/ lunes 10 de agosto de 2020

AGROTEMAS | No da tregua el Covid-19

Tampoco el intenso calor



Buenos días estimados y finos amigos lectores de TRIBUNA DE SAN LUIS, aunque no lo queramos, los temas obligados en estas fechas continúan siendo el calor inclemente que no cesa y la pandemia, cuya acción sigue implacable, dejando cada vez más fallecidos.

Esto último porque apenas acabamos de comentar en nuestra anterior columna sobre la muerte del líder hidráulico, Óscar Romo Ramos y luego nos sorprendimos con la de nuestro médico familiar, el doctor Sergio Nieblas Morales, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La partida del conocido galeno causó conmoción en sus pacientes y en el personal de la institución, sumándose a las estadísticas del sector Salud, donde siguen cayendo estos héroes de blanco que arriesgan la vida buscando salvar las de los demás, fieles a su juramento de Hipócrates.

Cambiando de rumbo, nos vamos para el lado del “agro”, que es nuestro tema principal y déjenme decirles que sigue viento en popa el desarrollo del algodón, aunque el sufrimiento de nuestros amigos agricultores es la falta de un precio justo, como ha estado ocurriendo en cada ciclo de cultivo.

El caso es que ya vienen los preparativos para la cosecha y sus consabidos gastos de reparación, lo que para ellos consiste en poner en condiciones el equipo pesado como tractores, piscadoras y camiones, mientras para las agroindustrias del ramo dar una "manita de gato" a sus plantas despepitadoras.

El caso es que ante el bajo precio del quintal de la fibra que apenas está arriba de los 60 dólares, ambos lados están descapitalizados y sufren “las de Caín” para obtener los recursos suficientes para dejar todo en óptimas condiciones, ante la inminente llegada del trabajo de cosecha.

Por otro lado, no pocos desean volver a la siembra de trigo porque no solamente es un cultivo que se lleva menos inversión, sino que es menos delicado que la fibra, expuesta a múltiples plagas por el tremendo calor que enfrenta en el ciclo primavera-verano.

De lo que también se habla es del maíz como alternativa real que se sembró este año, pero el problema es que faltan más financieras que se animen a aportar dinero suficiente para créditos de avío, que es alto en este cultivo sembrado para venta en elote o grano.

Por este día nos despedimos amigos lectores, pero recuerden que los invitamos para que estén en contacto con nosotros nuevamente el próximo lunes, en este su medio favorito TRIBUNA DE SAN LUIS.

Bendiciones del Todopoderoso hoy y siempre mis estimados.

Bye, bye

Tampoco el intenso calor



Buenos días estimados y finos amigos lectores de TRIBUNA DE SAN LUIS, aunque no lo queramos, los temas obligados en estas fechas continúan siendo el calor inclemente que no cesa y la pandemia, cuya acción sigue implacable, dejando cada vez más fallecidos.

Esto último porque apenas acabamos de comentar en nuestra anterior columna sobre la muerte del líder hidráulico, Óscar Romo Ramos y luego nos sorprendimos con la de nuestro médico familiar, el doctor Sergio Nieblas Morales, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La partida del conocido galeno causó conmoción en sus pacientes y en el personal de la institución, sumándose a las estadísticas del sector Salud, donde siguen cayendo estos héroes de blanco que arriesgan la vida buscando salvar las de los demás, fieles a su juramento de Hipócrates.

Cambiando de rumbo, nos vamos para el lado del “agro”, que es nuestro tema principal y déjenme decirles que sigue viento en popa el desarrollo del algodón, aunque el sufrimiento de nuestros amigos agricultores es la falta de un precio justo, como ha estado ocurriendo en cada ciclo de cultivo.

El caso es que ya vienen los preparativos para la cosecha y sus consabidos gastos de reparación, lo que para ellos consiste en poner en condiciones el equipo pesado como tractores, piscadoras y camiones, mientras para las agroindustrias del ramo dar una "manita de gato" a sus plantas despepitadoras.

El caso es que ante el bajo precio del quintal de la fibra que apenas está arriba de los 60 dólares, ambos lados están descapitalizados y sufren “las de Caín” para obtener los recursos suficientes para dejar todo en óptimas condiciones, ante la inminente llegada del trabajo de cosecha.

Por otro lado, no pocos desean volver a la siembra de trigo porque no solamente es un cultivo que se lleva menos inversión, sino que es menos delicado que la fibra, expuesta a múltiples plagas por el tremendo calor que enfrenta en el ciclo primavera-verano.

De lo que también se habla es del maíz como alternativa real que se sembró este año, pero el problema es que faltan más financieras que se animen a aportar dinero suficiente para créditos de avío, que es alto en este cultivo sembrado para venta en elote o grano.

Por este día nos despedimos amigos lectores, pero recuerden que los invitamos para que estén en contacto con nosotros nuevamente el próximo lunes, en este su medio favorito TRIBUNA DE SAN LUIS.

Bendiciones del Todopoderoso hoy y siempre mis estimados.

Bye, bye