/ sábado 12 de enero de 2019

Después de 23 años, Cruz Azul y Chivas se enfrentan en el Azteca

La última vez que el escenario los juntó termino en un triste empate

La última vez que Cruz Azul y Chivas se enfrentaron en el estadio Azteca fue una “tarde triste”. Así encabezó el Diario de los Deportistas aquel duelo celebrado el 30 de septiembre de 1995. Este sábado, después de 23 años, se volverán a ver las caras en el Coloso de Santa Úrsula, que ha vuelto a ser casa de La Máquina Cementera.

Ese día ambos equipos no pudieron pasar del empate a “roscas”. Corría la jornada seis de la temporada 1995-1996. Los planteles apenas agarraban forma de cara a la parte fuerte de la campaña regular, cuando aún se jugaban los llamados torneos largos.

Por parte de los cementeros disputaron el encuentro elementos como Norberto Scoponi, Juan Francisco Palencia y Carlos Hermosillo. Del otro lado, con el Rebaño Sagrado, alinearon Ramón Ramírez, Carlos Turrubiates, Missael Espinoza y Alberto Coyote. Los técnicos que ordenaron el trámite desde el banquillo fueron el “Flaco” Luis Fernando Tena, por parte de los celestes, y Demetrio Madero, entonces al mando de los rojiblancos. El árbitro del encuentro fue Arturo Brizio Carter.

Ni Carlos Hermosillo ni Nacho Vázquez pudieron romper el cero y regalar un grito de euforia a los asistentes. “Desde la asistencia, hasta el partido, nada fue agradable. Aunque el segundo tiempo hubo gritos para celebrar aproximaciones, el abucheo general predominó. Primero se neutralizaron los adversarios para un primer tiempo sordo, dentro del cual Chivas pareció querer ser más. Mejoró el segundo, intervinieron los porteros, pero la falta de conclusión dejó inconclusa la labor cuando los cementeros quisieron ser”, mencionó la crónica de ESTO que aquel entonces.

Fue el último partido entre Cruz Azul y Chivas en el estadio Azteca como escenario. Este sábado, 23 años después, se volverán a enfrentar en un duelo que, distante al de 1995, promete que habrá goles, emociones y muchas acciones.

Pedro Caixinha y José Saturnino Cardozo no se guardarán nada. El técnico portugués no pudo vencer al Puebla en la primera jornada, por lo que no tiene margen de error ante su gente. Por su parte, el estratega paraguayo buscará su segunda victoria consecutiva para quitar de la memoria de una vez por todas respecto al mal Apertura 2018 que tuvieron.

La última vez que Cruz Azul y Chivas se enfrentaron en el estadio Azteca fue una “tarde triste”. Así encabezó el Diario de los Deportistas aquel duelo celebrado el 30 de septiembre de 1995. Este sábado, después de 23 años, se volverán a ver las caras en el Coloso de Santa Úrsula, que ha vuelto a ser casa de La Máquina Cementera.

Ese día ambos equipos no pudieron pasar del empate a “roscas”. Corría la jornada seis de la temporada 1995-1996. Los planteles apenas agarraban forma de cara a la parte fuerte de la campaña regular, cuando aún se jugaban los llamados torneos largos.

Por parte de los cementeros disputaron el encuentro elementos como Norberto Scoponi, Juan Francisco Palencia y Carlos Hermosillo. Del otro lado, con el Rebaño Sagrado, alinearon Ramón Ramírez, Carlos Turrubiates, Missael Espinoza y Alberto Coyote. Los técnicos que ordenaron el trámite desde el banquillo fueron el “Flaco” Luis Fernando Tena, por parte de los celestes, y Demetrio Madero, entonces al mando de los rojiblancos. El árbitro del encuentro fue Arturo Brizio Carter.

Ni Carlos Hermosillo ni Nacho Vázquez pudieron romper el cero y regalar un grito de euforia a los asistentes. “Desde la asistencia, hasta el partido, nada fue agradable. Aunque el segundo tiempo hubo gritos para celebrar aproximaciones, el abucheo general predominó. Primero se neutralizaron los adversarios para un primer tiempo sordo, dentro del cual Chivas pareció querer ser más. Mejoró el segundo, intervinieron los porteros, pero la falta de conclusión dejó inconclusa la labor cuando los cementeros quisieron ser”, mencionó la crónica de ESTO que aquel entonces.

Fue el último partido entre Cruz Azul y Chivas en el estadio Azteca como escenario. Este sábado, 23 años después, se volverán a enfrentar en un duelo que, distante al de 1995, promete que habrá goles, emociones y muchas acciones.

Pedro Caixinha y José Saturnino Cardozo no se guardarán nada. El técnico portugués no pudo vencer al Puebla en la primera jornada, por lo que no tiene margen de error ante su gente. Por su parte, el estratega paraguayo buscará su segunda victoria consecutiva para quitar de la memoria de una vez por todas respecto al mal Apertura 2018 que tuvieron.

Local

Participan en lucha contra cáncer infantil

Los cánceres comunes en niños son las leucemias y linfomas, los cuales son curables al detectarse oportunamente

Local

Mujeres sanluisinas apoyan la causa mas no participarán en paro nacional

Aunque están a favor de las manifestaciones pacíficas y las diferentes acciones emprendidas a favor de trabajar para erradicar la violencia contra el gremio femenino en el país

Local

Culmina asambleas México Libre

Previo a la fecha de cierre de afiliaciones, la iniciativa de partido político celebró anticipadamente su conformación como nuevo partido

México

Sánchez Cordero no participará en "Un día sin nosotras"

La titular de la Segob manifestó que acudirá a trabajar ese día, por la responsabilidad que tiene

Finanzas

Pablo Azcárraga deja el CNET tras 10 años como presidente

El sucesor será Braulio Arsuaga, director general de Grupo Presidente

Futbol

Julio César "Cata" Domínguez renueva con Cruz Azul hasta 2023

Julio César actualmente tiene 32 años, es todo un veterano de mil batallas y el líder de la zaga cementera

Justicia

Lozoya pide a equipo de abogados "no dar información" sobre su proceso

El pasado 13 el febrero, el juez de la Audiencia Nacional decretó su ingreso en prisión provisional incondicional

Sociedad

Aíslan a una persona por sospecha de coronavirus en San Luis Potosí

La noticia la dio a conocer la titular de la dependencia, Monica Liliana Rangel

Justicia

Hummer, fundador de Los Zetas, será extraditado a EU

El Décimo Tribunal Colegiado consideró infundados e inoperantes los argumentos que presentó la defensa de Jaime González Durán