/ lunes 16 de mayo de 2022

Un clásico que cumple medio siglo

En mayo de 1972, los Rolling Stones lanzaron su décimo álbum Exile on Main St., que se considera un hito de la música contemporánea, y uno de los mejores trabajos de la banda

Aunque hace 50 años, cuando los Rolling Stones lanzaron su décimo álbum de estudio y su primer LP doble, Exile on Main St., la respuesta inicial de la crítica fue tibia, ahora se considera un hito de la música contemporánea y el mejor trabajo de la banda, de acuerdo con el crítico Simon Frith.

Para 1969, las nubes de tormenta de pavor que se formaban alrededor del grupo se habían convertido en un tifón en toda regla. Primero, el miembro recientemente despedido Brian Jones fue encontrado ahogado en su piscina.

Luego, cuando la década terminó en una avalancha de presagios sombríos, los Stones fueron los anfitriones del caos del festival de Altamont, que terminó con cuatro muertos, incluido un asesinato capturado en vivo en una película.

Pero en medio de todo eso, la banda produjo Let It Bleed (1969) y Sticky Fingers (1971), dos álbumes devastadores que cerraron la era como un paquete bomba dirigido a la década de 1970.

Canciones como “Gimme Shelter”, la desgarradora “Sister Morphine” y “Sway”, que reflexiona sobre la noción de tiempo circular de Nietzche, exudaban el tipo de grandeza cansada que definiría a Exile...

La historia detrás de Exile on Main St. se ha convertido en folklore del rock. Huyendo de las leyes fiscales punitivas de Inglaterra, los Stones se hicieron de una mansión en la Costa Azul, que fue un cuartel general de la Gestapo durante la Segunda Guerra Mundial.

Mick Jagger estuvo en gran medida marginado, pasando gran parte del tiempo en París con su esposa Bianca. Los músicos estaban metidos en un estudio de sótano ad-hoc, un cruce entre un baño de vapor y un fumadero de opio, alimentado por electricidad secuestrada del sistema ferroviario francés. La casa estaba acosada por parásitos, incluida la pandilla obligatoria de traficantes de drogas.

Sin embargo, con el control cedido al indiferente y propenso a los desastres Keith Richards, el tipo de persona que una crisis querría tener alrededor en una crisis, de alguna manera aprovecharon el poder del caos.

El resultado fue una singular amalgama de soul puntiagudo, gospel mutante, blues tombstone y country caótico, tan emocionante en su mezcla de fuentes familiares como las obras de los contemporáneos Roxy Music y David Bowie.

Foto: Especial

Jagger baraja su mazo de personajes de canción en canción como un crupier demente, el recientemente fallecido baterista Charlie Watts proporciona sus adornos sutiles habituales, y un elenco de sinvergüenzas, sobre todo, el pianista Nicky Hopkins y el productor Jimmy Miller, funcionan como miembros suplementarios de la banda.

Las 18 pistas contribuyen a la irregular perfección del documento en su conjunto. “Tumbling Dice” y “Happy” son rock de manual impulsados por una extraña unión de virtuosismo e indolencia. Y hay una belleza innegable en los gustos de “Torn and Frayed” y “Let it Loose”, aunque una belleza tentativa, ganada con esfuerzo.

El paquete se completa con su distintivo arte de portada, que yuxtapone un collage de artistas de circo fotografiados por Robert Frank alrededor de 1950 con fotogramas granulados de una película Super-8 de la banda y un mural dedicado a Joan Crawford.

El disco confundió al público al principio: el escritor John Perry describe su recepción en 1972 como una mezcla de "desconcierto con elogios calificados". La respuesta del crítico Lester Bangs fue típica. Después de una crítica negativa inicial, Bangs llegó a considerarlo como el trabajo más sólido del grupo.

El crítico Stephen Thomas Erlewine confirma que el disco se ha convertido con el tiempo en una piedra de toque, calificándolo como un álbum magistral que lleva “la desolación que sustentaban Let It Bleed y Sticky Fingers al extremo”.

La lista de artistas inspirados en Exile… es extensa, desde Tom Waits y White Stripes hasta Benicio del Toro y Martin Scorsese.

Alrededor de 1972, los Rolling Stones merecieron el título de "la mejor banda de rock and roll del mundo". Que todavía se reivindique 50 años después muestra cómo el rock clásico continúa dominando todo lo que siguió.

Exile on Main St. es un álbum significativo hecho por un grupo de rebeldes demacrados cuyo apogeo (y rebelión) ya pasó, pero cuyo arte sigue vivo de maneras complejas.

Junto con There's a Riot Goin' On, de Sly and the Family Stone y Tonight's the Night, de Neil Young, este álbum encaja perfectamente en una estética de obras maestras descoloridas y manchadas de narcóticos de principios de los setenta.

* Profesor de Queensland University of Technology.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Aunque hace 50 años, cuando los Rolling Stones lanzaron su décimo álbum de estudio y su primer LP doble, Exile on Main St., la respuesta inicial de la crítica fue tibia, ahora se considera un hito de la música contemporánea y el mejor trabajo de la banda, de acuerdo con el crítico Simon Frith.

Para 1969, las nubes de tormenta de pavor que se formaban alrededor del grupo se habían convertido en un tifón en toda regla. Primero, el miembro recientemente despedido Brian Jones fue encontrado ahogado en su piscina.

Luego, cuando la década terminó en una avalancha de presagios sombríos, los Stones fueron los anfitriones del caos del festival de Altamont, que terminó con cuatro muertos, incluido un asesinato capturado en vivo en una película.

Pero en medio de todo eso, la banda produjo Let It Bleed (1969) y Sticky Fingers (1971), dos álbumes devastadores que cerraron la era como un paquete bomba dirigido a la década de 1970.

Canciones como “Gimme Shelter”, la desgarradora “Sister Morphine” y “Sway”, que reflexiona sobre la noción de tiempo circular de Nietzche, exudaban el tipo de grandeza cansada que definiría a Exile...

La historia detrás de Exile on Main St. se ha convertido en folklore del rock. Huyendo de las leyes fiscales punitivas de Inglaterra, los Stones se hicieron de una mansión en la Costa Azul, que fue un cuartel general de la Gestapo durante la Segunda Guerra Mundial.

Mick Jagger estuvo en gran medida marginado, pasando gran parte del tiempo en París con su esposa Bianca. Los músicos estaban metidos en un estudio de sótano ad-hoc, un cruce entre un baño de vapor y un fumadero de opio, alimentado por electricidad secuestrada del sistema ferroviario francés. La casa estaba acosada por parásitos, incluida la pandilla obligatoria de traficantes de drogas.

Sin embargo, con el control cedido al indiferente y propenso a los desastres Keith Richards, el tipo de persona que una crisis querría tener alrededor en una crisis, de alguna manera aprovecharon el poder del caos.

El resultado fue una singular amalgama de soul puntiagudo, gospel mutante, blues tombstone y country caótico, tan emocionante en su mezcla de fuentes familiares como las obras de los contemporáneos Roxy Music y David Bowie.

Foto: Especial

Jagger baraja su mazo de personajes de canción en canción como un crupier demente, el recientemente fallecido baterista Charlie Watts proporciona sus adornos sutiles habituales, y un elenco de sinvergüenzas, sobre todo, el pianista Nicky Hopkins y el productor Jimmy Miller, funcionan como miembros suplementarios de la banda.

Las 18 pistas contribuyen a la irregular perfección del documento en su conjunto. “Tumbling Dice” y “Happy” son rock de manual impulsados por una extraña unión de virtuosismo e indolencia. Y hay una belleza innegable en los gustos de “Torn and Frayed” y “Let it Loose”, aunque una belleza tentativa, ganada con esfuerzo.

El paquete se completa con su distintivo arte de portada, que yuxtapone un collage de artistas de circo fotografiados por Robert Frank alrededor de 1950 con fotogramas granulados de una película Super-8 de la banda y un mural dedicado a Joan Crawford.

El disco confundió al público al principio: el escritor John Perry describe su recepción en 1972 como una mezcla de "desconcierto con elogios calificados". La respuesta del crítico Lester Bangs fue típica. Después de una crítica negativa inicial, Bangs llegó a considerarlo como el trabajo más sólido del grupo.

El crítico Stephen Thomas Erlewine confirma que el disco se ha convertido con el tiempo en una piedra de toque, calificándolo como un álbum magistral que lleva “la desolación que sustentaban Let It Bleed y Sticky Fingers al extremo”.

La lista de artistas inspirados en Exile… es extensa, desde Tom Waits y White Stripes hasta Benicio del Toro y Martin Scorsese.

Alrededor de 1972, los Rolling Stones merecieron el título de "la mejor banda de rock and roll del mundo". Que todavía se reivindique 50 años después muestra cómo el rock clásico continúa dominando todo lo que siguió.

Exile on Main St. es un álbum significativo hecho por un grupo de rebeldes demacrados cuyo apogeo (y rebelión) ya pasó, pero cuyo arte sigue vivo de maneras complejas.

Junto con There's a Riot Goin' On, de Sly and the Family Stone y Tonight's the Night, de Neil Young, este álbum encaja perfectamente en una estética de obras maestras descoloridas y manchadas de narcóticos de principios de los setenta.

* Profesor de Queensland University of Technology.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

¿Se reanudará el servicio de peseras en San Luis?

Concesionarios y operadores de peseras en la ciudad respaldan el plan de reactivación que se lanzó en días pasados

Local

En la “Tortuga” John Arnold llevaba educación a los campesinos

PPEP ha servido a mas de 5 millones de clientes. Hemos trabajado mucho en Sonora también, donde creamos el primer programa de microempresas en Ciudad Obregón

Local

Alumnos del Cobach regresaron a clases este Lunes 15 de agosto

Los jóvenes reanudaron sus actividades escolares como lo hacían antes de la pandemia por Covid-19

En el ring

Humberto “La Chiquita” González: “Hasta en las derrotas se gana”

Comenzó desde abajo, lo ganó todo… Y vive para contarlo. El cuatro veces campeón mundial minimosca comparte con El Sol de México parte de su inspiradora historia

Cultura

El barrio chino debajo de Mexicali

En el subterráneo de esta ciudad fronteriza, un misterioso barrio chino de más de cien años de antigüedad, está resurgiendo por el interés de empresarios, autoridades y curiosos

Ecología

La Antártida podría estar derritiéndose rápidamente

Investigadores sugieren que las plataformas de hielo de la Antártida podrían estar derritiéndose más rápido de lo que se creía, lo que contribuirá a un aumento más rápido del nivel del mar

Sociedad

Pobladores queman la casa de alcaldesa de San Juan del Rincón

Están cansados por la inseguridad y extorsiones; exigen la destitución de director policiaco

Mundo

Putin ofrece armar a América Latina con equipos nuevos

Afirma que son aliados que no se someten al dictado de Occidente; propone compartir tecnología

Mundo

Donald Trump justifica “ira” contra el FBI

Acusa robo de pasaportes; investigan a Giuliani en Georgia por los intentos de anular la elección de 2020