/ martes 9 de abril de 2019

Les prohíben la venta de aguas frescas en la “línea”

Un par de inspectores municipales les exigieron retirarse del lugar, argumentando que el permiso para operar está vencido

La pareja integrada por Perla Santacruz y Óscar Barreras se dedican, desde hace varios meses, a la venta de aguas frescas, frituras y refrescos en la línea internacional, sin embargo, inspectores municipales les prohibieron seguir ofreciendo a la clientela aguas de frutas naturales, con lo cual están en desacuerdo porque eso es lo "fuerte" de su negocio.

Al acudir a la Secretaría del Ayuntamiento para actualizar este documento, uno de los inspectores al que identificaron como Felipe Flores Gámez, con quien han tenido problemas en ocasiones anteriores, les dijo que el permiso se los daría sin costo, pero que no iban a poder vender aguas frescas, lo que generó inconformidad por parte de los esposos.

“Nosotros estamos dispuestos a pagar la renovación de nuestro permiso, pero pedimos que nos dejen vender aguas frescas porque eso es lo que nos da un poco más de margen de ganancias”, destacó Perla Santacruz.

La afectada mostró los mensajes escritos enviados al alcalde, vía “messenger”, para solicitar su apoyo para vender en la línea internacional, en los cuales asegura que los ayudara para que sigan con esta actividad y le recomienda que busque al secretario del Ayuntamiento, José Arreola, para que la atienda y resuelva el caso, a quien no han localizado hasta el momento.

“Nosotros lo único que pedimos es que nos dejen trabajar y que nos permitan vender aguas frescas”, puntualizó.

Cabe destacar que la pareja recolectó firmas de sus clientes que son personas que hacen fila en automóvil para ingresar a Estados Unidos, a manera de demostrar que las aguas frescas son el “fuerte” en la venta.

La pareja integrada por Perla Santacruz y Óscar Barreras se dedican, desde hace varios meses, a la venta de aguas frescas, frituras y refrescos en la línea internacional, sin embargo, inspectores municipales les prohibieron seguir ofreciendo a la clientela aguas de frutas naturales, con lo cual están en desacuerdo porque eso es lo "fuerte" de su negocio.

Al acudir a la Secretaría del Ayuntamiento para actualizar este documento, uno de los inspectores al que identificaron como Felipe Flores Gámez, con quien han tenido problemas en ocasiones anteriores, les dijo que el permiso se los daría sin costo, pero que no iban a poder vender aguas frescas, lo que generó inconformidad por parte de los esposos.

“Nosotros estamos dispuestos a pagar la renovación de nuestro permiso, pero pedimos que nos dejen vender aguas frescas porque eso es lo que nos da un poco más de margen de ganancias”, destacó Perla Santacruz.

La afectada mostró los mensajes escritos enviados al alcalde, vía “messenger”, para solicitar su apoyo para vender en la línea internacional, en los cuales asegura que los ayudara para que sigan con esta actividad y le recomienda que busque al secretario del Ayuntamiento, José Arreola, para que la atienda y resuelva el caso, a quien no han localizado hasta el momento.

“Nosotros lo único que pedimos es que nos dejen trabajar y que nos permitan vender aguas frescas”, puntualizó.

Cabe destacar que la pareja recolectó firmas de sus clientes que son personas que hacen fila en automóvil para ingresar a Estados Unidos, a manera de demostrar que las aguas frescas son el “fuerte” en la venta.