/ martes 2 de julio de 2024

Democracia y Debate | El regreso de Ricardo

Ricardo Anaya quien compitió contra AMLO en la campaña presidencial antepasada, quien intentó en varias ocasiones con éxito exhibirlo, evidenciarlo e incluso anticiparse a los errores y fracasos de esta administración está preparando su retorno a México.

Bien dice AMO que lo suyo lo suyo no es la venganza, pero parece todo lo contrario ya que para matizar la verdad, también dice que tiene buena memoria.

Anaya ha pagado con su autoexilio de 6 años el temor a la venganza del presidente más poderoso de los últimos años en nuestro país, así que previendo lo que pudiera pasarle, puso distancia de por medio, como tantos otros y otras, pero ni esos otros y otras enfrentaron directamente al candidato AMLO. Quienes no fueron tan prudentes pagaron con cárcel su descuido ante la buena memoria del presidente.

Ricardo no logró conectar en campaña con el gran votante, como tampoco lo hizo la oposición en la campaña pasada, ahora como senador, tiene la oportunidad de volver a reconstruir un liderazgo.

El tema es ¿en qué momento tomará protesta como senador para poder tener fuero y no sufrir una desagradable sorpresa?

Ya antes un personaje entró oculto en un vehículo para tomar protesta y no poder ser detenido gracias al fuero.

Seguramente Ricardo Anaya encontrará el cómo poder entrar sin problemas al recinto legislativo y tomar protesta, tendrá fuero y podrá reiniciar su carrera política truncada por la venganza de un gobierno que no sabemos si intentará seguir cobrando facturas por la vía de la continuidad con cambio.

El Senado tendrá figuras sin duda relevantes e interesantes, veremos si son capaces de poner cara y enfrentar una mayoría de forma por lo menos creativa e interesante, pero sobre todo procurando tener simpatías ciudadanas que por lo que se ha visto las han perdido.

El regreso de Ricardo puede significar muchas cosas para el PAN, la más urgente el replantearse de una vez por todas dejar de ser un partido de cuadros para ser un partido cercano al ciudadano que los ve lejanos.

El PAN ha carecido de fuertes liderazgos desde hace muchos años, Ricardo fue un líder que peco de soberbio, quizá con los años haya madurado y pueda ser lo que su partido necesita y mejor aun lo que el senado necesita.

Ricardo Anaya quien compitió contra AMLO en la campaña presidencial antepasada, quien intentó en varias ocasiones con éxito exhibirlo, evidenciarlo e incluso anticiparse a los errores y fracasos de esta administración está preparando su retorno a México.

Bien dice AMO que lo suyo lo suyo no es la venganza, pero parece todo lo contrario ya que para matizar la verdad, también dice que tiene buena memoria.

Anaya ha pagado con su autoexilio de 6 años el temor a la venganza del presidente más poderoso de los últimos años en nuestro país, así que previendo lo que pudiera pasarle, puso distancia de por medio, como tantos otros y otras, pero ni esos otros y otras enfrentaron directamente al candidato AMLO. Quienes no fueron tan prudentes pagaron con cárcel su descuido ante la buena memoria del presidente.

Ricardo no logró conectar en campaña con el gran votante, como tampoco lo hizo la oposición en la campaña pasada, ahora como senador, tiene la oportunidad de volver a reconstruir un liderazgo.

El tema es ¿en qué momento tomará protesta como senador para poder tener fuero y no sufrir una desagradable sorpresa?

Ya antes un personaje entró oculto en un vehículo para tomar protesta y no poder ser detenido gracias al fuero.

Seguramente Ricardo Anaya encontrará el cómo poder entrar sin problemas al recinto legislativo y tomar protesta, tendrá fuero y podrá reiniciar su carrera política truncada por la venganza de un gobierno que no sabemos si intentará seguir cobrando facturas por la vía de la continuidad con cambio.

El Senado tendrá figuras sin duda relevantes e interesantes, veremos si son capaces de poner cara y enfrentar una mayoría de forma por lo menos creativa e interesante, pero sobre todo procurando tener simpatías ciudadanas que por lo que se ha visto las han perdido.

El regreso de Ricardo puede significar muchas cosas para el PAN, la más urgente el replantearse de una vez por todas dejar de ser un partido de cuadros para ser un partido cercano al ciudadano que los ve lejanos.

El PAN ha carecido de fuertes liderazgos desde hace muchos años, Ricardo fue un líder que peco de soberbio, quizá con los años haya madurado y pueda ser lo que su partido necesita y mejor aun lo que el senado necesita.