imagotipo

El yoga es una práctica deportiva

  • Joel Olea
  • en Local

En la actualidad, los amantes del yoga en esta localidad, insisten que la disciplina es un deporte y no una práctica religiosa o por lo menos se trata de una actividad que se originó para mejorar el estado físico y mental de quienes lo practican.
Así coincidieron algunos entrevistados que se ejercitan con el yoga, donde resaltan que en San Luis Río Colorado cada vez son más las personas, niños y adultos que lo practican en algunos gimnasios o establecimientos especiales para ello.
Para la maestra de esta disciplina deportiva Elba Lorena Muñoz López, sostuvo que el objetivo es que los individuos aprendan a relajarse al tiempo que mejoran su estado de salud, su flexibilidad y sus habilidades motoras.
Sin embargo, la entrevistada expuso que ante la creciente popularidad de esta práctica en esta ciudad, se ha topado sin embargo con los recelos de algunas familias que consideran que se trata de una práctica religiosa.
“Definitivamente es una práctica deportiva, ya que se trata de una disciplina que nos lleva a estabilizar la mente, el cuerpo y el alma, es una práctica que no tiene edad y los movimientos llamados “asanas”, están diseñados para toda clase de cuerpos humanos”.
Continuó diciendo que es una práctica que está ganando terreno en niños, jóvenes, adultos y adultos mayores, donde los movimientos se adaptan a cada persona, donde no debe  de haber dolor y lo más importante: se aprende a respirar.
Elba Lorena Muñoz López destacó que si bien para cualquier persona respirar resulta muy sencillo, no se tiene completamente el conocimiento de inhalar y exhalar adecuadamente, ya que el ser humano en promedio sabe comer muy bien, sabe escuchar, observar; “pero si controlamos nuestra respiración podemos controlar muchas cosas como nuestro temperamento”.
Explicó la instructora de yoga que la respiración lleva a cada postura  o “asana”, y controlando esta acción podemos lograr muchas cosas en nuestras vidas, desde arriba del tapete como afuera, en la vida cotidiana y con las personas que están alrededor, en el trabajo, en la oficina, en familia.
“Si tan solo platicáramos con alguna persona que practica el yoga, nos compartiría lo bien que se siente y de los cambios positivos en sus vidas, además de ver de otra manera la percepción de las cosas como los problemas cotidianos, sin tensiones y sin estrés, cambiando la forma de vivir y hasta de la manera de alimentarse, sin necesidad de dietas, ya que se aprende de la consciencia”.
Para Rigoberto Gortari Campuzano, en tan solo cuatro meses de practicar el yoga, los cambios físicos han sido bastante positivos, “es altamente recomendable, ya que mi vida ahora la veo de otra manera; ya que antes no tenía idea de lo que era, pensaba que se trataba de actividades de estar meditando y no es así, tenemos una especie de ejercicios especiales que se ajusta a la edad de cada uno”.