/ lunes 1 de julio de 2024

Corren Rumores | Un retiro silencioso

CAMINO NUBLADO PARA MÉXICO…De acuerdo con un reportaje de The Wall Street Journal, los inversionistas tienen sospecha de que el presidente Andrés Manuel López Obrador no se va a retirar a su hacienda “La Chingada” una vez que termine su gobierno, sino que puede pretender gobernar tras bambalinas. Por eso, el ejecutivo de mercados Alejo Czerwonko, le declaró al diario americano que “A México le espera un camino nublado”, porque la presidenta electa se ha comprometido a apoyar los cambios constitucionales que ha propuesto su jefe político. De darse en ese sentido, otro temor surge, que nuestro país regrese al régimen de partido único que gobernó durante 70 años, pero en lugar del PRI hoy gobernaría su clon político que es Morena. Con esto se vuelve a poner el tema del Maximato en el debate público.

RETIRO SILENCIOSO…Los analistas y entrevistados del WSJ dudan que se trate de un retiro silencioso, y como pasó con Elías Calles y de Luis Echeverría, que hicieron de sus casas oficinas centrales donde operaban la política nacional. No olvidar que estos maximatos duraron hasta que el presidente en turno lo toleró. A Elías Calles lo toleraron hasta que topó con Lázaro Cárdenas. En cambio con Echeverría poco duró el intento de Maximato, porque desde un inicio anduvo de metiche, al grado que se subió al carro descapotado donde iba saludando el presidente entrante José López Portillo. Llegó el momento en que no lo toleró y a partir de famoso desplegado de ¿Tu también, Luis? Lo mandó al exilio hasta designarlo embajador de las islas Fiji. Salinas de Gortari intentó también gobernar tras bambalinas, pero Ernesto Zedillo no se lo toleró y rompió relaciones al meter a la cárcel a su hermano Raúl. Por eso hay duda de que López Obrador haga un retiro silencioso y sin andar de metiche.

AL PENDEJO QUE TE CREA…Nuestra historia está plagada de anécdotas aplicables a situaciones políticas, y para eso de creerles a los expresidentes, que mejor aquella cuando se entrevista el expresidente Porfirio Díaz con su compadre Manuel González, presidente en turno que le cuidada la silla. Dicen que Díaz pidió la reunión para explicarle que la versión de que se quería reelegir era solo un rumor. En lo que el general Díaz le explicaba el caso, el presidente González, comenzó a abrir y revisar los cajones de su escritorio. Enfadado de que no le ponía atención, Díaz le reclama: ¡Con una chingada, compadre! ¿Pues qué tanto busca? Y socarronamente González le responde, pues que cree, compadre, pues al pendejo que se lo crea. Pues ahora con el retiro de López Obrador, no queda duda que hay que ponernos a revisar los cajones.

LA SOMBRA DEL CAUDILLO…Los inversionistas y analistas financieros coinciden en que Claudia Sheinbaum puede estar bajo la sombra del caudllo. Incluso, de alguna forma la presidenta electa lo reconoce, cuando aclaró los rumores que circulan al decir que “ Nuestros adversarios dicen que López Obrador va a tener un teléfono rojo para darme instrucciones todos los días”. Obvio fue algo que descartó, pero luego remató diciendo que si podría pedirle consejo cuando algo horrible suceda en el país, porque a fin de cuentas reconoció la fuerza y liderazgo de AMLO, al señalar que después de todo Morena es un movimiento político creado por López Obrador. Duncan Wood experto en México del Wilson Center grupo de investigación con sede en Washington, considera que actualmente el país está en el territorio de un gobierno de partido único y todo basado en la figura del actual presidente. Eso es totalmente innegable, porque además, el único que sostiene lo contrario es el propio López Obrador, el resto de su equipo, militantes y sus clubes de focas aplaudidoras han optado por no tocar el tema y mejor no entrar en el debate de que se puede tener el fenómeno del Maximato. Esto no favorece para nada a la presidenta electa, quien tendrá que llegar dando un fuerte golpe a la mesa para demostrar que es la que manda. Su gobierno está más que legitimado, pero no así su liderazgo. Y aquí es donde puede presentarse los problemas a futuro. Recuerden lo que decía Porfirio Díaz, que gobernar a los mexicanos es casi lo mismo que querer arrear guajolotes a caballo.

En fin, iniciamos la semana y como dijo el Chencho Ramírez, diputados vemos, tarugadas no sabemos… por lo pronto. Sale.

CAMINO NUBLADO PARA MÉXICO…De acuerdo con un reportaje de The Wall Street Journal, los inversionistas tienen sospecha de que el presidente Andrés Manuel López Obrador no se va a retirar a su hacienda “La Chingada” una vez que termine su gobierno, sino que puede pretender gobernar tras bambalinas. Por eso, el ejecutivo de mercados Alejo Czerwonko, le declaró al diario americano que “A México le espera un camino nublado”, porque la presidenta electa se ha comprometido a apoyar los cambios constitucionales que ha propuesto su jefe político. De darse en ese sentido, otro temor surge, que nuestro país regrese al régimen de partido único que gobernó durante 70 años, pero en lugar del PRI hoy gobernaría su clon político que es Morena. Con esto se vuelve a poner el tema del Maximato en el debate público.

RETIRO SILENCIOSO…Los analistas y entrevistados del WSJ dudan que se trate de un retiro silencioso, y como pasó con Elías Calles y de Luis Echeverría, que hicieron de sus casas oficinas centrales donde operaban la política nacional. No olvidar que estos maximatos duraron hasta que el presidente en turno lo toleró. A Elías Calles lo toleraron hasta que topó con Lázaro Cárdenas. En cambio con Echeverría poco duró el intento de Maximato, porque desde un inicio anduvo de metiche, al grado que se subió al carro descapotado donde iba saludando el presidente entrante José López Portillo. Llegó el momento en que no lo toleró y a partir de famoso desplegado de ¿Tu también, Luis? Lo mandó al exilio hasta designarlo embajador de las islas Fiji. Salinas de Gortari intentó también gobernar tras bambalinas, pero Ernesto Zedillo no se lo toleró y rompió relaciones al meter a la cárcel a su hermano Raúl. Por eso hay duda de que López Obrador haga un retiro silencioso y sin andar de metiche.

AL PENDEJO QUE TE CREA…Nuestra historia está plagada de anécdotas aplicables a situaciones políticas, y para eso de creerles a los expresidentes, que mejor aquella cuando se entrevista el expresidente Porfirio Díaz con su compadre Manuel González, presidente en turno que le cuidada la silla. Dicen que Díaz pidió la reunión para explicarle que la versión de que se quería reelegir era solo un rumor. En lo que el general Díaz le explicaba el caso, el presidente González, comenzó a abrir y revisar los cajones de su escritorio. Enfadado de que no le ponía atención, Díaz le reclama: ¡Con una chingada, compadre! ¿Pues qué tanto busca? Y socarronamente González le responde, pues que cree, compadre, pues al pendejo que se lo crea. Pues ahora con el retiro de López Obrador, no queda duda que hay que ponernos a revisar los cajones.

LA SOMBRA DEL CAUDILLO…Los inversionistas y analistas financieros coinciden en que Claudia Sheinbaum puede estar bajo la sombra del caudllo. Incluso, de alguna forma la presidenta electa lo reconoce, cuando aclaró los rumores que circulan al decir que “ Nuestros adversarios dicen que López Obrador va a tener un teléfono rojo para darme instrucciones todos los días”. Obvio fue algo que descartó, pero luego remató diciendo que si podría pedirle consejo cuando algo horrible suceda en el país, porque a fin de cuentas reconoció la fuerza y liderazgo de AMLO, al señalar que después de todo Morena es un movimiento político creado por López Obrador. Duncan Wood experto en México del Wilson Center grupo de investigación con sede en Washington, considera que actualmente el país está en el territorio de un gobierno de partido único y todo basado en la figura del actual presidente. Eso es totalmente innegable, porque además, el único que sostiene lo contrario es el propio López Obrador, el resto de su equipo, militantes y sus clubes de focas aplaudidoras han optado por no tocar el tema y mejor no entrar en el debate de que se puede tener el fenómeno del Maximato. Esto no favorece para nada a la presidenta electa, quien tendrá que llegar dando un fuerte golpe a la mesa para demostrar que es la que manda. Su gobierno está más que legitimado, pero no así su liderazgo. Y aquí es donde puede presentarse los problemas a futuro. Recuerden lo que decía Porfirio Díaz, que gobernar a los mexicanos es casi lo mismo que querer arrear guajolotes a caballo.

En fin, iniciamos la semana y como dijo el Chencho Ramírez, diputados vemos, tarugadas no sabemos… por lo pronto. Sale.