/ viernes 25 de febrero de 2022

Fe y Razón

DON JOSÉ ISIDRO GUERRERO MACÍAS III OBISPO DE MEXICALI 31 de mayo 1951 - 23 de febrero de 2022


Nació el 31 de mayo de 1951 en Iraguato, perteneciente al municipio de Navolato, Sinaloa, de 1967-72 estudió la Facultad de Filosofía en el seminario de la Arquidiócesis de Guadalajara, del año 1978—80 estudió licenciatura en Teología Pastoral y Moral en Roma, Italia; en 1981 ingresa al seminario de Culiacán como formador en el área de Director Espiritual y diez años después lo nombran rector de esta casa de formación.

El día 31 de mayo de 1997 fue nombrado obispo por el entonces papa Juan Pablo II, quien hoy es elevado a los altares como santo, sin embargo su consagración episcopal fue hasta el día 17 de septiembre del mismo año en una celebración muy concurrida en el estadio de beisbol “Nido de los Águilas”.

SU ESCUDO: Un signo de todo obispo que marca su servicio como pastor es el Escudo Episcopal, en el caso del señor Isidro los elementos que conforman su escudo fueron muy característicos de nuestro entorno geográfico, por ejemplo aparecen el desierto y el mar, algunos cactus que son la vegetación propia de la tierra árida y un valle en surcos preparada para sembrar, en el medio una cruz signo de la presencia misionera y una estrella que simboliza el amor maternal de la Virgen María, pero sobre todo el lema que será la característica propia de su trabajo y cuya frase eligió: “TODO EN CRISTO”.

Nuestra Diócesis de Mexicali en sus límites geográficos comprende Puerto Peñasco, Sonoyta, Golfo de Santa Clara, San Luis Río Colorado y su valle, San Felipe, La Rumorosa, Mexicali y su valle, cuando el señor Isidro inició su trabajo pastoral recibió la Diócesis con 74 sacerdotes y después de veinticinco años la Diócesis cuenta con 197 sacerdotes, cuando llegó don Isidro el número de parroquias y rectorías era 50 templos con asistencia permanente, en la actualidad se tiene en la Diócesis 110 comunidades asistidas, siempre mostró un amor y preocupación por el seminario y estableció un centro de formación en San Luis Río Colorado, en el valle de Mexicali el curso introductorio y la Facultad de Filosofía y Teología en Mexicali, envió un buen número de sacerdotes a estudiar y especializarse en las universidades de Europa como España e Italia, inclusive especialistas en Biblia formados en Jerusalén.

Don José Isidro Guerrero fue un promotor de obispos y el 28 de octubre de 2011 el sacerdote de Mexicali, José Jesús Herrera Quiñones, fue consagrado obispo de casa grande Chihuahua y el 30 de diciembre de 2015 el sacerdote cachanilla, José Fortunato Álvarez, consagrado obispo en Gómez Palacio, Durango.

Don José Isidro fue un gran defensor de la vida desde la concepción hasta la muerte natural, en más de una ocasión irrumpió el Congreso del Estado tratando de evitar leyes que promovían el aborto, un hombre incansable en lo pastoral que recorrió cada una de las comunidades saludando y bendiciendo a su feligresía, dejo un legado de 26 escuelas católicas, centros bíblicos en los diferentes sectores de la Diócesis, una casa de asistencia para los sacerdotes enfermos, un banco de alimentos que provee a las casas de asistencia a los migrantes, un centro de rehabilitación para personas con problemas de adicción a las drogas y alcohol. Por eso y más se le recordará por siempre.

Este viernes 25 de febrero a las 12:00 md. se celebrará su misa exequial presidida por el arzobispo metropolitano de Tijuana, monseñor Francisco Moreno Barrón y al terminar la ceremonia, se dispondrá para trasladar sus restos y darle cristiana sepultura en su pueblo natal de Sinaloa. Descanse en paz.


DON JOSÉ ISIDRO GUERRERO MACÍAS III OBISPO DE MEXICALI 31 de mayo 1951 - 23 de febrero de 2022


Nació el 31 de mayo de 1951 en Iraguato, perteneciente al municipio de Navolato, Sinaloa, de 1967-72 estudió la Facultad de Filosofía en el seminario de la Arquidiócesis de Guadalajara, del año 1978—80 estudió licenciatura en Teología Pastoral y Moral en Roma, Italia; en 1981 ingresa al seminario de Culiacán como formador en el área de Director Espiritual y diez años después lo nombran rector de esta casa de formación.

El día 31 de mayo de 1997 fue nombrado obispo por el entonces papa Juan Pablo II, quien hoy es elevado a los altares como santo, sin embargo su consagración episcopal fue hasta el día 17 de septiembre del mismo año en una celebración muy concurrida en el estadio de beisbol “Nido de los Águilas”.

SU ESCUDO: Un signo de todo obispo que marca su servicio como pastor es el Escudo Episcopal, en el caso del señor Isidro los elementos que conforman su escudo fueron muy característicos de nuestro entorno geográfico, por ejemplo aparecen el desierto y el mar, algunos cactus que son la vegetación propia de la tierra árida y un valle en surcos preparada para sembrar, en el medio una cruz signo de la presencia misionera y una estrella que simboliza el amor maternal de la Virgen María, pero sobre todo el lema que será la característica propia de su trabajo y cuya frase eligió: “TODO EN CRISTO”.

Nuestra Diócesis de Mexicali en sus límites geográficos comprende Puerto Peñasco, Sonoyta, Golfo de Santa Clara, San Luis Río Colorado y su valle, San Felipe, La Rumorosa, Mexicali y su valle, cuando el señor Isidro inició su trabajo pastoral recibió la Diócesis con 74 sacerdotes y después de veinticinco años la Diócesis cuenta con 197 sacerdotes, cuando llegó don Isidro el número de parroquias y rectorías era 50 templos con asistencia permanente, en la actualidad se tiene en la Diócesis 110 comunidades asistidas, siempre mostró un amor y preocupación por el seminario y estableció un centro de formación en San Luis Río Colorado, en el valle de Mexicali el curso introductorio y la Facultad de Filosofía y Teología en Mexicali, envió un buen número de sacerdotes a estudiar y especializarse en las universidades de Europa como España e Italia, inclusive especialistas en Biblia formados en Jerusalén.

Don José Isidro Guerrero fue un promotor de obispos y el 28 de octubre de 2011 el sacerdote de Mexicali, José Jesús Herrera Quiñones, fue consagrado obispo de casa grande Chihuahua y el 30 de diciembre de 2015 el sacerdote cachanilla, José Fortunato Álvarez, consagrado obispo en Gómez Palacio, Durango.

Don José Isidro fue un gran defensor de la vida desde la concepción hasta la muerte natural, en más de una ocasión irrumpió el Congreso del Estado tratando de evitar leyes que promovían el aborto, un hombre incansable en lo pastoral que recorrió cada una de las comunidades saludando y bendiciendo a su feligresía, dejo un legado de 26 escuelas católicas, centros bíblicos en los diferentes sectores de la Diócesis, una casa de asistencia para los sacerdotes enfermos, un banco de alimentos que provee a las casas de asistencia a los migrantes, un centro de rehabilitación para personas con problemas de adicción a las drogas y alcohol. Por eso y más se le recordará por siempre.

Este viernes 25 de febrero a las 12:00 md. se celebrará su misa exequial presidida por el arzobispo metropolitano de Tijuana, monseñor Francisco Moreno Barrón y al terminar la ceremonia, se dispondrá para trasladar sus restos y darle cristiana sepultura en su pueblo natal de Sinaloa. Descanse en paz.


ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 24 de abril de 2022

Fe y Razón

Daniel Bedoy

domingo 10 de abril de 2022

Fe y Razón

Daniel Bedoy

domingo 03 de abril de 2022

Fe y Razón

Daniel Bedoy

domingo 27 de marzo de 2022

FE Y RAZÓN

Daniel Bedoy

domingo 20 de marzo de 2022

FE Y RAZÓN

Daniel Bedoy

domingo 13 de marzo de 2022

Enfermedad y sanación

Daniel Bedoy

domingo 06 de marzo de 2022

FE Y RAZÓN

Daniel Bedoy

domingo 27 de febrero de 2022

FE Y RAZÓN

Daniel Bedoy

viernes 25 de febrero de 2022

Fe y Razón

Daniel Bedoy

domingo 20 de febrero de 2022

FE Y RAZÓN

Daniel Bedoy

Cargar Más