imagotipo

Feroz duelo en el puerto jarocho entre Veracruz y Tigres

  • ESTO
  • en Deportes

No es el mejor Tigres de los últimos cinco años. El inicio del Clausura 2017 para el campeón del futbol mexicano ha sido una pesadilla de la que quieren despertar con un triunfo en una plaza que es más difícil que rasurarse con una piedra. La visita de los felinos a Veracruz es de alto riesgo, ya que los escualos van con paso perfecto en el Luis “Pirata” Fuente. El duelo arrancará  a las 21 horas.

Después de tres derrotas consecutivas, el equipo dirigido por Ricardo Ferretti viajó al Puerto con el mensaje de su presidente Alejandro Rodríguez, muy claro: “Este es el peor inicio del equipo en años y tienen la obligación de remediar esta situación”, que por ahora los tiene muy lejos de las posiciones de Liguilla.

Óscar Macías fue el árbitro designado para este compromiso en el que además, los Tiburones Rojos juegan con la necesidad de conseguir tres puntos que les permitan continuar arriba del Morelia en la tabla de cocientes.

Esta lucha por no descender se ha apretado de tal manera, que si los veracruzanos pierden y los Monarcas le ganan al Toluca, el sábado en el Morelos, quedarían igualados en puntos. Por ahora, el Veracruz suma 105 unidades por 102 de los michoacanos, con todavía el partido entre ellos, que se llevará a cabo en un par de jornadas más.

Quien diga que jugar ante un equipo que pelea por no descender como los Tiburones Rojos, en el Puerto, es una buena posibilidad para que los Tigres salgan de esta mala racha, está equivocado. Después de la complicada salida que tuvo del equipo en su etapa anterior, Carlos Reinoso parece haber recobrado la confianza de la plantilla, con todo y las decenas de refuerzos, lo que se ha reflejado en  triunfos importantes en casa.

Y fuera de su estadio tampoco es que les hayan pasado por encima. Este Veracruz ya hizo partido en Torreón, en el Azteca y en Toluca, lo que es un reflejo de lo apretados que pueden hacer los partidos y de lo complicado que es arrancarles triunfos, algo que no se puede decir de los felinos, que en sus tres salidas en lo que va del torneo no conocen otro resultado que no sea la derrota.

Con André-Pierre Gignac apagado, los únicos goles que registran son los cuatro que le metieron al América en la jornada tres. Antes y después de ese partido, se han ido en blanco, algo que no es normal en un club con la plantilla y el cuerpo de delanteros que tiene.

El partido de esta noche será un duelo de necesidades y necesitados: mientas los veracruzanos deben ganar para mantenerse alejados del Morelia en la tabla porcentual, los Tigres están obligados a salir de una racha que no es digna del campeón defensor en cualquier torneo del mundo.