/ domingo 5 de julio de 2020

Acapulco recibe a turistas con aguas negras

De las más de 50 plantas tratadoras de aguas residuales sólo funcionan tres, y no al cien por ciento

ACAPULCO. A unas horas de la reactivación gradual del turísmo en el puerto de Acapulco, surgen los desatinos entre dependencias del gobierno del estado y el órgano operador del agua potable, a raíz de las descargas de aguas negras que se vertieron en la playa Icacos, que afloró el encono y la facilidad de exculparse unos a otros por la contaminación del mar.

Gran parte de este problema se debe a que de las más de 50 plantas tratadoras de aguas residuales sólo funcionan tres, y no al cien por ciento, toda vez requieren tres mil millones de pesos para su reparación y evitar que se sigan contaminando las playas con el agua del drenaje.

Pero ante el escándalo provocado por los videos en los que captan miles de litros de aguas negras escurriendo a la playa Icacos, recién certificada como Blue Flag, funcionarios de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren) y de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (Capama), se enfrascaron en dimes y diretes.

El titular de la Capama, Leonel Galindo González, rápidamente salió a declarar en defensa ese mismo día que: "Es normal la descarga de agua directa a la playa en el inicio de las lluvias, es como si Acapulco se estuviera lavando la cara desde la parte alta (sic)”.

Aseguró que no existían descargas de aguas negras y que la salida registrada ese día, insistió, correspondía a los escurrimientos provocados por las primeras lluvias de la temporada, y que era falso que se hubiera desbordado un dique.

Argumentó que fue cuestionado en las mismas redes sociales al catalogarlo como una evidente inexperiencia del funcionario municipal, toda vez que fue real que se trató de descargas de drenaje a esta playa calificada como “limpia”.

En contraparte, el titular de la Semaren, Arturo Álvarez Angli, anunció que había solicitado una investigación de manera oficial a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) sobre lo que originó al derrame de aguas negras a playa Icacos.

Justificó que el vertimiento de aguas negras en una zona marítima es un delito federal, que debe ser investigado para deslindar responsabilidades.

Por su parte, el responsable de la procuraduría de Protección Ambiental del gobierno de Guerrero (Propaeg), Alfredo Gómez Suástegui, echo por tierra la versión del director de la paramunicipal, González Galindo, al asegurar que estaba taponeado el canal, como consecuencia de las fuertes lluvias, y advirtió que podría sancionar a la paramunicipal, por el escurrimiento de aguas negras al mar.

El titular del órgano operador del agua potable, pese a esto, mantuvo su retórica de que no eran aguas de drenaje, sino pluviales, aunque ante la presión ejercida desde el gobierno del estado confirmó que un laboratorio externo a la Capama realizó muestras fisicoquímicas y microbiológicas para confirmar que no existen descargas de aguas residuales a la bahía.

A su defensa salió la directora de Ecología municipal, Guadalupe Rivas Pérez, quien, para hacer contrapeso, afirmó que la descarga a playa Icacos no fueron producto de drenaje sanitario, sino de las primeras lluvias de esta temporada.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

ACAPULCO. A unas horas de la reactivación gradual del turísmo en el puerto de Acapulco, surgen los desatinos entre dependencias del gobierno del estado y el órgano operador del agua potable, a raíz de las descargas de aguas negras que se vertieron en la playa Icacos, que afloró el encono y la facilidad de exculparse unos a otros por la contaminación del mar.

Gran parte de este problema se debe a que de las más de 50 plantas tratadoras de aguas residuales sólo funcionan tres, y no al cien por ciento, toda vez requieren tres mil millones de pesos para su reparación y evitar que se sigan contaminando las playas con el agua del drenaje.

Pero ante el escándalo provocado por los videos en los que captan miles de litros de aguas negras escurriendo a la playa Icacos, recién certificada como Blue Flag, funcionarios de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren) y de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (Capama), se enfrascaron en dimes y diretes.

El titular de la Capama, Leonel Galindo González, rápidamente salió a declarar en defensa ese mismo día que: "Es normal la descarga de agua directa a la playa en el inicio de las lluvias, es como si Acapulco se estuviera lavando la cara desde la parte alta (sic)”.

Aseguró que no existían descargas de aguas negras y que la salida registrada ese día, insistió, correspondía a los escurrimientos provocados por las primeras lluvias de la temporada, y que era falso que se hubiera desbordado un dique.

Argumentó que fue cuestionado en las mismas redes sociales al catalogarlo como una evidente inexperiencia del funcionario municipal, toda vez que fue real que se trató de descargas de drenaje a esta playa calificada como “limpia”.

En contraparte, el titular de la Semaren, Arturo Álvarez Angli, anunció que había solicitado una investigación de manera oficial a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) sobre lo que originó al derrame de aguas negras a playa Icacos.

Justificó que el vertimiento de aguas negras en una zona marítima es un delito federal, que debe ser investigado para deslindar responsabilidades.

Por su parte, el responsable de la procuraduría de Protección Ambiental del gobierno de Guerrero (Propaeg), Alfredo Gómez Suástegui, echo por tierra la versión del director de la paramunicipal, González Galindo, al asegurar que estaba taponeado el canal, como consecuencia de las fuertes lluvias, y advirtió que podría sancionar a la paramunicipal, por el escurrimiento de aguas negras al mar.

El titular del órgano operador del agua potable, pese a esto, mantuvo su retórica de que no eran aguas de drenaje, sino pluviales, aunque ante la presión ejercida desde el gobierno del estado confirmó que un laboratorio externo a la Capama realizó muestras fisicoquímicas y microbiológicas para confirmar que no existen descargas de aguas residuales a la bahía.

A su defensa salió la directora de Ecología municipal, Guadalupe Rivas Pérez, quien, para hacer contrapeso, afirmó que la descarga a playa Icacos no fueron producto de drenaje sanitario, sino de las primeras lluvias de esta temporada.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Local

Reporta SLRC 44 nuevos casos de Covid-19

En cuanto a las defunciones, la ciudad solo registró un par, de 30 en el total del estado

Local

Piden ayuda para encontrar a joven de 20 años desaparecido en SLRC

Manuel Alexey Orozco Lobo fue visto por última vez el pasado viernes 7 de agosto en la avenida Jalisco y calle 4, abordando su vehículo Volkswagen Passat azul con cajuela gris

Local

“STREAMER” DE SAN LUIS RÍO COLORADO: Supera pandemia con buen humor y videojuegos

Leví Flores es un “gamer” de esta ciudad fronteriza que comparte su pasión con gran sentido del humor en las redes sociales; actualmente es visto en países como Argentina, Perú y Colombia

Finanzas

Sucursales de Banco del Bienestar cuestan más de 2 mil 941 mdp

El Banco del Bienestar pago a las Fuerzas Armadas antes de cancelar el contrato de los cajeros automáticos

Política

Gobernadores gastan 900 mil pesos en Facebook

De los siete mandatarios que se publicitan, el de Baja California ha pagado hasta 800 mil pesos

Finanzas

Conago llevará a AMLO plan de infraestructura

La Conago incluirá el tema en la reunión de la próxima semana con el Presidente de la República

Sociedad

SNTE pide que revivan programa calderonista

El programa de Tecnologías Educativas desde su creación y hasta hasta 2017 entregó más de 301 computadoras a profesores de educación básica

Finanzas

Disruptores | Inversiones de bajo riesgo triunfan en la pandemia

Daniel Mizrahi, fundador de Propeler, señala que el mundo de la inversión empresarial no se ha detenido por la emergencia sanitaria

En el ring

Lucha libre mexicana se resiste a quedarse en la lona

El deporte más popular en el país detrás del fútbol, agrupa a entre 5,000 y 7,000 luchadores, la mayoría sin seguro ni pensión