/ miércoles 27 de enero de 2021

En paz y tras 102 años de vida, muere Mercedes Acedo García

Fue la mañana de ayer que la señora oriunda de Sahuaripa y con residencia en SLRC desde 1959 falleció por causas naturales acompañada de sobrinos y sobrinos-bisnietos

Después de haber cumplido 102 años de vida el pasado 12 de junio y disfrutar al máximo los que serían sus últimos días en medio de la alegría de la música, sinfín de historias y en compañía de su familia, Mercedes Acedo García falleció por causas naturales dentro de su casa en San Luis Río Colorado, donde vivía desde 1959.

RECIBE NOTICIAS DIARIAS EN TU CELULAR, ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM AQUÍ

Siempre con espíritu viajero, sin haber tenido nunca hijos ni esposo, pero si un gusto excepcional por el bacanora –a lo que adjudicaba su longevidad-, la oriunda de Sahuaripa, Sonora, descansa en paz desde la mañana de ayer y fue su sobrino-nieto Edgar Banda quien diera a conocer el suceso, describiendo que fue una partida tranquila.

“Siempre tenía sus historias. Fue la última de trece hermanos y deja bastante gente aquí. Ella fue mi tía-abuela de crianza. No solo me cuidó y educó a mí, sino a todos los hijos, nietos y bisnietos. Nos consideraba como sus hijos, muchos están en Estados Unidos, otros en Hermosillo”, compartió y agregó que debido a la contingencia sanitaria por el Covid-19 no pudo ser frecuentada de manera física durante los últimos meses de vida y que, por el momento, aún se planea un encuentro para despedir sus cenizas.

COMPARTIÓ SU ALEGRÍA: EL VIAJE, LA SOLTERÍA Y EL BACANORA

Aún el viernes, dijo Edgar, ella cantó “Mi ranchito”, misma pieza musical de antaño que interpretó un 15 de junio de 2019 ante las cámaras de TRIBUNA DE SAN LUIS, en las vísperas de su centenario de vida, y que además narró aventuras, recordó a sus seres queridos y de la alegría que tenía por la vida.

En el mencionado encuentro con el equipo de esta casa editorial, quien fuera hija de Don Luis Acedo Pacheco y María García Ramírez, así como la última en partir de 13 hermanos, compartió su agradecimiento hacia Dios por tantos años que le permitió existir, para “bailar mucho y brindar mucha doctrina de catecismo”, además de criar a sus más de 37 sobrinos.

En ese sentido, ella se consideraba una mujer alegre que disfrutaba viajar por barco, camión y hasta en tren, pero lo que le encantaba era subirse a los aviones, “bien a gusto”.

¡Más fácil y más sencillo! Mejoramos la experiencia de lectura de nuestra edición digital ¡Suscríbete ahora!

“He sido muy alegre, gracias a Dios. Nunca me he casado, he tenido muchos novios, me dicen de matrimonio y nomás no”, dijo la homenajeada en aquel entonces, agregando que sus hermanos producían bacanora y que se lo tomaba.

“En lugar de andar de enojada, iba yo bien contenta de la vida, más a gusto bailaba con el bacanora”, compartió.

TRIBUNA DE SAN LUIS fue testigo del centenario de Mercedes, donde compartió historias y el gusto por las fiestas. / Alonso Moreno | Tribuna de San Luis

Por último, Edgar mencionó que: “Se fue igual. Sonriendo, cantando, bromeando con su bacanora, la cual decía que era su medicina, junto a la soltería. Tan cómica. Ella simplemente se acostó la noche del lunes y la mañana siguiente, a la hora de su café, ya estaba dormida, pero con una sonrisa”.

En paz descanse, Mercedes Acedo García.

Después de haber cumplido 102 años de vida el pasado 12 de junio y disfrutar al máximo los que serían sus últimos días en medio de la alegría de la música, sinfín de historias y en compañía de su familia, Mercedes Acedo García falleció por causas naturales dentro de su casa en San Luis Río Colorado, donde vivía desde 1959.

RECIBE NOTICIAS DIARIAS EN TU CELULAR, ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM AQUÍ

Siempre con espíritu viajero, sin haber tenido nunca hijos ni esposo, pero si un gusto excepcional por el bacanora –a lo que adjudicaba su longevidad-, la oriunda de Sahuaripa, Sonora, descansa en paz desde la mañana de ayer y fue su sobrino-nieto Edgar Banda quien diera a conocer el suceso, describiendo que fue una partida tranquila.

“Siempre tenía sus historias. Fue la última de trece hermanos y deja bastante gente aquí. Ella fue mi tía-abuela de crianza. No solo me cuidó y educó a mí, sino a todos los hijos, nietos y bisnietos. Nos consideraba como sus hijos, muchos están en Estados Unidos, otros en Hermosillo”, compartió y agregó que debido a la contingencia sanitaria por el Covid-19 no pudo ser frecuentada de manera física durante los últimos meses de vida y que, por el momento, aún se planea un encuentro para despedir sus cenizas.

COMPARTIÓ SU ALEGRÍA: EL VIAJE, LA SOLTERÍA Y EL BACANORA

Aún el viernes, dijo Edgar, ella cantó “Mi ranchito”, misma pieza musical de antaño que interpretó un 15 de junio de 2019 ante las cámaras de TRIBUNA DE SAN LUIS, en las vísperas de su centenario de vida, y que además narró aventuras, recordó a sus seres queridos y de la alegría que tenía por la vida.

En el mencionado encuentro con el equipo de esta casa editorial, quien fuera hija de Don Luis Acedo Pacheco y María García Ramírez, así como la última en partir de 13 hermanos, compartió su agradecimiento hacia Dios por tantos años que le permitió existir, para “bailar mucho y brindar mucha doctrina de catecismo”, además de criar a sus más de 37 sobrinos.

En ese sentido, ella se consideraba una mujer alegre que disfrutaba viajar por barco, camión y hasta en tren, pero lo que le encantaba era subirse a los aviones, “bien a gusto”.

¡Más fácil y más sencillo! Mejoramos la experiencia de lectura de nuestra edición digital ¡Suscríbete ahora!

“He sido muy alegre, gracias a Dios. Nunca me he casado, he tenido muchos novios, me dicen de matrimonio y nomás no”, dijo la homenajeada en aquel entonces, agregando que sus hermanos producían bacanora y que se lo tomaba.

“En lugar de andar de enojada, iba yo bien contenta de la vida, más a gusto bailaba con el bacanora”, compartió.

TRIBUNA DE SAN LUIS fue testigo del centenario de Mercedes, donde compartió historias y el gusto por las fiestas. / Alonso Moreno | Tribuna de San Luis

Por último, Edgar mencionó que: “Se fue igual. Sonriendo, cantando, bromeando con su bacanora, la cual decía que era su medicina, junto a la soltería. Tan cómica. Ella simplemente se acostó la noche del lunes y la mañana siguiente, a la hora de su café, ya estaba dormida, pero con una sonrisa”.

En paz descanse, Mercedes Acedo García.

Local

Segundo foro Mujeres de reto

En el marco del Día Internacional de la Mujer se realizará por segundo año consecutivo el foro Mujeres de Reto.

Local

La temporada de sandía comenzó y se espera que el precio supere 22 pesos la libra

No se sabe cuál será el valor que habrá este año, puesto que es muy temprano para ver cómo van a reaccionar los mercados

Local

Católicos se preparan para celebración de la Semana Santa

Esta Semana Santa no habrá personificación del viacrucis como tradicionalmente se hacía, ya que en esta ocasión será narrativo

Local

Padres de familia están en desacuerdo con regreso a clases presenciales

Opinaron que el regreso presencial a la escuela se debe dar cuando la mayoría de la gente esté vacunada y que las escuelas cuenten, al menos, con lavamanos

Mundo

Investigación del origen del coronavirus se presentará con total transparencia: Tedros Adhanom

En enero, la OMS envió a un equipo de especialistas a Wuhan, en el centro de China, donde se detectó el primer caso de coronavirus a finales de diciembre de 2019

Mundo

Fiscal pide archivar investigación contra expresidente Uribe en Colombia

"Gracias a Dios por este paso positivo. Gracias a tantas personas por sus oraciones y solidaridad", reaccionó Uribe en Twitter

Política

SPC descarta daño patrimonial por 63 mdp atribuido por la ASF

El comisionado del Servicio de Protección Federal exigió una aclaración pública de la ASF

Sociedad

Felicitas Martínez | La doble carga para las mujeres sigue

La pandemia es un desastre para la región de la montaña de Guerrero. "Todos los pueblos bajábamos a vender a las cabeceras municipales y todo eso no se puede vender"

Sociedad

Wendy Figueroa | Violencia en casa, sin respuesta oficial

La pandemia encendió las alarmas de violencia familiar; en 2020, la Red Nacional de Refugios atendió a más de 40 mil mujeres y niñas y las llamadas de auxilio crecieron 39%