/ martes 18 de agosto de 2020

Crece huelga contra el presidente de Bielorrusia

Europa aumenta la presión contra el presidente de Bielorrusia; Reino Unido desconoce las elecciones

MINSK. Miles de opositores en Bielorrusia se congregaron en una nueva manifestación tras una tensa jornada para el presidente Alexandre Lukashenko, abucheado por obreros en una fábrica y confrontado a un movimiento huelguístico que se amplía.

Al menos 5 mil personas manifestaron en la noche en Minsk, gritando "¡Vete!" al jefe de Estado en el poder desde 1994 y reelegido para un sexto mandato con 80% de los votos en una muy cuestionada elección presidencial.

Más temprano, Lukashenko protagonizó un tenso cara a cara con obreros en huelga, el día después de una gigantesca manifestación para pedir su salida.

Ayer, miles de manifestantes se congregaron ante la fábrica de vehículos pesados (MZKT) y la planta de tractores (MTZ) de Minsk, así como en la sede de la televisión gubernamental bielorrusa, ondeando banderas blancas y rojas de la oposición y lanzando consignas.

La visita del presidente a la fábrica MZKT, adonde llegó en helicóptero, provocó un encontronazo con obreros que le gritaban "¡Vete!", mientras daba su discurso y respondía a sus preguntas. "Gracias, ya he dicho todo lo que quería decir. Podéis decir 'vete'", aseguró Lukashenko en la conclusión de su discurso, enfadado.

El presidente insistió en que no abandonaría el poder. "Nunca haré algo bajo presión", declaró. "Hasta que no me matéis, no habrá elecciones", dijo desafiante.

Sin embargo, luego matizó que estaba listo a organizar nuevas elecciones pero tras la adopción de una nueva Constitución, sin dar más detalles.

Empleados de la emblemática fábrica de tractores MTZ, cuya producción se exporta a toda la ex Unión Soviética, indicaron que miles de ellos hicieron huelga.

En Occidente las reacciones se suceden. En Reino Unido, el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, anunció que su país "no acepta los resultados" de las presidenciales y piensa "sancionar a los responsables" de la represión.

Los líderes europeos celebrarán por su parte una cumbre extraordinaria para abordar la crisis en Bielorrusia.

Estonia instó a celebrar una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, mientras el presidente de EU, Donald Trump, afirmó que seguía "muy de cerca" la situación en el país.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

MINSK. Miles de opositores en Bielorrusia se congregaron en una nueva manifestación tras una tensa jornada para el presidente Alexandre Lukashenko, abucheado por obreros en una fábrica y confrontado a un movimiento huelguístico que se amplía.

Al menos 5 mil personas manifestaron en la noche en Minsk, gritando "¡Vete!" al jefe de Estado en el poder desde 1994 y reelegido para un sexto mandato con 80% de los votos en una muy cuestionada elección presidencial.

Más temprano, Lukashenko protagonizó un tenso cara a cara con obreros en huelga, el día después de una gigantesca manifestación para pedir su salida.

Ayer, miles de manifestantes se congregaron ante la fábrica de vehículos pesados (MZKT) y la planta de tractores (MTZ) de Minsk, así como en la sede de la televisión gubernamental bielorrusa, ondeando banderas blancas y rojas de la oposición y lanzando consignas.

La visita del presidente a la fábrica MZKT, adonde llegó en helicóptero, provocó un encontronazo con obreros que le gritaban "¡Vete!", mientras daba su discurso y respondía a sus preguntas. "Gracias, ya he dicho todo lo que quería decir. Podéis decir 'vete'", aseguró Lukashenko en la conclusión de su discurso, enfadado.

El presidente insistió en que no abandonaría el poder. "Nunca haré algo bajo presión", declaró. "Hasta que no me matéis, no habrá elecciones", dijo desafiante.

Sin embargo, luego matizó que estaba listo a organizar nuevas elecciones pero tras la adopción de una nueva Constitución, sin dar más detalles.

Empleados de la emblemática fábrica de tractores MTZ, cuya producción se exporta a toda la ex Unión Soviética, indicaron que miles de ellos hicieron huelga.

En Occidente las reacciones se suceden. En Reino Unido, el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, anunció que su país "no acepta los resultados" de las presidenciales y piensa "sancionar a los responsables" de la represión.

Los líderes europeos celebrarán por su parte una cumbre extraordinaria para abordar la crisis en Bielorrusia.

Estonia instó a celebrar una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, mientras el presidente de EU, Donald Trump, afirmó que seguía "muy de cerca" la situación en el país.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Local

La jaiba es una buena alternativa para los pescadores

Para los pobladores del Golfo de Santa Clara, este crustáceo es otra opción mientras se abre la veda del camarón

Campo

Precios de los insumos dejan a los agricultores varados

Estos son muy elevados, y no les permite ser más competitivos

Local

Invitan a jefas de familia a formar parte de Mares

Agrupación de madres solteras, viudas, divorciadas, solas, separadas que les interesa crecer de forma personal y espiritual

Local

Comercios de SLRC incumplen los protocolos sanitarios

La labor de los inspectores de Control Sanitario resulta insuficiente ante tanta apatía por parte de los establecimientos

Sociedad

Aprovechan el Tren Maya para fraudes con las tierras

En las redes sociales aumentaron las ofertas de terrenos presuntamente cercanos a estaciones del ferrocarril

Sociedad

México, donde más asesinan a estadounidenses

Ciudad Juárez y Tijuana son las ciudades con más muertes de ciudadanos de la Unión Americana

Sociedad

Bajo Operación Sin Rastro, EU arresta a 410 por tráfico de armas

En un año ha incautado mil 125 armas de fuego y 680 mil cartuchos que iban directo a nuestro país

Sociedad

Julio, el mes pico de tercera ola por Covid-19 en México

El séptimo mes de este año tuvo más enfermos de Covid en comparación con el mismo periodo de 2020

Ecología

Groenlandia sufre derretimiento masivo

Al día se han derretido cerca de ocho mil millones de toneladas de hielo por una ola de calor en el ártico