/ martes 8 de diciembre de 2020

Susana Zabaleta deja de lado los juicios para interpretar a Yoko Ono

Susana Zabaleta mostrará el proceso creativo para interpretar a la artista conceptual como parte del DramaFest

Meterse en el papel de Yoko Ono le requiere a Susana Zabaleta dejar de lado los juicios que por décadas han perseguido a la artista japonesa. “Implica investigarla y no juzgarla, porque como actor uno no juzga a sus personajes, sólo los hace. Y con alguien como ella es difícil porque también se trata de entenderla”.

Para llevar de la mano al público a entender el proceso creativo que significa adentrarse en la vida de la viuda de John Lennon, la actriz ofrecerá el 10 de diciembre una sesión Work in progress donde mostrará el trabajo que actor y director deben realizar para dar vida a un personaje así.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

“Es una sesión en vivo desde el Centro Cultural del Bosque. Me va a dirigir Sixto Castro y es como si se metieran a lo más íntimo del trabajo de dirección y actuación, a la parte de la investigación del texto, donde vas descubriendo hacia dónde va y después a interpretarlo”, dice la cantante.

La sesión que se podrá ver de manera gratuita a las 20:00 horas forma parte de las actividades del encuentro de teatro contemporáneo Dramafest que se transmiten a través de su cuenta de Facebook.

En la sesión, Zabaleta mostrará la preparación para Una mujer en su mundo camina contenta, monólogo escrito por la mexicana Bárbara Colio donde se cuestiona la realidad que viviría el mundo si Yoko Ono hubiera sido la que muriera en vez del exBeatle y la trascendencia que tiene en la historia contemporánea.

“Para mí Yoko Ono fue una mujer muy valiente porque decidió cambiar la vida de muchas personas y creo que lo hizo para bien. Mucha gente la llamó bruja, prostituta, mala madre; pero no se ponen a pensar qué fue lo que pasó con ella. Fue juzgada muy fuertemente por la sociedad y la vida, pero creo que fue una mujer que sigue siendo idealista, una artista contemporánea como hay pocas”.

La actriz cuenta que pocas personas saben las dificultades personales y emocionales que Yoko Ono tuvo que vivir antes y después de la muerte del compositor de Imagine. “Es una mujer a la que le quitaron a su hija porque se casó con John Lennon, que le quitaron a su marido, lo que más amaba en la vida. Y siguió adelante con las cosas que en las que ella creía”.

Con este proyecto, Susana Zabaleta cierra un año de trabajo que incluyó la filmación de la secuela de Sexo, pudor y lágrimas que se vio interrumpida por la pandemia; al igual que su debut como escritora, pues recientemente lanzó su libro El otro libro de los abrazos.

“A mí hubo un abrazo que me cambió la vida. Así que empecé a dar abrazos en museos. El mayor número de abrazos que di fueron 480 en un día y decidí hacer un libro que tuviera que ver con esta experiencia, para saber qué le pasa al cuerpo cuando abraza, cuáles son los movimientos, cómo se contrae, cómo se expande o disfruta, cómo reconoces al ser humano cuando lo abrazas”.

En este material, la autora reúne el trabajo de fotógrafos como Francisco Maya y Pedro Meyer con la opinión de personalidades como Adela Micha, Luz María Zetina, Regina Orozco, Roy Campos, Armando Manzanero, Javier Solórzano y Rubén Albarrán quienes narran “sus experiencias con los abrazos; la verdad es que la opinión de cada uno de ellos es muy rara”, explicó la cantante, que no para ni en pandemia.

Meterse en el papel de Yoko Ono le requiere a Susana Zabaleta dejar de lado los juicios que por décadas han perseguido a la artista japonesa. “Implica investigarla y no juzgarla, porque como actor uno no juzga a sus personajes, sólo los hace. Y con alguien como ella es difícil porque también se trata de entenderla”.

Para llevar de la mano al público a entender el proceso creativo que significa adentrarse en la vida de la viuda de John Lennon, la actriz ofrecerá el 10 de diciembre una sesión Work in progress donde mostrará el trabajo que actor y director deben realizar para dar vida a un personaje así.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

“Es una sesión en vivo desde el Centro Cultural del Bosque. Me va a dirigir Sixto Castro y es como si se metieran a lo más íntimo del trabajo de dirección y actuación, a la parte de la investigación del texto, donde vas descubriendo hacia dónde va y después a interpretarlo”, dice la cantante.

La sesión que se podrá ver de manera gratuita a las 20:00 horas forma parte de las actividades del encuentro de teatro contemporáneo Dramafest que se transmiten a través de su cuenta de Facebook.

En la sesión, Zabaleta mostrará la preparación para Una mujer en su mundo camina contenta, monólogo escrito por la mexicana Bárbara Colio donde se cuestiona la realidad que viviría el mundo si Yoko Ono hubiera sido la que muriera en vez del exBeatle y la trascendencia que tiene en la historia contemporánea.

“Para mí Yoko Ono fue una mujer muy valiente porque decidió cambiar la vida de muchas personas y creo que lo hizo para bien. Mucha gente la llamó bruja, prostituta, mala madre; pero no se ponen a pensar qué fue lo que pasó con ella. Fue juzgada muy fuertemente por la sociedad y la vida, pero creo que fue una mujer que sigue siendo idealista, una artista contemporánea como hay pocas”.

La actriz cuenta que pocas personas saben las dificultades personales y emocionales que Yoko Ono tuvo que vivir antes y después de la muerte del compositor de Imagine. “Es una mujer a la que le quitaron a su hija porque se casó con John Lennon, que le quitaron a su marido, lo que más amaba en la vida. Y siguió adelante con las cosas que en las que ella creía”.

Con este proyecto, Susana Zabaleta cierra un año de trabajo que incluyó la filmación de la secuela de Sexo, pudor y lágrimas que se vio interrumpida por la pandemia; al igual que su debut como escritora, pues recientemente lanzó su libro El otro libro de los abrazos.

“A mí hubo un abrazo que me cambió la vida. Así que empecé a dar abrazos en museos. El mayor número de abrazos que di fueron 480 en un día y decidí hacer un libro que tuviera que ver con esta experiencia, para saber qué le pasa al cuerpo cuando abraza, cuáles son los movimientos, cómo se contrae, cómo se expande o disfruta, cómo reconoces al ser humano cuando lo abrazas”.

En este material, la autora reúne el trabajo de fotógrafos como Francisco Maya y Pedro Meyer con la opinión de personalidades como Adela Micha, Luz María Zetina, Regina Orozco, Roy Campos, Armando Manzanero, Javier Solórzano y Rubén Albarrán quienes narran “sus experiencias con los abrazos; la verdad es que la opinión de cada uno de ellos es muy rara”, explicó la cantante, que no para ni en pandemia.

Local

La jaiba es una buena alternativa para los pescadores

Para los pobladores del Golfo de Santa Clara, este crustáceo es otra opción mientras se abre la veda del camarón

Campo

Precios de los insumos dejan a los agricultores varados

Estos son muy elevados, y no les permite ser más competitivos

Local

Invitan a jefas de familia a formar parte de Mares

Agrupación de madres solteras, viudas, divorciadas, solas, separadas que les interesa crecer de forma personal y espiritual

Local

Comercios de SLRC incumplen los protocolos sanitarios

La labor de los inspectores de Control Sanitario resulta insuficiente ante tanta apatía por parte de los establecimientos

Sociedad

Aprovechan el Tren Maya para fraudes con las tierras

En las redes sociales aumentaron las ofertas de terrenos presuntamente cercanos a estaciones del ferrocarril

Sociedad

México, donde más asesinan a estadounidenses

Ciudad Juárez y Tijuana son las ciudades con más muertes de ciudadanos de la Unión Americana

Sociedad

Bajo Operación Sin Rastro, EU arresta a 410 por tráfico de armas

En un año ha incautado mil 125 armas de fuego y 680 mil cartuchos que iban directo a nuestro país

Sociedad

Julio, el mes pico de tercera ola por Covid-19 en México

El séptimo mes de este año tuvo más enfermos de Covid en comparación con el mismo periodo de 2020

Ecología

Groenlandia sufre derretimiento masivo

Al día se han derretido cerca de ocho mil millones de toneladas de hielo por una ola de calor en el ártico