/ martes 22 de septiembre de 2020

Diego Simancas: el presente y futuro de la música en SLRC

El joven guitarrista cuenta con diversos proyectos y ha participado en eventos de talla nacional en sitios como Ciudad de México, La Paz y Hermosillo

Reconocido como un músico que siempre está dando lo mejor de sí y manteniendo las ganas de superarse, Diego Simancas ha demostrado que el esfuerzo constante es factor determinante para que los sueños se hagan realidad y que el talento, aunado a la disciplina, pueden detonar en el éxito que con orgullo comparte hoy en día.

RECIBE NOTICIAS DIARIAS EN TU CELULAR, ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM AQUÍ

El egresado como Ingeniero Industrial en Electrónica del Centro de Estudios Superiores del Estado de Sonora (ahora UES), pero artista de vocación, ha tenido la oportunidad de subir a escenarios no solamente locales sino en sitios como Ciudad de México o en entidades como Baja California Sur, Baja California y Sonora, por mencionar algunas, en los que ha sido telonero en conciertos para bandas mexicanas de la talla de Tijuana No!, Reyno, DLD y Genitallica, además de participar en numerosos festivales, todo de la mano de amigos con quienes ha formado diversas agrupaciones, lo que considera vital para su formación.

De 31 años, el originario de Veracruz, pero cuya residencia en San Luis Río Colorado ha sido en gran parte de su vida, compartió que parte de los retos que le ha tocado superar no ha sido únicamente la suspensión de conciertos o eventos culturales, pues también contrajo Covid-19 en julio, aunado a una pérdida familiar muy fuerte debido a dicha enfermedad.

AHORRÓ PARA SU PRIMERA GUITARRA

Diego, quien formó parte de agrupaciones como Ósmosis Inversa (2009-2011), En la Mira (2011-2013), Epicentro (2013-2015) y Edimio (2015-2018), compartió que fue en su infancia que comenzó a tener gusto por la música y al tener 13 años logró comprar su primera guitarra, una de tipo Paracho, después de tres meses de ahorrar lo que le daban sus padres para gastar en la primaria y secundaria.

“Aunque no sabía tocar, sabía componer canciones con letra y melodía. Yo quería hacerlas y ponerles música, ahí descubrí el amor hacia lo que quería dedicar mi tiempo. Le pedí a mis papás que me compraran una guitarra, pero nunca había el recurso para ir por una debido a los gastos corriente y comida; ellos me daban 10 o 15 pesos para gastar y yo nomás usaba como 6 pesos en la pesera, lo demás lo ahorraba”.

Para Nayeli Delgado su rostro es un lienzo donde plasmar arte

De esto, dijo que al tiempo sus papás le preguntaron por qué lo hacía y respondió que para comprarse el instrumento. “Al día siguiente mi papá llegó con un señor que se encontró en la calle y que vendía guitarras; me dijo que escogiera una, pero costaban 530 pesos y yo solo tenía 260. Entonces, mi papá me puso lo demás. Saqué mi `cochinito´ y la compramos. A partir de ahí me empecé a dar cuenta que iba a ser algo de mucha práctica, sin tener a la mano tutoriales como hoy en día gracias al internet. Practicaba de 4 a 6 horas entre semana, de 12 a 14 horas sábados y domingos, tratando de sacar canciones que escuchaba en el radio”.

INCURSIÓN EN LAS BANDAS

Todo lo que ha experimentado fue gracias a su temprano involucramiento con amigos para realizar proyectos musicales, tal como su primera banda formada en la secundaria y en la que se dio cuenta que su guitarra acústica no se escucharía, por lo que decidió comprar una eléctrica, imitación del modelo Epiphone de Gibson, que le costó mil pesos, y un pedal Overdrive DigiTech en 600 pesos, equipo con el que abrió los ojos al rock en español.

¡Más fácil y más sencillo! Mejoramos la experiencia de lectura de nuestra edición digital ¡Suscríbete ahora!

Ciudad de México ha sido un escenario constante para él. / Cortesía | @IvanSudd

“Me di cuenta de que para sonar como las bandas que se escuchaban en ese entonces, necesitaba más equipo. Ahí nació mi incansable deseo de pertenecer a un proyecto musical, participar de alguna manera conviviendo y compartiendo esa experiencia con gente que tuviera ese mismo deseo”, dijo y agregó que fue durante su estancia en el Cbtis 33 que se involucró en un proyecto de rondalla y al llegar a la universidad inició grupos con los que influenciaría en la escena local.

SUPERA AL COVID-19

Después de presentar síntomas y de la noticia del deceso de su padre a causa del coronavirus, Diego se enfrentó a una serie de cuidados que terminarían por darle la victoria por encima de la enfermedad, lo que ha servido de impulso para diseñar nuevos proyectos musicales.

“Lo que les puedo decir es que sigan todas las recomendaciones del sector salud. Mi familia y yo nos aislamos, dejamos de ir a trabajar o salir a espacios públicos, aumentamos las medidas de higiene y usamos siempre el cubrebocas. Pasé algo parecido a una gripe, pero supe que no había que poner el cuerpo al límite porque el virus es algo muy peligroso; mi padre falleció y yo les invito a que no se confíen”, compartió y dijo que al no poder salir a tocar realizó actividades dentro de casa como grabaciones en su estudio o composición de canciones.

Por otra parte, respecto a la falta de un protocolo para la reanudación de actividades como conciertos o festivales de música, mencionó que como músico el deseo de compartir su material no se va, pues le da oportunidad de prepararlo y presentarlo en las plataformas digitales, donde el publico potencial es internacional.

“Como músicos tenemos que crear propuestas nuevas; no detenernos y aprovechar las herramientas con las que disponemos en la actualidad”.

Recuerdan a Hermes Flores Navarro como impulsor de la historia y del arte en SLRC

“No estudié música, las circunstancias no fueron las ideales para irme a otra ciudad y hacerlo, pero gracias al apoyo que tuve de mis papás pude terminar una carrera universitaria. Yo recomiendo que no importa a qué te dediques, si tienes pasiones síguelas sin descuidar a tu familia o responsabilidades. Tenemos que aprovechar las cosas buenas que la vida nos da”, finalizó.

DATOS

La primera canción que aprendió en la guitarra fue “Reloj”, de Roberto Cantoral.

En Ciudad de México tuvo la oportunidad de tocar en San Leyenda Bar, Metro San Lázaro, Pasaguero, Yox Discos, Bee Sound, Black Horse, Multiforo246, Tianguis cultural “El Chopo” y Hendrix Bar.

Reconocido como un músico que siempre está dando lo mejor de sí y manteniendo las ganas de superarse, Diego Simancas ha demostrado que el esfuerzo constante es factor determinante para que los sueños se hagan realidad y que el talento, aunado a la disciplina, pueden detonar en el éxito que con orgullo comparte hoy en día.

RECIBE NOTICIAS DIARIAS EN TU CELULAR, ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM AQUÍ

El egresado como Ingeniero Industrial en Electrónica del Centro de Estudios Superiores del Estado de Sonora (ahora UES), pero artista de vocación, ha tenido la oportunidad de subir a escenarios no solamente locales sino en sitios como Ciudad de México o en entidades como Baja California Sur, Baja California y Sonora, por mencionar algunas, en los que ha sido telonero en conciertos para bandas mexicanas de la talla de Tijuana No!, Reyno, DLD y Genitallica, además de participar en numerosos festivales, todo de la mano de amigos con quienes ha formado diversas agrupaciones, lo que considera vital para su formación.

De 31 años, el originario de Veracruz, pero cuya residencia en San Luis Río Colorado ha sido en gran parte de su vida, compartió que parte de los retos que le ha tocado superar no ha sido únicamente la suspensión de conciertos o eventos culturales, pues también contrajo Covid-19 en julio, aunado a una pérdida familiar muy fuerte debido a dicha enfermedad.

AHORRÓ PARA SU PRIMERA GUITARRA

Diego, quien formó parte de agrupaciones como Ósmosis Inversa (2009-2011), En la Mira (2011-2013), Epicentro (2013-2015) y Edimio (2015-2018), compartió que fue en su infancia que comenzó a tener gusto por la música y al tener 13 años logró comprar su primera guitarra, una de tipo Paracho, después de tres meses de ahorrar lo que le daban sus padres para gastar en la primaria y secundaria.

“Aunque no sabía tocar, sabía componer canciones con letra y melodía. Yo quería hacerlas y ponerles música, ahí descubrí el amor hacia lo que quería dedicar mi tiempo. Le pedí a mis papás que me compraran una guitarra, pero nunca había el recurso para ir por una debido a los gastos corriente y comida; ellos me daban 10 o 15 pesos para gastar y yo nomás usaba como 6 pesos en la pesera, lo demás lo ahorraba”.

Para Nayeli Delgado su rostro es un lienzo donde plasmar arte

De esto, dijo que al tiempo sus papás le preguntaron por qué lo hacía y respondió que para comprarse el instrumento. “Al día siguiente mi papá llegó con un señor que se encontró en la calle y que vendía guitarras; me dijo que escogiera una, pero costaban 530 pesos y yo solo tenía 260. Entonces, mi papá me puso lo demás. Saqué mi `cochinito´ y la compramos. A partir de ahí me empecé a dar cuenta que iba a ser algo de mucha práctica, sin tener a la mano tutoriales como hoy en día gracias al internet. Practicaba de 4 a 6 horas entre semana, de 12 a 14 horas sábados y domingos, tratando de sacar canciones que escuchaba en el radio”.

INCURSIÓN EN LAS BANDAS

Todo lo que ha experimentado fue gracias a su temprano involucramiento con amigos para realizar proyectos musicales, tal como su primera banda formada en la secundaria y en la que se dio cuenta que su guitarra acústica no se escucharía, por lo que decidió comprar una eléctrica, imitación del modelo Epiphone de Gibson, que le costó mil pesos, y un pedal Overdrive DigiTech en 600 pesos, equipo con el que abrió los ojos al rock en español.

¡Más fácil y más sencillo! Mejoramos la experiencia de lectura de nuestra edición digital ¡Suscríbete ahora!

Ciudad de México ha sido un escenario constante para él. / Cortesía | @IvanSudd

“Me di cuenta de que para sonar como las bandas que se escuchaban en ese entonces, necesitaba más equipo. Ahí nació mi incansable deseo de pertenecer a un proyecto musical, participar de alguna manera conviviendo y compartiendo esa experiencia con gente que tuviera ese mismo deseo”, dijo y agregó que fue durante su estancia en el Cbtis 33 que se involucró en un proyecto de rondalla y al llegar a la universidad inició grupos con los que influenciaría en la escena local.

SUPERA AL COVID-19

Después de presentar síntomas y de la noticia del deceso de su padre a causa del coronavirus, Diego se enfrentó a una serie de cuidados que terminarían por darle la victoria por encima de la enfermedad, lo que ha servido de impulso para diseñar nuevos proyectos musicales.

“Lo que les puedo decir es que sigan todas las recomendaciones del sector salud. Mi familia y yo nos aislamos, dejamos de ir a trabajar o salir a espacios públicos, aumentamos las medidas de higiene y usamos siempre el cubrebocas. Pasé algo parecido a una gripe, pero supe que no había que poner el cuerpo al límite porque el virus es algo muy peligroso; mi padre falleció y yo les invito a que no se confíen”, compartió y dijo que al no poder salir a tocar realizó actividades dentro de casa como grabaciones en su estudio o composición de canciones.

Por otra parte, respecto a la falta de un protocolo para la reanudación de actividades como conciertos o festivales de música, mencionó que como músico el deseo de compartir su material no se va, pues le da oportunidad de prepararlo y presentarlo en las plataformas digitales, donde el publico potencial es internacional.

“Como músicos tenemos que crear propuestas nuevas; no detenernos y aprovechar las herramientas con las que disponemos en la actualidad”.

Recuerdan a Hermes Flores Navarro como impulsor de la historia y del arte en SLRC

“No estudié música, las circunstancias no fueron las ideales para irme a otra ciudad y hacerlo, pero gracias al apoyo que tuve de mis papás pude terminar una carrera universitaria. Yo recomiendo que no importa a qué te dediques, si tienes pasiones síguelas sin descuidar a tu familia o responsabilidades. Tenemos que aprovechar las cosas buenas que la vida nos da”, finalizó.

DATOS

La primera canción que aprendió en la guitarra fue “Reloj”, de Roberto Cantoral.

En Ciudad de México tuvo la oportunidad de tocar en San Leyenda Bar, Metro San Lázaro, Pasaguero, Yox Discos, Bee Sound, Black Horse, Multiforo246, Tianguis cultural “El Chopo” y Hendrix Bar.

Local

La obra de ampliación del área de urgencias del IMSS-SLRC lleva un año y medio de retraso

La actual delegada de la institución aseguró que los trabajos de construcción quedarán concluidos antes de que finalice el 2021

Policiaca

Hombre hallado en el canal Welton, autoridades sospechan que al parecer se ahogó

Debido a que estaba vestido y contaba con calzado, la policía sospecha que pudo haber caído al cauce, posiblemente en su intento por cruzar a los Estados Unidos

Local

La vacuna contra el Covid-19 de Johnson & Johnson es segura

Se está aplicando en ciudades fronterizas a personas de 18 a 39 años de edad, luego de que México recibiera una remesa enviada por Estados Unidos

Ecología

Árboles cuentan la historia de la humanidad

Cada país, cada tradición tiene su árbol al que muchas generaciones han venerado y consultado sobre sus vidas y problemas

Sociedad

Embarcación sargacera de la Semar se hunde en Playa del Carmen

Lo anterior fue informado por la Capitanía de Puerto, que pidió a todo el tráfico marino extremar precauciones, en vista de las peligrosas condiciones del oleaje

Realeza

Estatua de Diana puede "romper el hielo" entre William y Harry

Según él, "ya vimos un poco [este acercamiento] tras los funerales" del príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II, en abril

Sociedad

“No habrá luz ni agua, pero el recibo no deja de llegar”: afectada por apagones

Dio a conocer que la falta de luz ha sido de casi todos los años, pero ahora en la pandemia se ha ido casi una semana.

Policiaca

Detienen dos jóvenes tras fuerte persecución en SLRC

Sorprendidos transitando velozmente por calles de la colonia Aviación 2, fueron cercados frente a un domicilio

Futbol

México, castigado con dos partidos sin público por grito homofóbico

El castigo es por el cántico que se escuchó en Jalisco durante los partidos de clasificación para el Torneo Olímpico contra República Dominicana y EU