/ sábado 2 de marzo de 2019

Lula sólo pudo estar dos horas en sepelio de su nieto; regresa a prisión

El expresidente, que vestía un traje oscuro y sin corbata, fue trasladado en medio de un intenso dispositivo de seguridad

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, autorizado por primera vez a abandonar la celda en la que está preso desde abril de 2018, participó por poco menos de dos horas en el sepelio de su nieto de 7 años, que murió el viernes por una meningitis, antes de iniciar el viaje de regreso a la prisión.

El exmandatario, que purga en la ciudad de Curitiba dos condenas por corrupción y lavado de dinero, llegó al cementerio en que se realizó la ceremonia fúnebre hacia las 11.10 hora local (14.10 GMT) y se despidió de sus familiares a las 12.58 (15.58), antes de abordar el coche policial en que inició el viaje de regreso.

El exjefe de Estado, que recibió el apoyo de decenas de seguidores que lo esperaban en la puerta del cementerio, participó en el velorio, en donde conversó con familiares y aliados políticos, y después acompañó a algunos parientes a una ceremonia más íntima en la sala de cremación.

Foto: EFE

Tanto al llegar al cementerio como al abandonarlo, el exlíder sindical saludó desde lejos con sus brazos a los cerca de 300 simpatizantes que lo acompañaron y que, además de mensajes de apoyo, gritaron consignas como "Lula libre", que se ha hecho famosa desde que el presidente más carismático en la historia de Brasil fue encarcelado, o "Lula, guerrero del pueblo brasileño".

Sin poder acercarse al histórico líder izquierdista y evitando protagonizar un acto político más explícito por recomendación del Partido de los Trabajadores (PT), los manifestantes aplaudieron, gritaron consignas políticas y pronunciaron una oración de forma simultánea con las personas que estaban dentro del cementerio.

El exgobernante abandonó el cementerio Jardín de la Colina, en Sao Bernardo do Campo, uno de los municipios de la región metropolitana de Sao Paulo, escoltado por agentes de la Policía Federal y en medio de un intenso dispositivo de seguridad.

Lula tiene previsto regresar en la tarde de este mismo sábado a su celda en Curitiba, que abandonó a las 7.00 hora local (11.00 GMT) para un viaje de cerca de tres horas que incluyó un vuelo en avión hasta Sao Paulo y dos en helicóptero.

Foto: EFE

El expresidente, que vestía un traje oscuro y sin corbata, se encontró en el cementerio con correligionarios como su ahijada política y sucesora en la Presidencia, Dilma Rousseff, así como el exalcalde de Sao Paulo Fernando Haddad, que fue el candidato derrotado por el ultraderechista Jair Bolsonaro en las elecciones presidenciales de octubre pasado.

A la ceremonia fúnebre acudieron los principales dirigentes del PT, la formación que Lula ayudó a fundar en 1980 y que gobernó Brasil por 13 años entre 2003 y 2016.

Arthur Araujo Lula da Silva, uno de los seis nietos del expresidente, murió el viernes en un hospital de Sao Paulo en el que fue ingresado por una meningitis meningocócica.

La muerte del nieto de Lula se produjo un mes después de que falleciera el hermano mayor del expresidente, víctima de un tipo raro de cáncer que afectó a sus vasos sanguíneos.

Lula quería acudir al entierro de su hermano pero la Justicia tan solo le autorizó una reunión familiar cuando el cuerpo de Genival Inácio da Silva, conocido como Vavá, ya había sido sepultado, por lo que rechazó el permiso y decidió permanecer en su celda.

Foto: EFE

La petición para acudir al entierro fue denegada entonces después de que la Policía Federal argumentara problemas logísticos para su traslado y para garantizar su seguridad en medio del sepelio.

Lula fue encarcelado en abril del año pasado tras haber sido condenado por un tribunal de segunda instancia a 12 años de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero en un caso vinculado al escándalo por los desvíos de la petrolera estatal Petobras.

El mes pasado fue condenado por segunda vez por corrupción, a 12 años y 11 meses de cárcel, acusado de haberse beneficiado de las reformas millonarias que tres constructoras realizaron en una casa de campo que había sido cedida a su familia para descansar.

En total, el expresidente acumula ocho causas en la Justicia, incluidas las dos por las que fue condenado, todas ellas vinculadas con diferentes asuntos de corrupción.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, autorizado por primera vez a abandonar la celda en la que está preso desde abril de 2018, participó por poco menos de dos horas en el sepelio de su nieto de 7 años, que murió el viernes por una meningitis, antes de iniciar el viaje de regreso a la prisión.

El exmandatario, que purga en la ciudad de Curitiba dos condenas por corrupción y lavado de dinero, llegó al cementerio en que se realizó la ceremonia fúnebre hacia las 11.10 hora local (14.10 GMT) y se despidió de sus familiares a las 12.58 (15.58), antes de abordar el coche policial en que inició el viaje de regreso.

El exjefe de Estado, que recibió el apoyo de decenas de seguidores que lo esperaban en la puerta del cementerio, participó en el velorio, en donde conversó con familiares y aliados políticos, y después acompañó a algunos parientes a una ceremonia más íntima en la sala de cremación.

Foto: EFE

Tanto al llegar al cementerio como al abandonarlo, el exlíder sindical saludó desde lejos con sus brazos a los cerca de 300 simpatizantes que lo acompañaron y que, además de mensajes de apoyo, gritaron consignas como "Lula libre", que se ha hecho famosa desde que el presidente más carismático en la historia de Brasil fue encarcelado, o "Lula, guerrero del pueblo brasileño".

Sin poder acercarse al histórico líder izquierdista y evitando protagonizar un acto político más explícito por recomendación del Partido de los Trabajadores (PT), los manifestantes aplaudieron, gritaron consignas políticas y pronunciaron una oración de forma simultánea con las personas que estaban dentro del cementerio.

El exgobernante abandonó el cementerio Jardín de la Colina, en Sao Bernardo do Campo, uno de los municipios de la región metropolitana de Sao Paulo, escoltado por agentes de la Policía Federal y en medio de un intenso dispositivo de seguridad.

Lula tiene previsto regresar en la tarde de este mismo sábado a su celda en Curitiba, que abandonó a las 7.00 hora local (11.00 GMT) para un viaje de cerca de tres horas que incluyó un vuelo en avión hasta Sao Paulo y dos en helicóptero.

Foto: EFE

El expresidente, que vestía un traje oscuro y sin corbata, se encontró en el cementerio con correligionarios como su ahijada política y sucesora en la Presidencia, Dilma Rousseff, así como el exalcalde de Sao Paulo Fernando Haddad, que fue el candidato derrotado por el ultraderechista Jair Bolsonaro en las elecciones presidenciales de octubre pasado.

A la ceremonia fúnebre acudieron los principales dirigentes del PT, la formación que Lula ayudó a fundar en 1980 y que gobernó Brasil por 13 años entre 2003 y 2016.

Arthur Araujo Lula da Silva, uno de los seis nietos del expresidente, murió el viernes en un hospital de Sao Paulo en el que fue ingresado por una meningitis meningocócica.

La muerte del nieto de Lula se produjo un mes después de que falleciera el hermano mayor del expresidente, víctima de un tipo raro de cáncer que afectó a sus vasos sanguíneos.

Lula quería acudir al entierro de su hermano pero la Justicia tan solo le autorizó una reunión familiar cuando el cuerpo de Genival Inácio da Silva, conocido como Vavá, ya había sido sepultado, por lo que rechazó el permiso y decidió permanecer en su celda.

Foto: EFE

La petición para acudir al entierro fue denegada entonces después de que la Policía Federal argumentara problemas logísticos para su traslado y para garantizar su seguridad en medio del sepelio.

Lula fue encarcelado en abril del año pasado tras haber sido condenado por un tribunal de segunda instancia a 12 años de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero en un caso vinculado al escándalo por los desvíos de la petrolera estatal Petobras.

El mes pasado fue condenado por segunda vez por corrupción, a 12 años y 11 meses de cárcel, acusado de haberse beneficiado de las reformas millonarias que tres constructoras realizaron en una casa de campo que había sido cedida a su familia para descansar.

En total, el expresidente acumula ocho causas en la Justicia, incluidas las dos por las que fue condenado, todas ellas vinculadas con diferentes asuntos de corrupción.

Local

Despiden al médico Daniel De la Paz Walker

A partir de las 19:00 horas de hoy habrá un servicio cristiano en honor al conocido galeno y la tarde del jueves se le dará sepelio en un camposanto privado del ejido La Grullita

Local

Fallece el empresario local Francisco Chávez López

El conocido empresario deja una profunda huella en la comunidad sanluisina.

Local

Lamentan casos de feminicidios en SLRC

En torno a los asesinatos a mujeres, se señaló la importancia de la cultura de la prevención del delito, la cual inicia desde el hogar y con la denuncia oportuna de los abusos

México

Lluvias y deslaves por tormenta Cristóbal dejan un muerto en Chiapas

Aunque la tormenta se debilitará este jueves, seguirán las lluvias en 7 estados y recobrará fuerza el viernes rumbo a EU

Política

Sánchez Cordero urge política de protección para mujeres

Los centros de Justicia para las Mujeres deben ser fortalecidos en sus capacidades institucionales para brindar servicios de calidad

Mundo

Brasil gastó millones en portales de fake news

El gobierno de Bolsonaro pagó publicidad oficial a páginas web investigadas por difundir noticias falsas

Mundo

El mundo se vuelca a encontrar la vacuna contra Covid-19

Aunque es incierto cuánto tiempo pueda tardar en encontrarse el antídoto, el laboratorio AstraZeneca, en conjunto con la Universidad de Oxford, probarán una fórmula en Brasil

Mundo

Durante 2019, el mundo perdió un área de bosque equivalente al tamaño de Suiza

La epidemia del covid-19 podría agravar las cosas en todos aquellos países donde los gobiernos tienen dificultades para hacer respetar las leyes en sus bosques tropicales

Mundo

Álvaro Uribe, en la mira por espionaje

La revista Semana destapó en mayo una trama de espionaje contra unos 130 periodistas, políticos, militares e incluso exfuncionarios de la Presidencia