/ lunes 13 de enero de 2020

DE MI LIBRETA

Los candidatos deben ser designados bajo consenso ciudadano


Los líderes de los partidos políticos, siempre se preocupan, por seleccionar dizque a sus mejores hombres como candidatos y les preparan un equipo, quienes se responsabilizan de las acciones de campaña, pero sin tomar en cuenta a la opinión de los votantes.

Hablan de democracia, pero no la practican y en ocasiones su candidato que gana en las elecciones, solo reparte los cargos públicos, por amistad y compromiso, sin conocer si tienen la capacidad y la habilidad de servir a la comunidad.

A la fecha, ya se nos han estado presentando una docena de aspirantes, todos como con la mejor pose en la foto, como si estuvieran compitiendo en un concurso de belleza, sin embargo considero que lo más importante es que cada uno, prepare su plan de trabajo, estrategias de gobierno, solución a los problemas y ser un activo gestor, para dar respuesta a las peticiones de las familias de la entidad.

Esto sería más importante que conocerlos solamente por fotos y en ese renglón es donde los líderes de los partidos políticos deben trabajar y después soñar con un cargo público, pago de factura por el trabajo de campaña.

Otra situación que por lo general siempre se presenta, es que los que llegan al poder, cada uno trata de meter a sus amigos y hasta parece que la repartición es por familias y dejan por fuera a quienes realizaron las actividades de la campaña.

Por lo tanto, si realmente les interesa ganar en las urnas y sacar adelante a su candidato, deben bajarse de la palestra y hablar claro y sin falsedades, a los sectores de la población, sobre todo a los que más necesitan como el campo, combatir la corrupción, crear fuentes de empleo, apoyar al sector productivo y a la población que realmente lo necesita, pues viven en la pobreza a pesar de los 80 o más años de gobiernos democráticos.

Los líderes partidistas, tampoco intervienen, cuando su gobernante, considera que el estado le pertenece y desvía recursos, federales y estatales, en su beneficio, todos acallan y las consecuencias las paga el pueblo.

Por lo tanto, los líderes partidistas, en lugar de alabar a la persona por el cargo que ocupa y a quien por lo general todos les manifiestan que va bien, deben llamarle la atención o denunciarlo, pues el pueblo no olvida y sigue inconforme con quienes abusan del poder y del dinero del pueblo.

Este debe ser uno de sus propósitos principales, para que el electorado, acuda a las urnas y baje la presión, contra quienes solo se benefician del poder y no le cumplen al pueblo, con la atención que merecen las familias. La situación no es general, hay algunos gobernadores, que le ponen todas las ganas para servir a sus gobernados, pero hay otros que se encumbran en las nubes y no ven y no escuchan, pues su equipo le informa que todo marcha sobre ruedas. Esperemos que esto realmente cambie…

Los candidatos deben ser designados bajo consenso ciudadano


Los líderes de los partidos políticos, siempre se preocupan, por seleccionar dizque a sus mejores hombres como candidatos y les preparan un equipo, quienes se responsabilizan de las acciones de campaña, pero sin tomar en cuenta a la opinión de los votantes.

Hablan de democracia, pero no la practican y en ocasiones su candidato que gana en las elecciones, solo reparte los cargos públicos, por amistad y compromiso, sin conocer si tienen la capacidad y la habilidad de servir a la comunidad.

A la fecha, ya se nos han estado presentando una docena de aspirantes, todos como con la mejor pose en la foto, como si estuvieran compitiendo en un concurso de belleza, sin embargo considero que lo más importante es que cada uno, prepare su plan de trabajo, estrategias de gobierno, solución a los problemas y ser un activo gestor, para dar respuesta a las peticiones de las familias de la entidad.

Esto sería más importante que conocerlos solamente por fotos y en ese renglón es donde los líderes de los partidos políticos deben trabajar y después soñar con un cargo público, pago de factura por el trabajo de campaña.

Otra situación que por lo general siempre se presenta, es que los que llegan al poder, cada uno trata de meter a sus amigos y hasta parece que la repartición es por familias y dejan por fuera a quienes realizaron las actividades de la campaña.

Por lo tanto, si realmente les interesa ganar en las urnas y sacar adelante a su candidato, deben bajarse de la palestra y hablar claro y sin falsedades, a los sectores de la población, sobre todo a los que más necesitan como el campo, combatir la corrupción, crear fuentes de empleo, apoyar al sector productivo y a la población que realmente lo necesita, pues viven en la pobreza a pesar de los 80 o más años de gobiernos democráticos.

Los líderes partidistas, tampoco intervienen, cuando su gobernante, considera que el estado le pertenece y desvía recursos, federales y estatales, en su beneficio, todos acallan y las consecuencias las paga el pueblo.

Por lo tanto, los líderes partidistas, en lugar de alabar a la persona por el cargo que ocupa y a quien por lo general todos les manifiestan que va bien, deben llamarle la atención o denunciarlo, pues el pueblo no olvida y sigue inconforme con quienes abusan del poder y del dinero del pueblo.

Este debe ser uno de sus propósitos principales, para que el electorado, acuda a las urnas y baje la presión, contra quienes solo se benefician del poder y no le cumplen al pueblo, con la atención que merecen las familias. La situación no es general, hay algunos gobernadores, que le ponen todas las ganas para servir a sus gobernados, pero hay otros que se encumbran en las nubes y no ven y no escuchan, pues su equipo le informa que todo marcha sobre ruedas. Esperemos que esto realmente cambie…