/ miércoles 16 de enero de 2019

“Lo haría mil veces más”: Oficial Enrique Lomelí

“Lo volvería a hacer una y mil veces más”, fue el comentario del oficial Enrique Lomelí Macías, uno de los policías que salvó de morir ahogados a un grupo de migrantes hondureños.

Sin importan que en la tarea de proteger a alguien más, su vida también corría peligro, Lomelí Macías, junto a los oficiales Marcelo Herrera y Vivian Valdez se arriesgaron, apelando a la frase “Servir y proteger” que se lee en las patrullas de la corporación.

De 25 años de edad, el oficial Enrique Lomelí Macías no dudó en agotar sus opciones para salvar la vida de una familia completa que se encontraban “atorados” en el canal de aguas negras “Sánchez mejorada”, al percatarse de que entre los migrantes se hallaban 2 menores.

“Yo tengo una niña de 3 años, entonces lo primero que se me vino a la mente fue ella, viendo sus ojos en los de los menores que se estaban ahogando, fue ahí cuando saqué fuerzas de donde no había para lograr ponerlos sanos y salvos de la corriente del canal”, expresó.


Lomelí Macías quien se ve trabajando como policía municipal por muchos años más, se dice listo para “sacar” los retos que su tarea diaria demanden, poniendo de lado los riesgos que ello implique.

“Mientras que yo pueda y siga teniendo la oportunidad de proteger a los ciudadanos desde esta trinchera, lo voy a hacer, continuaré intentando cada día de dignificar esta profesión en la que encuentro a muchos compañeros a los cuales admiro y les aprendo”, agregó.


Valió la pena

Poner en riesgo su propia vida de manera voluntaria, “valió la pena” dijo Lomelí, al ver que al final la familia de origen hondureña se encontraron bien

Sin importan que en la tarea de proteger a alguien más, su vida también corría peligro, Lomelí Macías, junto a los oficiales Marcelo Herrera y Vivian Valdez se arriesgaron, apelando a la frase “Servir y proteger” que se lee en las patrullas de la corporación.

De 25 años de edad, el oficial Enrique Lomelí Macías no dudó en agotar sus opciones para salvar la vida de una familia completa que se encontraban “atorados” en el canal de aguas negras “Sánchez mejorada”, al percatarse de que entre los migrantes se hallaban 2 menores.

“Yo tengo una niña de 3 años, entonces lo primero que se me vino a la mente fue ella, viendo sus ojos en los de los menores que se estaban ahogando, fue ahí cuando saqué fuerzas de donde no había para lograr ponerlos sanos y salvos de la corriente del canal”, expresó.


Lomelí Macías quien se ve trabajando como policía municipal por muchos años más, se dice listo para “sacar” los retos que su tarea diaria demanden, poniendo de lado los riesgos que ello implique.

“Mientras que yo pueda y siga teniendo la oportunidad de proteger a los ciudadanos desde esta trinchera, lo voy a hacer, continuaré intentando cada día de dignificar esta profesión en la que encuentro a muchos compañeros a los cuales admiro y les aprendo”, agregó.


Valió la pena

Poner en riesgo su propia vida de manera voluntaria, “valió la pena” dijo Lomelí, al ver que al final la familia de origen hondureña se encontraron bien