí, se trata de un crustáceo de color rosa intenso que, por ende, también le da color a la sal y a los flamingos que se alimentan de ella.


Hoy en día los salineros provenientes de comunidades cercanas a Celestún siguen obteniendo la sal de forma artesanal. Su jornada comienza a las seis de la mañana cuando aun no sale el sol y se puede entrar a las charcas, ya que alrededor de las 11 de la mañana el agua comienza a calentarse con el sol y el trabajo se vuelve imposible. La profundidad de cada charca es muy poca, pero aun así llegan hasta dentro a bordo de balsas o en carretas para poder depositar en ellas las sal que obtienen ayudados de palas.

Foto: Brenda Vega



Cuando tienen la sal suficiente la dejan escurrir y secar al sol de forma natural en montículos acomodados a la orilla de la charca; al principio es de color rosa, pero cuando se seca se vuelve blanca.


Celestún es el segundo exportador de sal en el estado, tan solo después de la salinera en Las Coloradas, un puerto ubicado en el litoral norte de la península de Yucatán perteneciente al municipio de Río Lagartos, donde también sus habitantes se dedican a la pesca y a la industria salinera, muy importante en la región.

aderezo@oem.com.mx

Local

En Yuma, Az. se unen a las protestas por la muerte de George Floyd

La tragedia ocurrió cuando un oficial de policía colocó su rodilla sobre el cuello de Floyd  durante casi nueve minutos cuando se le escuchó decir: "No puedo respirar".

Policiaca

Capturan a dos hombres con droga acusados de robo

Los elementos de Policía y Tránsito Municipal los sorprendieron en posesión de armas blancas y envoltorios con metanfetamina.

República

La contingencia por la pandemia no ha terminado: Claudia Pavlovich

La gobernadora del estado enfatizó que este plan nacional de reactivación progresiva estará acompañado de medidas para proteger a los trabajadores.

Celebridades

Famosos hacen llamado de conciencia ante pandemia Covid-19

Belinda, Andrea Legarreta, Dulce María, Claudia Álvarez, se unen a campaña social de una firma japonesa que busca ayudar a más de 60 mil personas

Local

Sigue SLRC sin fecha para reanudación de actividades "habituales"

Se reafirma que los municipios con alto nivel de contagio aún no están preparados para reanudar actividades económicas y sociales este 1 de junio.

México

Todas las entidades, salvo Zacatecas, permanecen en semáforo rojo

Imprescindible que la sociedad sepa que el peligro persiste: López Gatell

Policiaca

Capturan a dos hombres con droga acusados de robo

Los elementos de Policía y Tránsito Municipal los sorprendieron en posesión de armas blancas y envoltorios con metanfetamina.

República

La contingencia por la pandemia no ha terminado: Claudia Pavlovich

La gobernadora del estado enfatizó que este plan nacional de reactivación progresiva estará acompañado de medidas para proteger a los trabajadores.

Local

En Yuma, Az. se unen a las protestas por la muerte de George Floyd

La tragedia ocurrió cuando un oficial de policía colocó su rodilla sobre el cuello de Floyd  durante casi nueve minutos cuando se le escuchó decir: "No puedo respirar".