/ viernes 17 de mayo de 2019

Vive Armando en la carretera montado en su moto

En los siete años que lleva como “biker”, lleva recorridos más de 130 mil millas junto a su amada familia

Acompañado de su esposa y dos hijos, Armando Estrella tiene un estilo de vida lleno de adrenalina y momentos inolvidables, pues la mayor parte de su tiempo, desde hace siete años, es la motocicleta su más grande pasión, formando parte además del reconocido motoclub “Halcones del Desierto”, hermandad que ha intentado desaparecer su estigma social como personas violentas y viciosas, participando en la actividad económica y altruista.

Respecto a sus inicios en la carretera con un estilo de vida diferente, Estrella platicó que fue cuando recién compró su primera motocicleta, una Yamaha Road Star, para luego acercarse con Ramón Palos, un conocido que él tenía dentro de `Halcones del Desierto´. “Yo solo fui y me gustó todo lo que hacían dentro del club. No nomás es ir a pasearse, sino también es ayudar a la gente. Ayudar es lo que más me llamó la atención, además de pasearme en mi moto, que me gusta mucho hacerlo. Además, buscamos erradicar la mala imagen que tenemos en la sociedad. Todos en el club trabajamos, tenemos oficio, no somos malos. Yo trabajo en Estados Unidos, en el campo.”

El entrevistado, de origen sanluisino, y cuya motocicleta actual es una Harley-Davidson tipo bagger, explicó que es algo diario andar en su vehículo. “De ella nunca me bajo. Voy a mi trabajo en ella, esté haciendo frío o calor, todo el tiempo ando en mi moto. Desde que la compre sigo en ella.” Posteriormente, recordó que hace siete años, invirtió en su primera motocicleta más de 5 mil dólares, sólo en la adquisición y ciertas mejoras, y que en su actual vehículo ha invertido una cantidad superior a los 10 mil dólares. “Es por el estilo, el cual me gustó mucho porque me gusta viajar con música. Lo disfruto mucho, para luego agarrar carretera junto a mi esposa e irnos a rodar, eso para mí es lo máximo. Es mi desestrés.”


Armando también dijo que su familia siempre lo ha apoyado, y que le acompañan sus dos hijos, uno de seis y otro de 11 años, destacando además que uno de sus niños tiene una moto Chopper pequeña. “Yo no los llevo en mi moto, yo me voy en la mía y ellos se van en el carro a acompañarme. En este club, lo que verdaderamente importa es cuidar a tu familia, aquí somos una, no es nada solo entre hombres, se trata de incluir a la familia, porque es parte de ti y el club ya es parte de tu familia. Esto es lo primordial.”

“Cuando son viajes largos, pues es algo cansado para mis hijos, pero llegas a tu destino, descansas, y otra vez a seguirle. Esto no para y somos felices así.” Narraba con gusto, citando que cada vez que llega de las juntas de cada viernes a su casa, su esposa le pregunta a dónde irán ese fin de semana de viaje.

“Todo es una hermandad. Todos nos respetamos, y es lo que tiene que hacer uno, no buscar problemas y tampoco dejar que nos busquen alguno. No somos ese tipo de gente.” explicaba Estrella, quien tiene como objetivo dar a conocer a la comunidad que los motociclistas no son personas malas.


Es lo máximo agarrar carretera. Hemos visitado con mucha frecuencia Mexicali, Caborca, Puerto Peñasco, Tijuana, Ensenada,Rosarito. Tenemos pendiente una visita a Nogales

ARMANDO ESTRELLA MOTOCICLISTA MIEMBRO DE “HALCONES DEL DESIERTO”


TODA UNA HISTORIA

Actualmente, en el club están activos alrededor de 30 miembros, quienes hacen constantemente actividades para ayudar a la comunidad, sobre todo a la niñez sanluisina. “Esto va creciendo. El club ya va a cumplir 25 años de fundación.”

“Halcones del Desierto tiene sus puertas abiertas para toda la gente que quiera visitarnos, y conocer realmente lo que somos. Somos un club familiar, no somos malos. Cada fin de semana representamos a San Luis Río Colorado en nuestros viajes, representamos al pueblo como motociclistas. Acérquense a nosotros, conózcanos, no se van a arrepentir.” finalizó Armando.

Lleva Armando más de siete años como "biker"; su motocicleta actual es una Harley-Davidson tipo bagger. FOTO: OSCAR GÓMEZ

Acompañado de su esposa y dos hijos, Armando Estrella tiene un estilo de vida lleno de adrenalina y momentos inolvidables, pues la mayor parte de su tiempo, desde hace siete años, es la motocicleta su más grande pasión, formando parte además del reconocido motoclub “Halcones del Desierto”, hermandad que ha intentado desaparecer su estigma social como personas violentas y viciosas, participando en la actividad económica y altruista.

Respecto a sus inicios en la carretera con un estilo de vida diferente, Estrella platicó que fue cuando recién compró su primera motocicleta, una Yamaha Road Star, para luego acercarse con Ramón Palos, un conocido que él tenía dentro de `Halcones del Desierto´. “Yo solo fui y me gustó todo lo que hacían dentro del club. No nomás es ir a pasearse, sino también es ayudar a la gente. Ayudar es lo que más me llamó la atención, además de pasearme en mi moto, que me gusta mucho hacerlo. Además, buscamos erradicar la mala imagen que tenemos en la sociedad. Todos en el club trabajamos, tenemos oficio, no somos malos. Yo trabajo en Estados Unidos, en el campo.”

El entrevistado, de origen sanluisino, y cuya motocicleta actual es una Harley-Davidson tipo bagger, explicó que es algo diario andar en su vehículo. “De ella nunca me bajo. Voy a mi trabajo en ella, esté haciendo frío o calor, todo el tiempo ando en mi moto. Desde que la compre sigo en ella.” Posteriormente, recordó que hace siete años, invirtió en su primera motocicleta más de 5 mil dólares, sólo en la adquisición y ciertas mejoras, y que en su actual vehículo ha invertido una cantidad superior a los 10 mil dólares. “Es por el estilo, el cual me gustó mucho porque me gusta viajar con música. Lo disfruto mucho, para luego agarrar carretera junto a mi esposa e irnos a rodar, eso para mí es lo máximo. Es mi desestrés.”


Armando también dijo que su familia siempre lo ha apoyado, y que le acompañan sus dos hijos, uno de seis y otro de 11 años, destacando además que uno de sus niños tiene una moto Chopper pequeña. “Yo no los llevo en mi moto, yo me voy en la mía y ellos se van en el carro a acompañarme. En este club, lo que verdaderamente importa es cuidar a tu familia, aquí somos una, no es nada solo entre hombres, se trata de incluir a la familia, porque es parte de ti y el club ya es parte de tu familia. Esto es lo primordial.”

“Cuando son viajes largos, pues es algo cansado para mis hijos, pero llegas a tu destino, descansas, y otra vez a seguirle. Esto no para y somos felices así.” Narraba con gusto, citando que cada vez que llega de las juntas de cada viernes a su casa, su esposa le pregunta a dónde irán ese fin de semana de viaje.

“Todo es una hermandad. Todos nos respetamos, y es lo que tiene que hacer uno, no buscar problemas y tampoco dejar que nos busquen alguno. No somos ese tipo de gente.” explicaba Estrella, quien tiene como objetivo dar a conocer a la comunidad que los motociclistas no son personas malas.


Es lo máximo agarrar carretera. Hemos visitado con mucha frecuencia Mexicali, Caborca, Puerto Peñasco, Tijuana, Ensenada,Rosarito. Tenemos pendiente una visita a Nogales

ARMANDO ESTRELLA MOTOCICLISTA MIEMBRO DE “HALCONES DEL DESIERTO”


TODA UNA HISTORIA

Actualmente, en el club están activos alrededor de 30 miembros, quienes hacen constantemente actividades para ayudar a la comunidad, sobre todo a la niñez sanluisina. “Esto va creciendo. El club ya va a cumplir 25 años de fundación.”

“Halcones del Desierto tiene sus puertas abiertas para toda la gente que quiera visitarnos, y conocer realmente lo que somos. Somos un club familiar, no somos malos. Cada fin de semana representamos a San Luis Río Colorado en nuestros viajes, representamos al pueblo como motociclistas. Acérquense a nosotros, conózcanos, no se van a arrepentir.” finalizó Armando.

Lleva Armando más de siete años como "biker"; su motocicleta actual es una Harley-Davidson tipo bagger. FOTO: OSCAR GÓMEZ