/ domingo 21 de enero de 2024

URGE: EDUCACIÓN SEXUAL

Contemplando un panorama mundial nos podemos dar cuenta del gran desafío que tienen los padres de orientar y educar a los hijos en el tema de la sexualidad, el adolescente tiene información variable, deformada e insuficiente desde las diversas fuentes sea televisión o Internet, canciones y bailes cargados de erotismo, esto lejos de ayudar desinforma y deforma la finalidad y experiencia bella de la sexualidad.

Desde una perspectiva cristiana la educación para todo ser humano es alcanzar la madurez psicológica, afectiva y moral de la persona iniciando a los niños y adolescentes de acuerdo a su edad en una positiva y prudente educación sexual y sobre todo la formación se debe enfatizar en la educación sana para amar a mi semejante tratándolo con respeto y dignidad.

En los padres de familia el amor es el motor que mueve el deseo de formar a los hijos, formarlos en una verdadera libertad que camina con la responsabilidad, con los valores y principios que dan integridad a la persona, como el respeto al prójimo, mirada limpia y transparente, pensamiento y mentalidad sana. El ochenta por ciento del acompañamiento y orientación corresponde a los padres de familia y el sistema escolar solo debe ser un refuerzo en esta formación y esto no puede ser de otra manera porque educar en la sexualidad es educarlo desde los principios y valores de la familia cristiana. Según investigaciones sociales como la investigadora Susan Pick revelan que solo el 20 por ciento de los padres hablan de educación sexual a los hijos y el 80 por ciento restante queda expuesto a una información fácil que se tiene a través de las redes sociales, que lejos de formar deforma o lejos de informar desinforma.

La sexualidad se debe formar desde una disciplina que implica esfuerzo, sacrificio, auto control, debe estar cargada de información clara, directa y actualizada pero es importante que el niño o adolescente lo aprenda poco a poco y de acuerdo a su edad y desde una formación sobre el sentido ético y religioso, sobre el valor y la dignidad de la persona que está frente a ti, siendo este el principal aporte de los padres a los hijos ya que el buen consejo y acompañamiento de un progenitor a su hijo marcara para toda la vida el camino libre y trasparente que debe seguir y contrayendo el aprecio y respeto por el valor del sexo.

Es importante ser consciente hoy en día que la educación sexual no es solo un discurso de los padres a los hijos, sino un acompañamiento personal que no renuncia a los principios morales y religiosos, escuchándolos de manera respetuosa y empática, reconociendo que cada hijo enfrenta sus propios miedos, cada hijo es único e irrepetible y su formación debe ser personalizada y atendida.

Hoy más que nunca es necesario plantear la necesidad de que los adolescentes sean apoyados por sus padres para lograr un desarrollo armonioso pues existen los llamados trastornos sexuales: exhibicionismo (exposición de los propios genitales un extraño que no lo espera), fetichismo, froteurismo (personas que recurren mucho a frotar o rozar a una persona en contra de su voluntad), pedofilia, masoquismo sexual, sadismo sexual, fetichismo transvestista, voyerismo y sobre todo el exceso que cae una adicción a lo sexual o adicción a la pornografía.

Contemplando un panorama mundial nos podemos dar cuenta del gran desafío que tienen los padres de orientar y educar a los hijos en el tema de la sexualidad, el adolescente tiene información variable, deformada e insuficiente desde las diversas fuentes sea televisión o Internet, canciones y bailes cargados de erotismo, esto lejos de ayudar desinforma y deforma la finalidad y experiencia bella de la sexualidad.

Desde una perspectiva cristiana la educación para todo ser humano es alcanzar la madurez psicológica, afectiva y moral de la persona iniciando a los niños y adolescentes de acuerdo a su edad en una positiva y prudente educación sexual y sobre todo la formación se debe enfatizar en la educación sana para amar a mi semejante tratándolo con respeto y dignidad.

En los padres de familia el amor es el motor que mueve el deseo de formar a los hijos, formarlos en una verdadera libertad que camina con la responsabilidad, con los valores y principios que dan integridad a la persona, como el respeto al prójimo, mirada limpia y transparente, pensamiento y mentalidad sana. El ochenta por ciento del acompañamiento y orientación corresponde a los padres de familia y el sistema escolar solo debe ser un refuerzo en esta formación y esto no puede ser de otra manera porque educar en la sexualidad es educarlo desde los principios y valores de la familia cristiana. Según investigaciones sociales como la investigadora Susan Pick revelan que solo el 20 por ciento de los padres hablan de educación sexual a los hijos y el 80 por ciento restante queda expuesto a una información fácil que se tiene a través de las redes sociales, que lejos de formar deforma o lejos de informar desinforma.

La sexualidad se debe formar desde una disciplina que implica esfuerzo, sacrificio, auto control, debe estar cargada de información clara, directa y actualizada pero es importante que el niño o adolescente lo aprenda poco a poco y de acuerdo a su edad y desde una formación sobre el sentido ético y religioso, sobre el valor y la dignidad de la persona que está frente a ti, siendo este el principal aporte de los padres a los hijos ya que el buen consejo y acompañamiento de un progenitor a su hijo marcara para toda la vida el camino libre y trasparente que debe seguir y contrayendo el aprecio y respeto por el valor del sexo.

Es importante ser consciente hoy en día que la educación sexual no es solo un discurso de los padres a los hijos, sino un acompañamiento personal que no renuncia a los principios morales y religiosos, escuchándolos de manera respetuosa y empática, reconociendo que cada hijo enfrenta sus propios miedos, cada hijo es único e irrepetible y su formación debe ser personalizada y atendida.

Hoy más que nunca es necesario plantear la necesidad de que los adolescentes sean apoyados por sus padres para lograr un desarrollo armonioso pues existen los llamados trastornos sexuales: exhibicionismo (exposición de los propios genitales un extraño que no lo espera), fetichismo, froteurismo (personas que recurren mucho a frotar o rozar a una persona en contra de su voluntad), pedofilia, masoquismo sexual, sadismo sexual, fetichismo transvestista, voyerismo y sobre todo el exceso que cae una adicción a lo sexual o adicción a la pornografía.

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 04 de febrero de 2024

La vida es alegría

Daniel Godoy

domingo 21 de enero de 2024

URGE: EDUCACIÓN SEXUAL

Daniel Godoy

domingo 07 de enero de 2024

TU ERES EL HIJO AMADO

Daniel Godoy

lunes 25 de diciembre de 2023

EN LA OSCURIDAD NACE LA LUZ

Daniel Godoy

domingo 17 de diciembre de 2023

DESIERTO EN EL ASFALTO

Daniel Godoy

domingo 26 de noviembre de 2023

VIVA EL REY

Daniel Godoy

domingo 19 de noviembre de 2023

El Feliz, hace Feliz

Daniel Godoy

domingo 23 de abril de 2023

Mecanismos de defensa

Daniel Godoy

Cargar Más