/ miércoles 9 de junio de 2021

EL FARO

Entorno contra decisión



Para las nuevas generaciones como los millennials y la generación Z, el sueño e idea preconcebida de lo que es la vida adulta está muerto. Y la verdad, no está mal.


La mayoría de las personas creemos que cada etapa de nuestra vida debe estar muy definida: La niñez, el período de los 13 años a las 25 donde incluye la especialización académica, luego la incursión a la vida laboral profesional, y así hasta llegar a la muerte. La “película” es similar para todos, pero es más el horror existencial de nuestra obsesión colectiva y la ritualización de cómo alguien debe vivir sus diferentes etapas en la sociedad. Y aunque existen corrientes, como el capitalismo, que invitan a la individualidad, hay algo reconocible e intransigente en el desarrollo y el crecimiento hacia el envejecimiento en este mundo.


Si tenemos suerte, pasamos la mayor parte de nuestras vidas legalmente como adultos, pero cada vez parece que las nuevas generaciones no están creciendo. Los millennials más viejos tienen casi 40 años, totalmente un adulto hecho y derecho… pensaríamos, pero los medios de comunicación han retratado a esta generación como perpetuamente joven, o al menos infantil. Ahora, según algunos, es la pandemia la que "finalmente" hará que los millennials se tomen la edad adulta más en serio. Después de un año angustioso de cuarentena, se dice, los millennials se están volviendo más inteligentes y están cambiando la renta de sus “depas” y administrando sus finanzas de una vida soltera de alto costo a cambio de una hipoteca y niños en colegios, ya saben, la “vida de adultos”.


Pero, ¿qué es la edad adulta? Parece que es más fácil definirlo por lo que no es que por lo que es. No eres completamente un adulto si no vives solo, si no tienes una carrera bien remunerada (diferente a solo “un trabajo”), si no te has juntado o no has tenido hijos. Mientras tanto, los millennials parecen no poder deshacerse del estigma de que somos autoindulgentes; cambiamos de trabajo con demasiada frecuencia, no tenemos respeto por la estabilidad y el trabajo duro y bien formado.


Cuando vemos esto en los millennials y en las generaciones más jóvenes, se cuestione a menudo, una preocupación genuina sobre si somos felices, saludables y prósperos en la sociedad. Quizá por la falta de la independencia financiera (la que muchos consideran un indicador claro de la edad adulta). Muchas de las formas en que los millennials aparentemente no logran ser adultos tienen que ver con el poco dinero que manejan, pero muchos de los estereotipos generacionales de pereza o inconstancia se contrarrestan fácilmente con datos. Por ejemplo y para mencionar algunos: Los millennials no son buscadores de empleo. En realidad, es menos probable que cambien de trabajo que las generaciones anteriores. Los millennials han tenido que lidiar con múltiples interrupciones en la estabilidad económica que han limitado el avance profesional y el crecimiento salarial.


Cuando pensamos en cómo está creciendo la economía en general, así como en cómo está tratando a las personas que ingresan a la fuerza laboral, las cosas se han puesto particularmente mal en las últimas décadas. Un reflejo de eso es cómo, a pesar de ser la generación más educada de todos los tiempos, en general, el salario medio de los millennials es más bajo que de las generaciones anteriores.


Muchos millennials creen que debemos compararnos y aspirar a ser iguales que nuestros antecesores, pero no creo que realmente comprendamos cuán diferente es nuestro mundo. El año pasado, los datos mostraron que, aunque los millennials son ahora la mayor parte de la fuerza laboral, solo controlamos el 4.6% del dinero. Hace unos 25 años cuando los Baby Boomers tenían aproximadamente la misma edad que los millennials ahora, tenían el 21% de la riqueza. Es decir, aún no se completa la gran transferencia de riqueza.


Varios factores afectarán cuánto tiempo llevará este punto de inflexión. Por un lado, la gente vive más tiempo. Incluso si nuestros ingresos aumentan, tendremos que ahorrar más dinero para la jubilación y las herencias vendrán más tarde, ya que nuestros padres también viven más tiempo.


La transferencia de riqueza no es solo algo que ocurre después de la muerte de los padres, pero los millennials pueden no estar recibiendo las mismas transferencias de riqueza en momentos cruciales de su edad adulta, como cuando van a la universidad, comienzan a tener hijos, compran una casa o consideran un cambio de carrera que podría impulsar las ganancias, como sus antecesores recibieron.


¿Cómo cambiará la llamada Gran Transferencia de riqueza la edad adulta de los millennials?


Cuando gran parte de la conversación sobre la edad adulta gira en torno a hitos que requieren dinero o son signos de un cierto nivel de seguridad financiera, como la propiedad de una vivienda y el matrimonio, parece que estamos diciendo que ser adulto se trata de acumular riqueza. Pero, si nunca vas a ser dueño de una casa, si nunca vas a recibir una herencia, ¿podrás alguna vez madurar completamente? ¿El respeto social que conlleva ser un adulto de buena fe es solo para las personas que tienen dinero, que entienden el dinero, que abrazan los sistemas de acumulación de riqueza?


Al final, "ser adulto" es una expresión de ansiedad, donde el mismo hecho de que te sientas ansioso por la forma en que funciona el dinero es evidencia de que eres inmaduro. Pero ser un adulto no significa que nunca te sientas inseguro, confundido o fuera de tu alcance; definitivamente no significa que internalices las ideas normativas de cómo viven los adultos. No tenemos que fingir ser adolescentes impostores solo para admitir que hoy en día hay turbulencias en la edad adulta.


Claramente, nuestra realidad económica hace que muchos marcadores tradicionales de la edad adulta sean más difíciles de alcanzar. Podría ser cuestionar por qué estos marcadores son deseables para empezar. ¿Por qué se supone que, entre ser propietario de una casa o alquilar un departamento, un adulto racional siempre elegiría lo primero? ¿Por qué se asume que la propiedad de una vivienda es algo que todos quieren eventualmente? ¿O en absoluto? Lo mismo ocurre con el matrimonio y tener hijos.


No estoy idealizando la inseguridad financiera. Pero hay una diferencia entre querer estabilidad y entretener a una mitología que dice: "Soy una persona menos seria si no tengo una hipoteca", especialmente en una nación donde la desigualdad económica es tan amplia.


Nuestra cosmovisión a menudo está formada por la era en la que entramos en la edad adulta. Existe la noción popular de que las personas naturalmente se vuelven más conservadoras con la edad, pero esto no es realmente cierto. Las opiniones políticas de las personas se mantienen bastante estables a lo largo de su vida. Algunos incluso teorizan que la percepción de volverse más conservador existe porque las personas pobres tienen muchas menos probabilidades de llegar a la vejez. El tiempo que puede disfrutar de la edad adulta también es un privilegio de la riqueza.


La edad adulta no es una receta, sino una descripción de cómo debe ser la vida de las personas de una determinada generación. Sería bueno que futuro fuera un lugar donde no sólo se respeten las diferentes concepciones de lo que debería ser la vida edad adulta, sino que cualquier persona pueda ser un adulto a su manera; feliz y seguro, incluso si no es como la mayoría.


David Martínez

RMR Consultores

david@rmr.mx

Entorno contra decisión



Para las nuevas generaciones como los millennials y la generación Z, el sueño e idea preconcebida de lo que es la vida adulta está muerto. Y la verdad, no está mal.


La mayoría de las personas creemos que cada etapa de nuestra vida debe estar muy definida: La niñez, el período de los 13 años a las 25 donde incluye la especialización académica, luego la incursión a la vida laboral profesional, y así hasta llegar a la muerte. La “película” es similar para todos, pero es más el horror existencial de nuestra obsesión colectiva y la ritualización de cómo alguien debe vivir sus diferentes etapas en la sociedad. Y aunque existen corrientes, como el capitalismo, que invitan a la individualidad, hay algo reconocible e intransigente en el desarrollo y el crecimiento hacia el envejecimiento en este mundo.


Si tenemos suerte, pasamos la mayor parte de nuestras vidas legalmente como adultos, pero cada vez parece que las nuevas generaciones no están creciendo. Los millennials más viejos tienen casi 40 años, totalmente un adulto hecho y derecho… pensaríamos, pero los medios de comunicación han retratado a esta generación como perpetuamente joven, o al menos infantil. Ahora, según algunos, es la pandemia la que "finalmente" hará que los millennials se tomen la edad adulta más en serio. Después de un año angustioso de cuarentena, se dice, los millennials se están volviendo más inteligentes y están cambiando la renta de sus “depas” y administrando sus finanzas de una vida soltera de alto costo a cambio de una hipoteca y niños en colegios, ya saben, la “vida de adultos”.


Pero, ¿qué es la edad adulta? Parece que es más fácil definirlo por lo que no es que por lo que es. No eres completamente un adulto si no vives solo, si no tienes una carrera bien remunerada (diferente a solo “un trabajo”), si no te has juntado o no has tenido hijos. Mientras tanto, los millennials parecen no poder deshacerse del estigma de que somos autoindulgentes; cambiamos de trabajo con demasiada frecuencia, no tenemos respeto por la estabilidad y el trabajo duro y bien formado.


Cuando vemos esto en los millennials y en las generaciones más jóvenes, se cuestione a menudo, una preocupación genuina sobre si somos felices, saludables y prósperos en la sociedad. Quizá por la falta de la independencia financiera (la que muchos consideran un indicador claro de la edad adulta). Muchas de las formas en que los millennials aparentemente no logran ser adultos tienen que ver con el poco dinero que manejan, pero muchos de los estereotipos generacionales de pereza o inconstancia se contrarrestan fácilmente con datos. Por ejemplo y para mencionar algunos: Los millennials no son buscadores de empleo. En realidad, es menos probable que cambien de trabajo que las generaciones anteriores. Los millennials han tenido que lidiar con múltiples interrupciones en la estabilidad económica que han limitado el avance profesional y el crecimiento salarial.


Cuando pensamos en cómo está creciendo la economía en general, así como en cómo está tratando a las personas que ingresan a la fuerza laboral, las cosas se han puesto particularmente mal en las últimas décadas. Un reflejo de eso es cómo, a pesar de ser la generación más educada de todos los tiempos, en general, el salario medio de los millennials es más bajo que de las generaciones anteriores.


Muchos millennials creen que debemos compararnos y aspirar a ser iguales que nuestros antecesores, pero no creo que realmente comprendamos cuán diferente es nuestro mundo. El año pasado, los datos mostraron que, aunque los millennials son ahora la mayor parte de la fuerza laboral, solo controlamos el 4.6% del dinero. Hace unos 25 años cuando los Baby Boomers tenían aproximadamente la misma edad que los millennials ahora, tenían el 21% de la riqueza. Es decir, aún no se completa la gran transferencia de riqueza.


Varios factores afectarán cuánto tiempo llevará este punto de inflexión. Por un lado, la gente vive más tiempo. Incluso si nuestros ingresos aumentan, tendremos que ahorrar más dinero para la jubilación y las herencias vendrán más tarde, ya que nuestros padres también viven más tiempo.


La transferencia de riqueza no es solo algo que ocurre después de la muerte de los padres, pero los millennials pueden no estar recibiendo las mismas transferencias de riqueza en momentos cruciales de su edad adulta, como cuando van a la universidad, comienzan a tener hijos, compran una casa o consideran un cambio de carrera que podría impulsar las ganancias, como sus antecesores recibieron.


¿Cómo cambiará la llamada Gran Transferencia de riqueza la edad adulta de los millennials?


Cuando gran parte de la conversación sobre la edad adulta gira en torno a hitos que requieren dinero o son signos de un cierto nivel de seguridad financiera, como la propiedad de una vivienda y el matrimonio, parece que estamos diciendo que ser adulto se trata de acumular riqueza. Pero, si nunca vas a ser dueño de una casa, si nunca vas a recibir una herencia, ¿podrás alguna vez madurar completamente? ¿El respeto social que conlleva ser un adulto de buena fe es solo para las personas que tienen dinero, que entienden el dinero, que abrazan los sistemas de acumulación de riqueza?


Al final, "ser adulto" es una expresión de ansiedad, donde el mismo hecho de que te sientas ansioso por la forma en que funciona el dinero es evidencia de que eres inmaduro. Pero ser un adulto no significa que nunca te sientas inseguro, confundido o fuera de tu alcance; definitivamente no significa que internalices las ideas normativas de cómo viven los adultos. No tenemos que fingir ser adolescentes impostores solo para admitir que hoy en día hay turbulencias en la edad adulta.


Claramente, nuestra realidad económica hace que muchos marcadores tradicionales de la edad adulta sean más difíciles de alcanzar. Podría ser cuestionar por qué estos marcadores son deseables para empezar. ¿Por qué se supone que, entre ser propietario de una casa o alquilar un departamento, un adulto racional siempre elegiría lo primero? ¿Por qué se asume que la propiedad de una vivienda es algo que todos quieren eventualmente? ¿O en absoluto? Lo mismo ocurre con el matrimonio y tener hijos.


No estoy idealizando la inseguridad financiera. Pero hay una diferencia entre querer estabilidad y entretener a una mitología que dice: "Soy una persona menos seria si no tengo una hipoteca", especialmente en una nación donde la desigualdad económica es tan amplia.


Nuestra cosmovisión a menudo está formada por la era en la que entramos en la edad adulta. Existe la noción popular de que las personas naturalmente se vuelven más conservadoras con la edad, pero esto no es realmente cierto. Las opiniones políticas de las personas se mantienen bastante estables a lo largo de su vida. Algunos incluso teorizan que la percepción de volverse más conservador existe porque las personas pobres tienen muchas menos probabilidades de llegar a la vejez. El tiempo que puede disfrutar de la edad adulta también es un privilegio de la riqueza.


La edad adulta no es una receta, sino una descripción de cómo debe ser la vida de las personas de una determinada generación. Sería bueno que futuro fuera un lugar donde no sólo se respeten las diferentes concepciones de lo que debería ser la vida edad adulta, sino que cualquier persona pueda ser un adulto a su manera; feliz y seguro, incluso si no es como la mayoría.


David Martínez

RMR Consultores

david@rmr.mx

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 09 de junio de 2021

EL FARO

David A. Martínez

jueves 03 de junio de 2021

EL FARO

David A. Martínez

jueves 20 de mayo de 2021

El Faro

David A. Martínez

jueves 18 de marzo de 2021

El Faro

David A. Martínez

miércoles 17 de febrero de 2021

EL FARO

David A. Martínez

martes 16 de febrero de 2021

EL FARO

David A. Martínez

miércoles 03 de febrero de 2021

EL FARO

David A. Martínez

miércoles 27 de enero de 2021

EL FARO

David A. Martínez

miércoles 20 de enero de 2021

El Faro

David A. Martínez

jueves 14 de enero de 2021

El Faro

David A. Martínez

Cargar Más