/ viernes 3 de julio de 2020

Angustia impacta durante el confinamiento en Argentina

La depresión cunde en Buenos Aires por aumento de casos de Covid-19 y las medidas más estrictas

BUENOS AIRES. Ansiedad, angustia o depresión impactan en Buenos Aires ante un confinamiento, uno de los más prolongados del mundo, que supera los 100 días y entró esta semana en una fase más estricta por el aumento exponencial de casos de coronavirus.

La pandemia no pudo llegar en peor momento para Argentina. Tras dos años de recesión, la economía del país sudamericano se derrumbó 26.4% en abril.

"Hoy exploté y decidí limpiar frenéticamente!! Y me di vuelta como una tromba y me di la jeta (cara) contra una puerta. No paro de entrar cada vez más profundo en un pozo oscuro lleno de niños que me pisan la cara", escribió en un chat de amigas María, docente de 42 años, que se debate entre las clases virtuales y sus tres hijos pequeños.

En el mismo grupo de WhatsApp, Lidia, que vive sola, anuncia: "Me voy a clavar (tomar) un vino ya mismo". "Quiero contagiarme el Covid así no toco más mi computadora", dice Graciela, maestra de preescolar cuyas horas pasan en el zoom con alumnos muy pequeños, padres ansiosos y directivos intensos.

La vida transcurre como un entre paréntesis impuesto por la cuarentena que arrancó en Argentina el 20 de marzo y se endureció desde el 1 de julio en Buenos Aires y su periferia, zona que concentra más del 90% de los más de 67 mil casos y las mil 363 muertes.

"Es difícil separar el efecto del encierro del de la crisis económica y de la incertidumbres del futuro laboral", dice la psicóloga Alicia Stolkiner, profesora de Salud Pública y Salud Mental de la facultad de Psicología de la UBA y de Salud Mental Comunitaria en la Universidad de Lanús.

Luego de 100 días de encierro relativo, el ánimo cayó fuerte, según un estudio del Observatorio Social de la Universidad Nacional de La Matanza (UNML), realizado entre el 27 y 29 de junio en Buenos Aires y su periferia, donde vive casi un tercio de los 44 millones de argentinos.

En un país afamado por tener casi 200 psicólogos cada 100 mil habitantes, el sondeo reveló que 43.8% de los encuestados dijo necesitar atención psicológica por tristeza, desesperanza, ansiedad, angustia e inestabilidad emocional. También señalan intolerancia al encierro, sensación de soledad e ideas de muerte. Y los llamados a la línea de atención al suicida se duplicaron.

BUENOS AIRES. Ansiedad, angustia o depresión impactan en Buenos Aires ante un confinamiento, uno de los más prolongados del mundo, que supera los 100 días y entró esta semana en una fase más estricta por el aumento exponencial de casos de coronavirus.

La pandemia no pudo llegar en peor momento para Argentina. Tras dos años de recesión, la economía del país sudamericano se derrumbó 26.4% en abril.

"Hoy exploté y decidí limpiar frenéticamente!! Y me di vuelta como una tromba y me di la jeta (cara) contra una puerta. No paro de entrar cada vez más profundo en un pozo oscuro lleno de niños que me pisan la cara", escribió en un chat de amigas María, docente de 42 años, que se debate entre las clases virtuales y sus tres hijos pequeños.

En el mismo grupo de WhatsApp, Lidia, que vive sola, anuncia: "Me voy a clavar (tomar) un vino ya mismo". "Quiero contagiarme el Covid así no toco más mi computadora", dice Graciela, maestra de preescolar cuyas horas pasan en el zoom con alumnos muy pequeños, padres ansiosos y directivos intensos.

La vida transcurre como un entre paréntesis impuesto por la cuarentena que arrancó en Argentina el 20 de marzo y se endureció desde el 1 de julio en Buenos Aires y su periferia, zona que concentra más del 90% de los más de 67 mil casos y las mil 363 muertes.

"Es difícil separar el efecto del encierro del de la crisis económica y de la incertidumbres del futuro laboral", dice la psicóloga Alicia Stolkiner, profesora de Salud Pública y Salud Mental de la facultad de Psicología de la UBA y de Salud Mental Comunitaria en la Universidad de Lanús.

Luego de 100 días de encierro relativo, el ánimo cayó fuerte, según un estudio del Observatorio Social de la Universidad Nacional de La Matanza (UNML), realizado entre el 27 y 29 de junio en Buenos Aires y su periferia, donde vive casi un tercio de los 44 millones de argentinos.

En un país afamado por tener casi 200 psicólogos cada 100 mil habitantes, el sondeo reveló que 43.8% de los encuestados dijo necesitar atención psicológica por tristeza, desesperanza, ansiedad, angustia e inestabilidad emocional. También señalan intolerancia al encierro, sensación de soledad e ideas de muerte. Y los llamados a la línea de atención al suicida se duplicaron.

Policiaca

Mujer intenta atropellar a su ex novio y a su nueva pareja

La pareja caminaba por una calle de la colonia aviación cuando de manera inesperada los sorprendió un automóvil conducido por la ex-novia

Salud

Llegó a SLRC la vacuna contra la influenza

Se brinda gratis en los centros de salud pública y es la forma más efectiva de prevenir el padecimiento y complicaciones graves

Local

Teme estallido social en el Golfo de Santa Clara y San Felipe

El diputado López Castillo cree que la información del Alto Golfo no le llega completa a AMLO

Celebridades

Joaquín Phoenix y Rooney Mara ya son papás

El pequeño se llama River, en honor al hermano mayor del actor que falleció a los 23 años

Local

Con 67 años de historia, Banda de Música de la 22, es un ícono sanluisino

La agrupación ha sido semillero de grandes músicos que actualmente se desarrollan profesionalmente en este ámbito, en México y otros países

Finanzas

Se incorporan 608 mil a trabajar en agosto, señala Inegi

La tasa de desocupación laboral disminuyó ligeramente al pasar de 5.4% en julio a 5.2% en agosto

Sociedad

Evolución | El virus aumentó la brecha de género laboral

En medio de un tímido regreso a la normalidad, a las mujeres les cuesta más trabajo encontrar un empleo

Política

Muñoz Ledo desea concluir su vida política como dirigente de Morena

El Diputado dice que las candidaturas para el 2021 al Congreso se darán de manera imparcial

Mundo

Indonesia creará áreas agrícolas gigantes para asegurar autonomía alimentaria

El arcihipiélago prepara 800 mil hectáreas para cultivos de arroz y maíz para alimentar a sus 267 millones de habitantes