/ domingo 1 de diciembre de 2019

Por temporada emplean a 5 mil en campos de AZ y CA

Una docena de compañías norteamericanas han ofertado trabajo a manos mexicanas en campos agrícolas de Estados Unidos

Este lunes inicia la labor para lo que sería la última parte en espera de los trabajadores agrícolas con destino a trabajar en los campos del condado de Yuma, Arizona y puntos cercanos de California para la temporada de alrededor de cinco meses, por medio de una visa tipo H2A, que otorga de manera temporal el gobierno estadounidense a extranjeros afín de que laboren en suelo norteamericano con permiso.

RECIBE LAS NOTICIAS DE TRIBUNA DIRECTO EN TU WHATSAPP, SUSCRÍBETE AQUÍ

Así lo informó la gestora Hilda Herrera Miranda de la compañía Rancho Nuevo Harvesting al destacar que en total son 12 empresas estadounidenses las que este año contrataron a personal con residencia en México para las actividades de campo.

“Son un aproximado de cinco mil personas las que esta temporada tienen la oportunidad de tener una visa de trabajo y con ello un empleo en el vecino país, en la cosecha de lechuga, brócoli, apio y el sustituto de marihuana, entre otros productos de consumo nacional y exportación mundial”, expresó.

IMPORTANTE ENTRADA DE DINERO

La entrevistada compartió que durante el periodo que el trabajo agrícola para los residentes locales, es el ciclo de mayor entrada de dinero a la ciudad, ya que cada uno de éstos percibe un sueldo íntegro en base a las leyes estadunidenses.

“Quienes trabajan del lado de California vienen ganando alrededor de 13 dólares con 90 centavos la hora, los de Arizona ganan un poco menos, pero en sí, el sueldo semanal varía entre el número de horas en la semana”, dijo y agregó que una cantidad estándar por persona es de 15 mil pesos semanales al traducirse a la moneda nacional.

Compartió que durante la temporada los contratados hacen un gran esfuerzo por superarse ya que las jornadas, aunque se traten de entre 6 a 10 horas diarias, implica de mucho tiempo extra en la tarea de levantarse de madrugada para hacer fila y atravesar la frontera, por lo que invierten gran parte de su día en esto.

“Prácticamente ellos llegan a la casa a cambiarse, cenar, preparar las cosas para el siguiente día, dormir unas horas y comenzar de nuevo la jornada”, finalizó.

Este lunes inicia la labor para lo que sería la última parte en espera de los trabajadores agrícolas con destino a trabajar en los campos del condado de Yuma, Arizona y puntos cercanos de California para la temporada de alrededor de cinco meses, por medio de una visa tipo H2A, que otorga de manera temporal el gobierno estadounidense a extranjeros afín de que laboren en suelo norteamericano con permiso.

RECIBE LAS NOTICIAS DE TRIBUNA DIRECTO EN TU WHATSAPP, SUSCRÍBETE AQUÍ

Así lo informó la gestora Hilda Herrera Miranda de la compañía Rancho Nuevo Harvesting al destacar que en total son 12 empresas estadounidenses las que este año contrataron a personal con residencia en México para las actividades de campo.

“Son un aproximado de cinco mil personas las que esta temporada tienen la oportunidad de tener una visa de trabajo y con ello un empleo en el vecino país, en la cosecha de lechuga, brócoli, apio y el sustituto de marihuana, entre otros productos de consumo nacional y exportación mundial”, expresó.

IMPORTANTE ENTRADA DE DINERO

La entrevistada compartió que durante el periodo que el trabajo agrícola para los residentes locales, es el ciclo de mayor entrada de dinero a la ciudad, ya que cada uno de éstos percibe un sueldo íntegro en base a las leyes estadunidenses.

“Quienes trabajan del lado de California vienen ganando alrededor de 13 dólares con 90 centavos la hora, los de Arizona ganan un poco menos, pero en sí, el sueldo semanal varía entre el número de horas en la semana”, dijo y agregó que una cantidad estándar por persona es de 15 mil pesos semanales al traducirse a la moneda nacional.

Compartió que durante la temporada los contratados hacen un gran esfuerzo por superarse ya que las jornadas, aunque se traten de entre 6 a 10 horas diarias, implica de mucho tiempo extra en la tarea de levantarse de madrugada para hacer fila y atravesar la frontera, por lo que invierten gran parte de su día en esto.

“Prácticamente ellos llegan a la casa a cambiarse, cenar, preparar las cosas para el siguiente día, dormir unas horas y comenzar de nuevo la jornada”, finalizó.